Los incendios se reactivan en Portugal, con casi todos los municipios en riesgo extremo

El fuego provoca la primera víctima mortal y obliga a reubicar eventos multitudinarios. La mitad de los siniestros son originados por negligencias

Portugal afrontó el miércoles una de las peores jornadas en la lucha contra los incendios, que volvieron a aumentar gracias a una alianza fatal entre meteorología y negligencia. En su comparecencia del mediodía ante la prensa en Carnaxide, el comandante de la Autoridad Nacional de Emergencia y Protección Civil, André Macedo Fernandes, aseguró que más del 50% de los fuegos se deben a quemas, cortes agrícolas para limpieza de terrenos, churrascos en zonas forestales y negligencias en general. Las temperaturas registradas el martes batieron marcas históricas en seis estaciones meteorológicas, con numerosos puntos por encima de los 40 grados. Macedo explicó que la jornada del martes resultó complicada y obligó a evacuar a 600 personas, en especial en la zona centro del país, que hasta el momento era la más afectada.

Durante la mañana de ayer, sin embargo, se declaró un fuego en la sierra da Peneda-Gerês, que alberga un Parque Nacional de gran valor ecológico en el extremo norte de Portugal. “Si no es atajado acabará afectando a una zona que, además de las personas y los bienes, que es lo más importante, dañará también un patrimonio natural riquísimo del parque nacional. Desgraciadamente, las cosas no van por buen camino”, lamentó Augusto Marinho, presidente de la Cámara Municipal de Ponte da Barca, a la agencia Lusa. Es uno de los 69 incendios contabilizados hasta las 12.00, de los cuales se consideran activos 11. La región norte es la que más focos nuevos ha registrado en las últimas horas, con 25 en el distrito de Oporto. También preocupa el siniestro registrado en las cercanías del campus de la universidad del Algarve en Faro. Desde que comenzó esta oleada de incendios, se ha tenido que atender a 121 personas con heridas de distinta gravedad.

El 96% de los municipios (sin contar las islas) se hallan en una situación de peligro “muy elevado” o “máximo”, según la previsión del Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera (IPMA). Este mapa se mantiene, con pequeñas oscilaciones, hasta el próximo sábado. Las llamas han causado la primera víctima mortal, una mujer que fue encontrada carbonizada por los bomberos durante la noche del martes en un campo de maíz en Murtosa (Aveiro). La Policía Judicial está investigando el fallecimiento, aunque sospecha que pudo tratarse de un caso accidental. “La mujer podía estar haciendo algo y haber tenido un problema de salud que activó sin querer el fuego en la zona”, informaron fuentes de la investigación al semanario Expresso.

La tregua que el fuego dio el lunes, que permitió contener el 70% de los siniestros activos el día anterior, duró apenas 24 horas. La subida de las temperaturas reactivó el martes uno de los más graves, que comenzó el jueves en Ourém, en el centro del país, y se había considerado controlado. El Ayuntamiento de la cercana Leiria ha pedido a los vecinos de las zonas próximas que abandonen sus casas y se instalen en las instalaciones deportivas convertidas en puntos de acogida. Además, se cortó durante horas el tráfico en la autovía A-1 en el tramo entre Leiria y Pombal y en la IC2 y la IC8, ante el agravamiento de la situación en la región de Leiria, donde están activos cinco incendios. Esta mañana la circulación estaba restablecida en todas las vías, excepto en un tramo en la IC2.

Bomberos trabajan en las labores de extinción cerca de Borracao, en el municipio de Leiria, en el centro de Portugal.
Bomberos trabajan en las labores de extinción cerca de Borracao, en el municipio de Leiria, en el centro de Portugal.NUNO ANDRE FERREIRA
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En el incendio de Ourém se han contabilizado 44 heridos, 37 agentes de protección civil y siete vecinos de la zona, y ha dañado 23 viviendas. “Esta es una situación extrema, nunca vivida en el país. El uso del fuego tiene que ser de tolerancia cero”, recalcó en su comparecencia ante la prensa del martes el comandante de la Autoridad Nacional de Emergencia y Protección Civil, André Macedo Fernandes.

La gravedad de la situación también está alterando el calendario musical y de ocio de Portugal, que había programado este verano como el de la recuperación de la normalidad tras dos años consecutivos de paralización debido a la pandemia. El Festival Super Bock Super Rock, que debía desarrollarse en una finca rural en Meco, en Setúbal, del jueves al sábado de esta semana, se ha trasladado al Parque de las Naciones en Lisboa. La promotora, que preveía una asistencia de entre 30.000 y 40.000 personas, ha tomado la decisión después de que Protección Civil desaconsejase su celebración. Igualmente, se ha recomendado reacomodar la zona de acampada de la Concentración Internacional de Motos de Faro para alejarla del área arbolada e instalarla en una urbanizada sin riesgo de incendios. Los organizadores calculan que habrá unos 25.000 participantes.

El primer ministro, António Costa, reconoció “el enorme trastorno” que significa reprogramar actividades culturales y de ocio, pero destacó que “la seguridad de las personas está por encima de todo” y que los eventos deben ser “ajustados, transferidos o reprogramados”. “Es evidente que si millares de personas van para una zona forestal aumenta significativamente el riesgo de esa zona forestal”, señaló Costa, después de reunirse con la Autoridad Nacional de Emergencia y Protección Civil. Costa también descartó que el Gobierno tenga que plantearse indemnizar por las alteraciones causadas a los organizadores y avisó de que las modificaciones que sufrirán los eventos es “el menor de los problemas que el país tendrá que afrontar en los próximos días”.

El Gobierno ha decretado el estado de “contingencia” hasta el próximo viernes, que permite una movilización mayor de recursos para combatir los siniestros y establece restricciones a la población para evitar prácticas que contribuyan a provocar incendios, aunque la previsión meteorológica indica que esta situación se podrá ampliar más días dada la persistencia de la ola de calor. Costa hizo de nuevo un llamamiento a la “responsabilidad” individual para evitar situaciones de peligro y aseguró que todo el operativo de Protección Civil se encuentra “plenamente movilizado”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS