Scholz aboga por un gasoducto que una España y Portugal con el resto de Europa

“Valoramos positivamente el mensaje del canciller. La integración de las políticas energéticas europeas tiene grandes ventajas para todos”, responden al dirigente alemán en el Ministerio de Transición Ecológica

La capacidad de bombeo a Europa es de 7 bcm al año

España es capaz de regasificar 60 miles de millones de metros cúbicos (bcm) al año

7

5,2

Larrau

60 bcm

1,8

Bilbao

Irún

Mugardos

Barcelona

Proyecto

MidCat

(paralizado)

Sagunto

Huelva

Cartagena

7,5

PUERTOS ESPAÑOLES

CON PLANTAS

DE REGASIFICACIÓN

Hostalric-

Le Perthus

La capacidad de bombeo a Europa es de 7 bcm al año

España es capaz de regasificar 60 miles de millones de metros cúbicos (bcm) al año

7

5,2

Larrau

60 bcm

1,8

Bilbao

Irún

Mugardos

Barcelona

Proyecto

MidCat

(paralizado)

Sagunto

Huelva

Cartagena

7,5

PUERTOS ESPAÑOLES

CON PLANTAS

DE REGASIFICACIÓN

Hostalric-

Le Perthus

La capacidad de bombeo a Europa es de 7 bcm al año

España es capaz de regasificar 60 miles de millones de metros cúbicos (bcm) al año

7

Actual

5,2

Larrau

1,8

60 bcm

Irún

Mugardos

Bilbao

Proyecto MidCat

(paralizado)

Barcelona

Sagunto

7,5

Huelva

Cartagena

Hostalric-Le Perthus

PUERTOS ESPAÑOLES CON PLANTAS

DE REGASIFICACIÓN

La capacidad de bombeo a Europa es de 7 bcm al año

España es capaz de regasificar 60 miles de millones de metros cúbicos (bcm) al año

7

Actual

5,2

Larrau

1,8

60 bcm

Irún

Mugardos

Bilbao

Proyecto MidCat

(paralizado)

Barcelona

Sagunto

7,5

Huelva

Cartagena

Hostalric-Le Perthus

PUERTOS ESPAÑOLES CON PLANTAS

DE REGASIFICACIÓN

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha abogado este jueves por la construcción de un gasoducto que una Portugal y España con Europa Central a través de Francia, un elemento que, en su opinión, sería fundamental en el contexto de la crisis energética europea tras la guerra de Ucrania. “He propuesto que ese proyecto se aborde con mis homólogos españoles y portugueses, pero también en conversaciones con el presidente francés, Emmanuel Macron, y con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen”, ha afirmado el jefe de Gobierno alemán en su primera rueda de prensa de verano como canciller, una cita tradicional implantada por su antecesora, Angela Merkel.

Scholz ha considerado que esta infraestructura contribuiría “de forma masiva” a aliviar los problemas de suministro que sufre la primera economía europea por la crisis energética derivada de la invasión rusa de Ucrania. El canciller lamenta que este gasoducto esté “notablemente ausente” en el debate europeo. De hecho, no fue hasta la pasada cumbre de marzo cuando los Veintisiete se emplazaron a seguir mejorando las interconexiones entre la península Ibérica y Francia. Von der Leyen ha abogado en otras ocasiones por este tubo, que requeriría de una inversión de unos 440 millones de euros, al considerar que sería de una gran importancia geoestratégica.

España, que tiene la mayor capacidad de regasificación de toda Europa, ya ofreció durante las negociaciones sobre los recortes energéticos aumentar las interconexiones con el continente. “La integración de las políticas energéticas europeas tiene grandes ventajas para todos”, señaló este jueves una portavoz del Ministerio de Transición Ecológica. “Valoramos positivamente el mensaje del canciller”, añadió. “Es capital que las interconexiones no queden como un asunto bilateral. Una mayor implicación de la Comisión Europea y del Consejo ayudará a agilizar las inversiones”, agregan en el departamento que encabeza la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera.

Antes de que el pasado febrero Rusia invadiera Ucrania, Alemania había impulsado frente a las críticas de muchos países el Nord Stream 2, un proyecto controlado por la rusa Gazprom para transportar su gas directamente por el lecho del mar Báltico sin pasar por Ucrania. Pero el ataque del Kremlin lo ha hecho inviable, forzando a la primera economía europea a buscar fuentes alternativas de suministro de energía. Desde que el presidente ruso, Vladímir Putin, invadió a su vecino a sangre y fuego, la preocupación por la seguridad energética se ha agravado en toda Europa, una cuestión especialmente urgente en Alemania, que depende en gran medida del gas ruso.

Berlín, preocupado por la falta de gas este invierno, ya ha tomado diversas medidas para diversificar sus fuentes de suministro. “Un gasoducto de estas características resolvería de manera masiva los problemas actuales”, ha dicho el canciller. Scholz, que lidera un tripartito entre socialdemócratas, verdes y liberales, ha afirmado que la existencia de conexiones con el norte de África ayudaría a diversificar el suministro y eludir la dependencia europea del gas ruso.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La apuesta del hidrógeno

España tiene ahora una única conexión con Francia: el doble gasoducto denominado VIP Pirineos, que transcurre bajo la parte occidental de esa cordillera. Esto hace que, frente a una capacidad para regasificar 60.000 millones de metros cúbicos al año, solo puedan enviarse unos 7.000 millones de metros cúbicos. El segundo proyecto, el Midcat, que transcurre por Cataluña y debía doblar la capacidad de envío, quedó paralizado en su día por considerarse inviable. La guerra de Ucrania, sin embargo, cambió esa percepción y el proyecto ha revivido.

Tanto Bruselas como España y Portugal están especialmente interesados en el proyecto si este sirve también para transportar hidrógeno verde, puesto que Europa deberá ir abandonando el gas para lograr los objetivos climáticos fijados para 2030 y 2050. Y, además, porque el hidrógeno es la tecnología por la que el sur de Europa ha apostado de forma enérgica en sus planes de recuperación. “Alemania puede contar al 100% con el compromiso de Portugal para la construcción del gasoducto. Hoy para el gas natural, mañana para el hidrógeno verde”, afirmó en su cuenta de Twitter el primer ministro portugués, António Costa, quien incluso ofreció el puerto de Sines como plataforma logística para acelerar la distribución del gas a Europa. Fuentes comunitarias explicaron que Bruselas seguirá apoyando las actuaciones para “aumentar la capacidad de interconexión entre la península Ibérica y Francia” mediante una infraestructura que permita “diversificar el suministro de gas” en el mercado interno y, a medio plazo, aprovechar el potencial del hidrógeno verde.

Por ahora, para los 226 kilómetros de tubo que quedan por completar del MidCat, Enagás, el gestor del sistema gasista español, consagró el pasado julio una inversión de 370 millones. El plazo de ejecución se estimó en su día en unos dos años antes de estar operativo. Pero esa no es la única inversión que contempla Enagás. Su plan también destinó 1.980 millones a un gasoducto entre Livorno (Italia) y Barcelona. Este tubo, de unos 700 kilómetros, también debería permitir el transporte de hidrógeno. Al ser submarino se estima que podría completarse más rápido: en un periodo de entre uno y dos años.

La tercera conexión internacional que defiende el operador gasístico español es una interconexión con Portugal, que se sumaría a las dos ya existentes, con un desembolso de unos 110 millones. Scholz, que ha dado pocos detalles sobre sus planes, no ha dejado claro si estos contemplarían el aprovechamiento de alguna de estas infraestructuras. Lo que está claro es que, en la actual situación, la exportación de gas desde la península Ibérica se ve condicionada por un cuello de botella. Un argumento, el de la insularidad energética, que esgrimió el Gobierno para rebajar el esfuerzo que Bruselas exigía en los planes de ahorro energético.

Además de la mención al gasoducto que una la península Ibérica con el resto de Europa, la guerra en Ucrania ha centrado buena parte de la intervención del jefe de Gobierno alemán. Scholz calificó la agresión rusa como el mayor reto al que se enfrentan Alemania y el mundo y prometió más apoyo a Kiev, aunque no dio detalles sobre las futuras entregas de armas. El canciller dijo que cualquier acuerdo de paz futuro entre Kiev y Moscú debería satisfacer las demandas ucranias.

Frente a las críticas recibidas por su falta de arrojo en el apoyo al país atacado, el socialdemócrata enfatizó que Alemania ha roto con la tradición de no suministrar armas a zonas de conflicto para suministrarlas a Ucrania. “El presidente ruso es responsable de esta guerra”, abundó antes de insistir en la necesidad de investigar los crímenes cometidos en Ucrania. “Solo puede haber un final de la guerra con el consentimiento de Ucrania” subrayó Scholz. “Solo el presidente ucranio, el Parlamento y el pueblo deben decidir en última instancia en qué términos podría resolverse el conflicto. Una paz dictatorial por parte de Rusia está fuera de lugar”, aseguró.

El canciller constató de nuevo que la guerra ha desencadenado una crisis energética y un aumento de los precios que plantearán desafíos considerables en los próximos meses, pero se mostró confiado en que Alemania podrá superar con garantías el invierno y prometió que su Gobierno no dejará que los ciudadanos pasen frío o se vean en la situación de no poder pagar la factura de la calefacción y la luz.

“El Gobierno hará todo lo posible para ayudar, en particular, a las personas con ingresos bajos o medios a superar este momento difícil”, dijo, y recordó las medidas que el Ejecutivo ya ha adoptado para aliviar las dificultades financieras de parte de la población y para asegurar el suministro de energía alternativa al petróleo, carbón y gas rusos. Scholz prometió nuevas medidas, incluidas desgravaciones fiscales, para ayudar a los hogares a hacer frente a la subida de los precios de la energía.

Scholz, antes de la conferencia de prensa, el 11 de agosto en Berlín.
Scholz, antes de la conferencia de prensa, el 11 de agosto en Berlín.CLEMENS BILAN (EFE)

El país trata de conciliar la reducción de la dependencia de la energía rusa con los planes a largo plazo para eliminar la energía nuclear y el uso de combustibles fósiles. Pero dada la situación y la necesidad de disminuir la aportación energética de Rusia, el Gobierno alemán dio luz verde a las empresas de servicios públicos para que reactiven las centrales de petróleo y carbón cerradas para luchar contra el cambio climático. Además, Scholz explicó que el Ejecutivo está considerando la posibilidad de ampliar la vida útil de las tres plantas nucleares aún abiertas en el país más allá de finales de año, incluso mientras se avanzan los proyectos para aumentar masivamente la generación de energía renovable a corto y medio plazo.

“Lo más importante que podemos hacer para lograr la soberanía (energética) en el futuro y, al mismo tiempo, hacer lo necesario para nuestro futuro económico, es ampliar las energías renovables y proteger el clima”, dijo el canciller, quien admitió que la dependencia de Alemania de la energía rusa había sido un error, y que el país debería haber diversificado sus suministros antes.

Escándalo bancario

El canciller también tuvo que escuchar durante la conferencia de prensa preguntas incómodas sobre su presunta relación con el escándalo bancario Cum Ex, que arrancó en su etapa como alcalde de Hamburgo (2011-2018). Las autoridades fiscales de la ciudad-Estado renunciaron a exigir la devolución de impuestos por decenas de millones de euros a una entidad bancaria que los había evitado fraudulentamente. El caso se ha avivado después de que se hallara dinero de procedencia desconocida de momento en una caja fuerte de su compañero de partido Johannes Kahrs, que actuó como intermediario entre el entonces alcalde y dos directivos de la entidad financiera. Scholz afirmó que no sabe “nada” de ese dinero.


El canciller afirmó que no se ha demostrado ninguna influencia política en el caso Cum Ex y calificó de “sorprendente” que el debate sobre este tema vuelva a surgir después de años. “Estoy deseando ser interrogado de nuevo por la comisión de investigación de Hamburgo”, dijo con una sonrisa. Su comparecencia en el Parlamento de Hamburgo está prevista para el 19 de agosto.
Cuando la tradicional rueda de prensa de verano tocaba a su fin tras una hora y media de preguntas, una periodista quiso saber si Scholz echaba de menos a la excanciller Angela Merkel. Scholz se recostó un momento, sonrió y luego dijo: “Me gusta hablar con ella por teléfono, pero también me gusta ser canciller ahora”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.


Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS