El alcalde de Kiev: “Ha habido muchos errores, hay muchas preguntas sobre por qué los rusos avanzaron tanto”

“Rusia no se quedará satisfecha anexionándose Donetsk y Lugansk, irán tan lejos como les permitamos”, advierte Vitali Klichkó

El alcalde de Kiev, Vitali Klichkó, en el Ayuntamiento de Barcelona.
El alcalde de Kiev, Vitali Klichkó, en el Ayuntamiento de Barcelona.Kike Rincon (Kike Rincon)

Vitali Klichkó (Belovosk, Unión Soviética, 1971) es una de las figuras políticas más importantes de Ucrania, con una ambición que va más allá de su papel como alcalde de Kiev. Celebridad del boxeo como campeón mundial de los pesos pesados, este sábado ha visitado Barcelona invitado por su alcaldesa, Ada Colau. En una rueda de entrevistas con varios medios, incluido EL PAÍS, el que ha sido uno de los principales rivales políticos del presidente ucranio, Volodímir Zelenski, avisó de que cuando termine la guerra será el momento de pasar cuentas por “los muchos errores” que, en su opinión, cometió la defensa ucrania al inicio de la invasión rusa.

Klichkó representa a sectores más nacionalistas de Ucrania, en sintonía con las posiciones del expresidente Petro Poroshenko, ambos representantes de grupos sociales que hasta el inicio de la guerra veían a Zelenski como un oportunista conciliador con Moscú por los vínculos empresariales que él y miembros de su gabinete mantenían con el mercado audiovisual ruso. Zelenski admitió, el pasado agosto en The Washington Post, que el Gobierno de los Estados Unidos le estaba informando desde octubre de 2021 de que Rusia había ya tomado la decisión de invadir Ucrania. Zelenski argumentó que si por entonces hubiera informado a la ciudadanía, habría cundido el pánico y se habría producido una huida masiva de personas hacia el extranjero. “Para ser honesto, no estábamos preparados, nadie creía que los rusos invadirían”, dice Klichkó, y añade, con un gesto que delata que contiene sus palabras, que también se les mintió: “Nuestros servicios secretos no dijeron nada, la ciudadanía, el país, no recibió esta información, al contrario, nos decían que estuviéramos tranquilos, que todo sería pacífico y que en primavera podríamos hacer barbacoas”.

“Mi opinión es que ahora, durante la guerra, no es el momento de hablar de errores. Si la guerra termina, entonces podremos hablar de todos ellos”, afirma Klichkó, en el mismo sentido que se han expresado diputados de la oposición de Poroshenko en la Rada. El Servidor del Pueblo, el partido de Zelenski, tiene mayoría absoluta en el parlamento ucranio. Pero el alcalde de Kiev va más allá en su análisis: “Ha habido muchos errores, hay muchas preguntas sobre por qué los rusos avanzaron tan lejos en Ucrania, sin oposición”. Klichkó se refiere a la ocupación en pocos días de la provincia de Jersón, al sur del país, llegando incluso a cruzar el río Dnipró, en la peor derrota ucrania en la guerra. También Rusia se hizo con buena parte de la provincia de Zaporiyía en pocas semanas al inicio de la invasión.

Es la segunda visita de Klichkó este año a España, tras su paso, el pasado junio, por Madrid con motivo de la cumbre de la OTAN. El alcalde de la capital ucrania y Colau han firmado un convenio de colaboración entre las dos ciudades. Kiev, además, será la ciudad invitada de las próximas fiestas de la Mercè, en septiembre de 2023. Colau ha recibido a Klichkó con un discurso muy duro contra Rusia, en el que ha tildado la guerra de “invasión criminal” y en la que ha garantizado el apoyo de Barcelona a la defensa de Ucrania hasta el final de la guerra.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Pero no todo el mundo en la familia política de Colau (la de los Comunes y Podemos) piensa como la primera edil barcelonesa. Preguntado por las críticas al envío de armas a Ucrania, o por voces como las del exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, del diputado y exteniente de alcalde de Barcelona Gerardo Pisarello o del vicepresidente valenciano Héctor Illueca, que también responsabilizan a la OTAN de las causas de la invasión; Klichkó responde que precisamente no estar en la OTAN ha sido una debilidad para Ucrania. El alcalde de Kiev advierte también de que al presidente ruso, Vladímir Putin, no se le puede satisfacer con concesiones: “Es un enorme error pensar que Rusia se quedará satisfecha anexionándose Donetsk y Lugansk, irán tan lejos como les permitamos. Putin piensa en propiedades soviéticas. Putin está intentando reescribir la historia de Europa”. Klichkó señala incluso como potenciales objetivos del Kremlin no solo los países bálticos, también Polonia o incluso territorios de lo que fue la Alemania Oriental.

Putin amenazó veladamente esta semana con utilizar armas nucleares para defender el territorio conquistado en Ucrania. ¿Puede ser Kiev objetivo de una bomba nuclear táctica? “Sería ilógico por la parte rusa realizar un ataque nuclear”, concluye Klichkó: “También tendría un impacto en Rusia, la radiación no entiende de fronteras. Mi opinión es que Putin y su Gobierno intentan presionar al mundo occidental porque no están teniendo éxito”. La antigua leyenda del boxeo, hoy político con la mirada puesta en el futuro, añade otra razón por la que no contempla el uso de armas atómicas por parte de Moscú: “Si hubiera un ataque nuclear, ya no sería una guerra de Rusia contra Ucrania, metería a todos los países en la guerra”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Cristian Segura

Escribe en EL PAÍS desde 2014. Licenciado en Periodismo y diplomado en Filosofía, ha ejercido su profesión desde 1998. Fue corresponsal del diario Avui en Berlín y posteriormente en Pekín. Es autor de tres libros de no ficción y de dos novelas. En 2011 recibió el premio Josep Pla de narrativa.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS