El líder conservador alemán provoca indignación al acusar a los refugiados ucranios de hacer “turismo social”

Friedrich Merz, responsable de la CDU, emplea, sin datos ni fuentes, una expresión usada por la ultraderecha para referirse a los refugiados

El líder de la CDU, Friedrich Merz, a su llegada al Parlamento alemán, el pasado 21 de septiembre.
El líder de la CDU, Friedrich Merz, a su llegada al Parlamento alemán, el pasado 21 de septiembre.FILIP SINGER (EFE)

El jefe de la oposición en Alemania, el democristiano Friedrich Merz, ha provocado una ola de indignación al acusar a los refugiados ucranios de hacer “turismo social” al beneficiarse de las prestaciones sociales alemanas y luego regresar a su país. Ministros del Gobierno de Olaf Scholz y destacados líderes políticos de distintas formaciones han criticado sus declaraciones, que se hicieron públicas el lunes por la noche en una entrevista con el diario sensacionalista Bild. La reacción a sus palabras, que emplean la misma expresión que usó la ultraderecha durante la crisis de los refugiados de 2015, ha hecho que Merz se disculpe públicamente en sus redes sociales.

“Estamos viendo actualmente una especie de turismo social de estos refugiados. De Ucrania a Alemania, de Alemania a Ucrania y otra vez de Ucrania a Alemania”, aseguró el sucesor de Angela Merkel al frente de la CDU. Merz no proporcionó ningún dato ni fuentes que sustentaran sus afirmaciones. El líder conservador estaba hablando de que el Gobierno de socialdemócratas, verdes y liberales no está aplicando a los refugiados ucranios las normas del sistema de asilo, sino que les proporciona desde el momento en que llegan a territorio alemán acceso directo a las prestaciones sociales. Según su relato, esto ha provocado que los ucranios viajen a Alemania solo para cobrar las prestaciones sociales y luego vuelvan a su país.

Las declaraciones de Merz se producen en un momento en que los alemanes están cada vez más preocupados por la subida del precio de la energía y el impacto de la guerra en Ucrania en su economía. El país se prepara para un invierno complicado en el que por primera vez no fluye el gas ruso con el que funcionan la mitad de las calefacciones del país. Se calcula que las facturas del gas pueden duplicarse o triplicarse.

El martes por la mañana, Merz escribió en Twitter que lamenta su elección de palabras. El “turismo social”, asegura, es una “descripción inexacta de un problema que se puede observar en casos aislados”. Según su explicación, su crítica iba dirigida a la falta de registro y control de los refugiados por parte del Gobierno de Scholz. “Lejos de mi intención estaba criticar a los refugiados de Ucrania, que se enfrentan a un destino difícil”. “Si mi elección de palabras se percibe como ofensiva, me disculpo de todas las formas”, concluye.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Merz sustituyó al anterior líder de la CDU tras la estrepitosa derrota electoral en las elecciones generales de septiembre pasado. El economista fue durante años el gran rival interno de Merkel, a la que criticaba por sus políticas sociales. La excanciller consiguió hacerle a un lado y él dejó la política y se centró en su carrera en el mundo de las finanzas durante un tiempo. Desde su vuelta a la arena política, en 2018, ha defendido un regreso a “las esencias” del partido. Su victoria en el congreso de la CDU se interpretó como un giro a la derecha de la formación.

La ministra del Interior, la socialdemócrata Nancy Faeser, tildó de “lamentable” que el líder conservador haga “agitación en contra de niños y mujeres ucranios que vienen huyendo de las bombas y los ataques de Putin”. En su cuenta de Twitter, la responsable de la seguridad interna en Alemania acusa al conservador de usar la misma expresión que la ultraderecha, algo que es “indigno de todo demócrata”.

Marco Buschman, ministro de Justicia y miembro del partido liberal, también reaccionó a las palabras de Merz. “Que las personas viajen entre Alemania y Ucrania, a veces con riesgo para sus vidas, no es turismo social. ¿Tal vez es solo preocupación por los seres queridos, el esposo o el padre que sirve en el Ejército?”, dijo también en Twitter. “¿Cómo encaja realmente con la tan cacareada solidaridad de la Unión [la alianza de la CDU con su socio bávaro CSU] con Ucrania que Friedrich Merz hable de turismo social en el contexto de las personas que huyen de esta terrible guerra de agresión?”, se preguntó la presidenta de Los Verdes, Ricarda Lang, en su cuenta de Twitter.

En la entrevista con Bild, Merz también dijo que si el Gobierno federal da el mismo trato a todos los objetores de conciencia a la movilización militar en Rusia, los problemas serán aún mayores. Su partido se opone “radicalmente”, afirmó. La ministra del Interior ha anunciado en el Frankfurter Allgemeine que los desertores rusos amenazados con una severa represión en su país recibirán protección internacional en Alemania. El país debate la creación de un nuevo procedimiento de emergencia para acoger a las personas que huyen de la llamada a filas de Moscú.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS