Zelenski: “Han lanzado siete misiles en un día festivo. Son unos bastardos”

El presidente ucranio no teme reunirse con Putin a pesar de los síntomas de envenenamiento que sufrió su equipo negociador y culpa a la sociedad rusa por haberlo elegido

Zelenski, en una rueda de prensa en el metro de Kiev, el sábado.Foto: GLEB GARANICH (REUTERS) | Vídeo: REUTERS

En una comparecencia pública ante unos 50 medios de comunicación nacionales y extranjeros, el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, celebró una surrealista rueda de prensa el sábado en el metro de Kiev, que comenzó mientras pasaban los últimos trenes. Temperamental y directo, como es habitual en él, Zelenski se emocionó al hablar de los niños atrapados en Mariupol, los siete misiles que cayeron el sábado en el sur de Ucrania antes de un día festivo y religioso y, visiblemente emocionado, llamó “bastardos” en varias ocasiones a quienes ordenaron ese ataque que dejó cinco muertos, entre ellos un niño de tres meses, y 18 heridos, cuando los misiles impactaron en una zona residencial de Odesa, en la costa del mar Negro. “Mataron a un bebé de tres meses. La guerra comenzó cuando este bebé tenía un mes. Son solo bastardos. No tengo otras palabras en este contexto. Son solo bastardos”.

Cuando se le preguntó si todavía quiere una reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin, y si cree que ese encuentro sería útil, Zelenski dijo: “He insistido desde el principio en la necesidad de negociar con el líder de la Federación Rusa porque considero que cualquier reunión a través de mediadores no dará el efecto deseado”. “Esta guerra solo puede ser detenida por quien la comenzó”, dijo.

Sobre estas negociaciones de paz, Zelenski desacreditó los pasos dados hasta ahora: “Nuestros socios, tanto europeos como Estados Unidos y Canadá, ven lo que Rusia está haciendo y lo que dice sobre que Ucrania no quiere sentarse a la mesa de negociaciones para poner fin a la guerra”. “Todo esto ha provocado un efecto acumulación, y aunque nos sentemos con Rusia, eso generará confianza en nuestros socios, pero finalmente ellos están viendo lo que está haciendo Rusia, en quien nadie confía”, aseguró. “Rusia y confianza son términos antónimos. Simplemente, ellos dicen una cosa, pero sus palabras no coinciden con las acciones”, añadió.

Vestido de verde militar, sentado sobre una tarima en los andenes de una céntrica estación de la capital, Zelenski respondió sobre el miedo a reunirse con el presidente ruso debido a que algunos miembros de su grupo informal de negociación denunciaron haber sufrido síntomas parecidos a los de un envenenamiento tras algunas reuniones con su contraparte. Zelenski calificó esos episodios de “intentos de asesinato” y dijo que su equipo de seguridad y su familia estaban preocupados, pero que él no podía estarlo. “No tengo miedo de reunirme con Putin o por los intentos de asesinato”, afirmó. “Yo no tengo derecho a tener miedo porque nuestro pueblo ha demostrado que no le tiene miedo a nada. Temen por sus hijos, eso es cierto, pero la gente detenía los tanques con sus propias manos”.

Zelenski, durante la rueda de prensa este sábado.
Zelenski, durante la rueda de prensa este sábado. GLEB GARANICH (REUTERS)
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la crítica situación que se vive en Mariupol, donde el sábado estaba prevista la evacuación de cientos de personas, aisladas y sin alimentos en la ciudad asediada del sudeste ucranio, el antiguo actor de telenovelas culpó a Rusia del fracaso en la evacuación. Zelenski dijo que si Rusia mata a cualquier defensor de Mariupol o sigue adelante con el referéndum de independencia en las regiones del sur parcialmente ocupadas, Jersón y Zaporiyia, Ucrania suspenderá inmediatamente las negociaciones con Moscú. “Si matan a nuestra gente en Mariupol, si anuncian un pseudorreferéndum en las nuevas pseudorrepúblicas, Ucrania no participará en ningún proceso de negociación”, insistió. Según Zelenski, seguir adelante con un referéndum “no es útil para una solución e interferirá en el fin de la guerra por la vía diplomática”. “Se trata de un paso equivocado de Rusia, y deja claro la inutilidad de todo lo anterior, como las reuniones con los diplomáticos. Todo eso fue solo ficción y teatro político, por cierto, con muy malos actores”, añadió en un escenario apocalíptico rodeado de hombres fuertemente armados y adornado con banderas de su país cerca de las escaleras mecánicas.

El mandatario ucranio confirmó que la evacuación de civiles programada en la ciudad de Mariupol no se realizó, y culpó a Rusia por el fracaso. Un funcionario del Ayuntamiento de la ciudad dijo que más de 300 personas, incluidos 90 niños, fueron deportadas a la fuerza a Rusia desde este enclave.

Precisamente en el sur del país se ha abierto el nuevo frente bélico, concretamente cerca de Moldavia. En este sentido, Zelenski insistió en que la invasión de Putin es “solo un comienzo” y que Moscú tiene intenciones de capturar otros países después de que un mando de las fuerzas rusas dijera que aspiran al control total del sur de Ucrania. Sobre el papel de la sociedad rusa en el conflicto, el presidente también hizo responsable a la población por haber elegido a sus gobernantes: “Deberían aceptar que son culpables, sus autoridades son culpables, pero ellos eligieron a estas autoridades”, dijo. “No pueden decir: ‘No tengo nada que ver con esto’. Deberían poder decir que se sienten ciudadanos de Rusia y sienten esta responsabilidad”. Zelenski comparó vivir en Rusia con vivir en un videojuego. “Vivir en la federación rusa es como vivir en la realidad virtual”, dijo.

Zelenski anuncia que Blinken y Austin visitarán Kiev este domingo

Zelenski anunció que este domingo se reunirá con los secretarios de Defensa y Estado de Estados Unidos, Lloyd Austin y Antony Blinken. “No creo que sea un secreto que mañana viene gente de Estados Unidos”, dijo el presidente, en alusión a los dos políticos norteamericanos.

El presidente estadounidense, Joe Biden, ya había anunciado la semana pasada que estaba trabajando en el viaje de altos cargos de su Gobierno a Ucrania. “Esperamos que cuando la seguridad lo permita, el presidente de Estados Unidos venga a hablar con nosotros”, añadió Zelenski.

El viaje de Blinken y Austin a Kiev, que coincide con la celebración de la Pascua ortodoxa, se suma a las visitas que han realizado otros dirigentes políticos, que con su presencia han querido mostrar su apoyo a Ucrania. Los últimos en visitar el país, el jueves, fueron el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la primera ministra danesa, Mette Frederiksen. Antes que ellos, ya lo habían hecho, entre otros, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki; el primer ministro checo, Petr Fiala; el esloveno, Janez Jansa, o el primer ministro británico, Boris Johnson. Entre los altos cargos de la UE, han acudido a Kiev la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von de Leyen; la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola; el presidente de Consejo Europea, Charles Michel, y el alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Jacobo García (enviado especial)

Es periodista en México, Centroamérica y Caribe. Fue corresponsal de El Mundo y Associated Press en Colombia antes de llegar a EL PAÍS. Editor Premio Gabo’17 en Innovación y Premio Gabo’21 a la mejor cobertura. Finalista True Story Award 20/21 y colaborador en varios libros colectivos sobre periodismo y América Latina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS