El papa Francisco, sobre su posible viaje a Ucrania: “Estoy disponible”

Francisco desvela que no habla con Putin desde el inicio de la guerra y apunta un posible encuentro con el patriarca de Moscú

El papa Francisco saluda a la multitud que se ha congregado para recibirle, este domingo en Floriana (Malta). Foto: DOMENIC AQUILINA (EFE) | Vídeo: Reuters

El papa Francisco, en pleno vuelo de regreso de su viaje a Malta, se refirió al conflicto de Ucrania en la tradicional rueda de prensa que realiza en el avión. El Pontífice ratificó su voluntad de viajar a Kiev si fuera necesario y su presencia ahí pudiese contribuir a mejorar la situación. Pero dejó abierta la puerta a un mayor análisis diplomático de la conveniencia de dicho viaje. “Estoy dispuesto a hacer todo lo que se pueda hacer. La Santa Sede en la parte diplomática están haciendo de todo, de todo”, señaló.

El Papa, que aseguró ignorar en ese momento la noticia de la masacre de civiles perpetrada por el Ejército ruso en la ciudad de Bucha, insistió en que el Vaticano se esfuerza en contribuir a buscar una solución. “No se puede publicar todo lo que hacemos, por prudencia y discreción. Pero estamos al límite. Y entre las posibilidades está el viaje. Uno de ellos me lo pidió el presidente de Polonia, y mandamos al cardenal Konrad Krajewski. Ha ido dos veces. El otro viaje que otros me han pedido, y lo digo con sinceridad… yo lo tengo en mente. La disponibilidad siempre está. No hay un no. Estoy disponible. Pero no sé si se podrá hacer, si conviene hacerla y es bueno, se hará. Está todo en el aire”.

El viaje a Kiev parece una posibilidad demasiado remota por las connotaciones diplomáticas que tendría y el conflicto que podría generar con Moscú. Sin embargo, Francisco confirmó también que se avanza en un posible encuentro con el patriarca ortodoxo de Moscú, Kiril. “Hace tiempo que se pensó un encuentro con él. Pensamos que puede ser en Oriente Medio... Así están las cosas ahora”. Kiril fue muy beligerante al comienzo de la guerra y llegó a justificar la invasión de Ucrania por motivos religiosos y morales, algo que incomodó mucho en Roma.

Desde el inicio de la guerra, el Papa ha evitado referirse directamente a Rusia o al presidente Vladímir Putin. La Santa Sede hace delicados equilibrios desde hace años para mantener abierto el diálogo con Moscú y mejorar una situación complicada. En el último mes, el Vaticano no ha variado esa estrategia.

A preguntas de los periodistas, Francisco evitó decir qué le diría a Putin si hablase con él. “Las cosas que he dicho a las autoridades de cada lugar son públicas. Nada de lo que he dicho es reservado. El patriarca Kiril, de hecho, hizo una buena declaración de lo que nos dijimos. Hablé con el presidente de Rusia a finales de año, me llamó para felicitarme. También con Zelenski, dos veces. Y el primer día de la guerra pensé que tenía que ir a la Embajada para hablar con el embajador ruso, hacer las preguntas y dar mi opinión. Con Rusia lo hice así”, apuntó.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Papa sí se refirió a Putin durante el viaje, pero sin llegar a nombrarlo. Por primera vez criticó directamente su figura. “Algún poderoso, tristemente encerrado en las anacrónicas pretensiones de intereses nacionalistas, provoca y fomenta conflictos. La gente común advierte la necesidad de construir un futuro, que será juntos o no será”.

“Mi salud es caprichosa”, dice sobre sus problemas de rodilla

Francisco ha tenido algunas dificultades durante este viaje para poder caminar con normalidad. El Pontífice ha tenido que acceder y desembarcar del avión a través de un montacargas lateral, porque no podía subir y bajar las escaleras. Desde hace algún tiempo tiene problemas en una rodilla, que no le permite hacer algunos movimientos. Él mismo lo explicó en el avión al ser preguntado: “Mi salud es un poco caprichosa. Tengo un problema en la rodilla, que genera problemas locomotrices. Pero mejora, al menos ahora puedo andar. Hace dos semanas no podía ni eso. Es algo lento. Veamos si vuelve atrás, pero a esta edad uno no sabe ya cómo terminará el partido. Esperemos que vaya bien”, señaló.

Los últimos tiempos han sido algo complicados para su salud. El verano pasado ya estuvo ingresado por un problema en el colón del que tuvo que ser operado. Ahora, señalan en su entorno, ha sufrido fuertes dolores que han complicado mucho su capacidad para andar. Aun así, tiene programados dos largos viajes el próximo julio: a Sudán del Sur y República del Congo, y a Canadá.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Daniel Verdú

Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS