La justicia electoral de Brasil ordena retirar el vídeo en el que Bolsonaro ataca las urnas electrónicas ante los embajadores

El pulso entre el Poder Judicial y el presidente se recrudece cuando el país está ya inmerso en la campaña electoral

El presidente Bolsonaro, candidato a la reelección, durante un mitin este miércoles en Belo Horizonte, en Minas Gerais.
El presidente Bolsonaro, candidato a la reelección, durante un mitin este miércoles en Belo Horizonte, en Minas Gerais.DOUGLAS MAGNO (AFP)

Nuevo capítulo en el duro pulso que mantienen el presidente Jair Bolsonaro y el Poder Judicial brasileño. La justicia electoral ha ordenado este miércoles que el vídeo de la reunión oficial en la que el presidente detalló sus sospechas sobre las urnas electrónicas ante embajadores extranjeros acreditados en Brasilia sean retiradas en las próximas 24 horas de Facebook, YouTube, el resto de redes sociales y el canal de televisión estatal ECB. El juez del Tribunal Superior Electoral que firma el fallo sostiene que las palabras del presidente ante decenas de diplomáticos extranjeros, hace un mes, “parecen configurar abuso en el ejercicio de la libertad de expresión”.

Añade el magistrado en su argumentación que el contenido de aquella comparecenci puede afectar el desarrollo de las elecciones, convocadas para el 2 de octubre, al “diseminar informaciones falsas” relativas al sistema de votación. Quedan unos 40 días para que Brasil elija presidente, diputados, senadores y gobernadores además de las Cámaras estatales.

La decisión de la Justicia electoral se produce en plena campaña electoral y al día siguiente de que el mismo tribunal ordenara registrar las casas de ocho empresarios bolsonaristas sospechosos de participar en un chat privado en el que se intercambiaron mensajes golpistas. La prensa brasileña sostiene que la operación pretende evitar la financiación de actos a favor de una ruptura institucional el próximo 7 de septiembre, cuando Brasil celebra el bicentenario de su independencia y el ultraderechista ha animado a los suyos a manifestarse en Río de Janeiro. Especialistas en derecho consultados por la prensa brasileña creen que los jueces han podido excederse en este caso. (El clímax de las celebraciones es la exposición pública en Brasilia del corazón del emperador Pedro I, que independizó Brasil. Portugal ha prestado la reliquia).

El pulso entre el presidente de la República y los jueces viene de largo. Está salpicado de choques que elevan la tensión, que luego disminuye hasta la siguiente embestida. La semana pasada, coincidiendo con el inicio de la campaña electoral de los comicios más polarizados de los últimos tiempos, los máximos representantes de los tres poderes se reunieron en Brasilia para la toma de posesión del nuevo presidente del Tribunal Superior Electoral. Bolsonaro, como jefe del Estado, presidió la ceremonia, a la que asistieron Lula da Silva y otros expresidentes. El izquierdista lidera todas las encuestas hasta ahora.

Aquel acto fue considerado como una muestra de que “las instituciones de Brasil son sólidas y están comprometidas con el Estado de derecho”, dijo días después el juez del Supremo Jose Antonio Dias Toffoli, junto a dos ministros del Gobierno Bolsonaro y al presidente del Senado en un foro organizado por Esfera Brasil, un think tank creado por grandes empresarios.

Lo que convirtió la reunión de Bolsonaro con los embajadores en inédita es que los convocara para detallarles sus dudas sobre el proceso de votación y atacar a las autoridades electorales. Y la que distinguió aquel del resto de foros en los que el presidente ha ventilado durante los últimos meses sus teorías infundadas de que el sistema de votación no es absolutamente seguro y que existe riesgo de fraude era la audiencia, diplomáticos extranjeros. Precisamente los mismos a los que días antes había convocado el tribunal electoral para explicarles en detalle cómo funcionan las urnas electrónicas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El sistema de urna electrónica con el que vota Brasil desde hace un cuarto de siglo es uno de los asuntos centrales de las elecciones del 2 de octubre. Bolsonaro está en una campaña que él presenta como a favor de la limpieza y la transparencia de los comicios que para sus críticos es un empeño destinado a minar la credibilidad de las urnas electrónicas para poder contestar el resultado en caso de derrota.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Sobre la firma

Naiara Galarraga Gortázar

Es corresponsal de EL PAÍS en Brasil. Antes fue subjefa de la sección de Internacional, corresponsal de Migraciones, y enviada especial. Trabajó en las redacciones de Madrid, Bilbao y México. En un intervalo de su carrera en el diario, fue corresponsal en Jerusalén para Cuatro/CNN+. Es licenciada y máster en Periodismo (EL PAÍS/UAM).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS