La nueva lista negra de la UE incluye a la supuesta novia de Putin

La sexta ronda de sanciones afecta a Alina Kabaeva, la exgimnasta a la que se vincula desde hace años con el presidente ruso

Vladímir Putin y Alina Kabaeva, en 2004 en Moscú.
Vladímir Putin y Alina Kabaeva, en 2004 en Moscú.AP

El Consejo de la UE ha aprobado este viernes la sexta ronda de sanciones contra Rusia por la invasión de Ucrania, el golpe más doloroso hasta ahora para las arcas del Kremlin, pero también el que más tiempo ha requerido para poner de acuerdo a los 27 socios comunitarios. Entre las nuevas medidas, se amplía la lista negra de sancionados a la que se añaden 65 ciudadanos rusos y ucranios, entre los que se incluye Alina Kabaeva (Tashkent, Uzbekistán, 39 años), la supuesta novia del presidente ruso, Vladímir Putin.

100 días después de que Putin ordenara un ataque a gran escala contra Ucrania, la UE ha incluido en su lista de sancionados a Kabaeva, la mujer que desde hace años ha sido considerada su amante. La exgimnasta, una de las deportistas rusas más reconocidas antes de ser metida con calzador como miembro del partido de Putin (Rusia Unida), fue premiada como máxima responsable del Grupo Nacional de Medios en septiembre de 2014, poco después de que comenzase la guerra de Donbás. Bruselas sigue así los pasos del Reino Unido, que a mitad de mayo sancionó a la directiva del Grupo Nacional de Medios, una sociedad de cartera que posee grandes participaciones en casi todos los principales medios federales rusos, que transmiten la propaganda del Kremlin. Kabaeva también fue durante años miembro de la Duma estatal.

La supuesta relación entre la medallista olímpica —en Sidney en 2000 y en Atenas en 2004— y Putin ha sido motivo de especulación desde que fuera revelada en 2008 por el diario Moskovski Korrespondent, ya cerrado. El Kremlin ha negado posteriormente las diversas informaciones que apuntan a que podrían haber sido padres. El documento de la UE acusa a Kabaeva de “apoyar acciones que socavan la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania”.

Las sanciones también han alcanzado a las familias de otros cargos cercanos al presidente ruso, como la de su propio portavoz, Dmitri Peskov. Su hijo Dmitri y su mujer Elizaveta tendrán vetado viajar a Europa y sus activos en el continente podrían ser congelados. Otra nueva sancionada es Marina Mordashova, esposa de Alexéi Mordashov, uno de los hombres más ricos de Rusia. Mordashov, presidente del gigante siderúrgico Severstal, ya fue sancionado cuatro días después de que comenzara la ofensiva rusa sobre Ucrania.

Otro ciudadano que figurará en la lista negra de la UE es Arkadi Vólozh, fundador de Yandex, la alternativa rusa a Google. Vólozh ha reaccionado presentando su dimisión de todos los cargos de la empresa, la cual abarca de todo, desde las búsquedas por internet a los servicios de taxi y de reparto de comida. “Si bien considero que ha sido una decisión equivocada y, en última instancia, contraproducente, no tengo la intención de dar ninguna directriz a través de un fideicomiso familiar mientras las sanciones estén vigentes”, afirmó Vólozh a través de un comunicado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Además de las 65 personalidades castigadas por su apoyo directo o indirecto al Kremlin y, por ende, a la ofensiva sobre Ucrania, Bruselas también ha sancionado a 18 entidades jurídicas, incluidos la Bolsa de Moscú y el histórico fabricante de camiones Kamaz.

Un golpe de más de 60.000 millones

Las nuevas sanciones, que entraran en vigor en cuanto se publiquen en el Diario Oficial de la UE, dinamitarán el modelo de negocio de las exportaciones de Rusia, que tienen en la Unión el 50% de su mercado. En 2021, la UE importó crudo ruso por un valor de 48.000 millones de euros y productos refinados por 23.000 millones de euros. Bruselas calcula que el castigo aprobado privará a finales de año a Moscú del 90% de esos ingresos, lo que puede dejar un agujero de más de 60.000 millones de euros en las arcas rusas. El régimen de Putin está buscando compradores alternativos, con la India como su principal cliente emergente. Pero las petroleras rusas se ven obligadas a ofrecer sus productos en esos mercados con descuentos que, según los analistas, ya alcanzan el 30% en relación con el precio cargado en Europa.

La aprobación de esta sexta batería de sanciones ha requerido casi cuatro semanas de negociación desde que fueron anunciadas el 4 de mayo por Ursula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea. El regateo ha obligado a restringir la prohibición al petróleo importado por barco, que supone dos tercios del total, y seguir tolerando de momento el que llega por oleoducto. Las excepciones introducidas permitirán que los países más dependientes del petróleo ruso, como Hungría, República Checa o Bulgaria, mantengan sus compras. Pero dos de los principales mercados europeo para el petróleo ruso, el de Alemania y Polonia, se cerrarán incluso para las importaciones por oleoducto, lo que garantiza el tremendo impacto financiero de la sanción.

La sexta ronda también incluye la desconexión del mayor banco ruso, Sberbank, del sistema de mensajería financiera Swift, un instrumento vital para las relaciones internacionales del sector financiero. En el terreno de la propaganda rusa, la UE prohíbe la emisión en territorio comunitario de tres cadenas de televisión que se consideran vinculadas al Kremlin.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS