Lo que se sabe sobre las víctimas del tiroteo en la escuela de Texas

Del más joven, un niño de ocho años amante del béisbol, a las mayores, dos profesoras, estos son los detalles que han trascendido a través de las redes sociales y medios locales sobre los asesinados

Un oficial coloca flores a las afueras de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas después del tiroteo. Foto: MÓNICA GONZÁLEZ ISLAS | Vídeo: EPV

Faltaban un par de días para el inicio de las vacaciones de verano en la escuela elemental Robb de Uvalde (Texas), una localidad de 16.000 habitantes a 130 kilómetros de San Antonio. Ese momento, que los niños acarician como uno de los más esperados del año, se convirtió el martes en una insondable tragedia para las familias de 19 alumnos del colegio y de dos profesoras. Un joven de 18 años llamado Salvador Ramos irrumpió sobre las 11.30 en una clase de cuarto curso y disparó contra los pequeños. Un agente de policía mató a Ramos después.

Las identidades de las víctimas han ido conociéndose con cuentagotas, mientras los padres iban el martes de un lado a otro tratando de conseguir algo de información. Ellos mismos han ido con el paso de las horas compartiendo los detalles de su íntimo drama en las redes sociales y en los medios locales y nacionales.

Esto es lo que se sabe sobre las víctimas hasta ahora:

Eva Mireles (44 años)

Era la profesora de los niños. Llevaba 17 años dando clase en el distrito escolar de Uvalde. Estaba casada con un policía. Tenían una hija. En la web de la escuela de primaria dio la bienvenida a sus alumnos a un curso que acabaría por ser el último, con este mensaje: “¡Bienvenidos a cuarto grado! ¡Tenemos un año maravilloso por delante! Somos una familia solidaria, divertida y amorosa. Me encanta correr, caminar, ¡y también puede que me veas andar en bicicleta!”.

Irma García (46 años)

Ayudaba a Mireles en las tareas docentes. Madre de cuatro hijos, daba clase desde hacía 23 años. Un sobrino ha contado que le gustaba hacer barbacoas y la música, también que murió tratando de defender de Ramos a sus alumnos.

Xavier Lopez (10 años)

Su madre, Felicha Martínez, ha contado a 'The Washington Post' que solo unas horas antes del tiroteo había participado en una ceremonia de fin de curso en la escuela. “Era un niño divertido, nunca se ponía serio, y su sonrisa… esa sonrisa que nunca olvidaré”, dijo, “subía el ánimo de cualquiera”. Una prima, Lisa Garza, ha añadido que Xavier estaba deseando que llegara el verano, que pensaba pasar “nadando sin parar”. “Era un niño cariñoso, le encantaba bailar con sus hermanos y con su mamá”.
This March 2022 photo provided by Manny Renfro shows his grandson, Uziyah Garcia, while on spring break in San Angelo, Texas. The 8-year-old  was among those killed in Tuesday's shooting at Robb Elementary School on May 24 in Uvalde, Texas. (Manny Renfro via AP)

Uziyah García (8 años)

Es la víctima más joven identificada hasta el momento. La noticia la dio a conocer su abuelo. “Era el niño más cariñoso que se pueda imaginar”, ha dicho sobre García. También, que era “aficionado al béisbol”.
Amerie Jo Garza, de 9 años.

Amerie Jo Garza (10 años)

Fue la primera en morir, según los primeros testimonios recogidos por la prensa local. Ramos entró en la clase, y dijo a los niños: “Vais a morir”. Entonces, Garza trató de llamar al teléfono de emergencias, y el asesino le disparó sin mediar palabra. “Estaba sentada justo al lado de su mejor amiga, y esta acabó cubierta de sangre”, ha dicho la bisabuela de la pequeña. El padre escribió, por su parte, en sus redes sociales: “Mi amorcito ahora vuela alto con los ángeles. Por favor, no deis un segundo de vuestras vidas por sentado. Abrazad a vuestras familias. Diles que los amas. Te quiero, Amerie Jo”.

Annabell Guadalupe Rodriguez (10 años)

Murió en clase de tercer grado, junto a su prima, cuyo nombre no ha trascendido. En una desesperante experiencia compartida por muchos de los familiares, los de Rodríguez pasaron gran parte del martes yendo de la escuela al hospital, tratando de confirmar las terribles noticias.

Jose Flores Jr. (10 años)

Le encantaba jugar al béisbol y a los videojuegos. Su tío Christopher Salazar confirmó la muerte de su sobrino. “Era un niño muy feliz. Amaba a sus padres... y le encantaba reír y divertirse”, explicó Salazar.

Eliahana ‘Eliajha’ Cruz Torres (10 años)

Sus familiares la buscaron durante toda la tarde del martes, hasta que pudieron confirmar sus peores temores.

Ellie Lugo (10 años)

“Es difícil emitir una declaración en un momento en el que mi cabeza va a mil por hora…”, reconocía el martes en Facebook Steven Lugo, padre de la niña. “¡Pero quiero enviar nuestros pensamientos y oraciones a aquellos que tampoco llegaron a casa esta noche! Nuestra Ellie era una niña muy feliz”.

Miranda Mathis (11 años)

La muerte de la niña la confirmó en Facebook una prima llamada Deanna Miller. Los hijos de Miller también estaban en el colegio en el momento del ataque. Ellos pudieron escapar por una ventana y refugiarse en la funeraria vecina.
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Layla Salazar, víctima del tiroteo en la escuela de Texas.

Layla Salazar (10 años)

“Te queremos, pequeña. Siento no haber estado allí para protegerte cuando más lo necesitabas”, escribe en Facebook Vinnie Salazar, el padre de Layla, víctima del tiroteo de la escuela primaria Robb de Uvalde (Texas). “Te queremos mucho. Vuela alto, mi pequeño ángel”, añade. Layla tenía 10 años.
Jackie Cazares, one of the victims of the mass shooting Robb Elementary School in Uvalde, is seen in this undated photo obtained from social media. Jackie Cazares' Family/via REUTERS  THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT. NO RESALES. NO ARCHIVES.

Jackie Cazares (10 años)

Jackie Cazares tenía 10 años. Su padre, Jacinto Cazares, la describe como una niña “llena de amor y de vida”.
Navaeh Bravo

Nevaeh Bravo (10 años)

La noticia de su muerte la confirmó su prima Emily Grace Ayala, en Facebook. "Gracias a todos por vuestras oraciones. ¡Han encontrado a Nevaeh! Ahora está volando entre ángeles. ¡Te queremos mucho, princesa! Os pedimos a todos que mantengáis a sus padres y a su familia en sus rezos".

Alithia Ramirez (10 años)

Una foto suya adornada con alas de ángel sirvió a su padre tanto para avisar el martes que estaba buscando a su hija como para confirmar el miércoles en Facebook que la pequeña estaba entre las víctimas.

Los primos Jayce Carmelo Luévanos y Jailah Nicole Silguero (10 años)

La muerte de ambos la confirmó la madre de Luévanos, que había perdido a su padre una semana antes.

Lexi Rubio (10 años)

Su madre contó al anunciar que su hija estaba entre las víctimas de Salvador Ramos que había recibido esa mañana un premio al rendimiento académico. “Le dijimos que la íbamos a recoger después de la escuela. No teníamos ni idea de que aquello era en realidad un adiós”.

Rogelio Torres (10 años)

La tía de Rogelio Torres, Preciosa Pérez, dijo que la familia estuvo esperando casi 12 horas la terrible confirmación, que su sobrino se encontraba entre las víctimas. “Estamos devastados y con el corazón roto”, ha declarado Pérez, sobre el niño, al que ha definido como “muy inteligente, trabajador y servicial”.

Makenna Elrod (10 años)

De nuevo, sus familiares han relatado las angustiosas horas que pasaron buscando a la niña, hasta que les confirmaron que estaba entre las víctimas de Ramos. “Es lamentable ver en qué clase de mundo vivimos”, ha declarado Brandon Elrod a la cadena de televisión KTRK.

Maite Yuleana (10 años)

En la mañana del tiroteo, recibió el reconocimiento como una de las mejores estudiantes de su curso. Le tomaron una imagen en la que sonríe mientras sostiene dos diplomas.

Tess Marie Mata (10 años)

Tess era una estudiante de cuarto grado. Los miembros de su familia, incluida su hermana mayor, acudieron a Facebook para llorar su prematura muerte.

“Mi dulce hermanita, nunca hubiera pensado que estaría escribiendo algo como esto. Sinceramente, no tengo palabras, solo tristeza, confusión e ira”, ha escrito en Facebook su hermana, Faith Mata. “Estoy triste porque nunca volveremos a juntarnos con mamá y papá y decirnos lo mucho que significamos los unos para los otros. Estoy confundida porque ¿cómo puede pasarle algo así a mi dulce, cariñosa y hermosa hermana? También estoy enfadada porque un cobarde te alejó de nosotros. Desearía que pudiéramos jugar a 'softball', irnos de vacaciones, escuchar tu risa contagiosa, y poder decirte cuánto te quiero”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Sobre la firma

Iker Seisdedos

Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Licenciado en Derecho Económico por la Universidad de Deusto y máster de Periodismo UAM / EL PAÍS, trabaja en el diario desde 2004, casi siempre vinculado al área cultural. Tras su paso por las secciones El Viajero, Tentaciones y El País Semanal, ha sido redactor jefe de Domingo, Ideas, Cultura y Babelia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS