El polvo producido por los movimientos del Ejército ruso aumentó la radiactividad en Chernóbil, según la OIEA

El presidente del Organismo Internacional para la Energía Atómica, Rafael Grossi, afirma que, pese al ataque de Moscú, los niveles de contaminación son “bastante normales”

Un soldado ruso vigila la entrada a la central de Chernóbil, el 7 de marzo, en una imagen distribuida por el Ministerio de Defensa ruso.
Un soldado ruso vigila la entrada a la central de Chernóbil, el 7 de marzo, en una imagen distribuida por el Ministerio de Defensa ruso.RUSSIAN DEFENCE MINISTRY PRESS S (EFE)

El director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, ha explicado este viernes que los niveles de radiación en el entorno de la antigua central nuclear de Chernóbil, en Ucrania, son “bastante normales”. No obstante, ha advertido, durante una rueda de prensa en la sede del organismo en Viena, de que “había un nivel relativamente más alto de radiación” en algunos puntos localizados. El origen de ese aumento de la radiación sería el movimiento de polvo contaminado, que levantaron los vehículos militares rusos cuando el pasado febrero tomaron la central.

Este jueves, las tropas rusas han transferido “por escrito” el control de la central a personal ucranio. Grossi ha señalado que el Kremlin no ha explicado por qué ha devuelto a Ucrania la central, aunque es un paso, en su opinión, “indudablemente en la buena dirección”. En las últimas semanas, el máximo representante de la OIEA había alertado del riesgo de que se produjese un accidente en zonas como Chernóbil o Zaporiyia, también en Ucrania, que alberga la mayor central nuclear de Europa. “Y [las tropas rusas] desplazaron dos convoyes hacia Bielorrusia”, ha afirmado la OIEA.

Grossi ha reconocido que estaba al tanto de la información que aseguraba que algunos soldados rusos se habían envenado por radiación mientras controlaban la planta de Chernóbil, que el 26 de abril de 1986 sufrió el peor accidente nuclear de la historia. Unos problemas que podrían estar asociados a la inhalación de ese polvo levantado por los vehículos y los grupos de militares al caminar.

“Tengo un acuerdo marco sobre seguridad nuclear y seguridad en Ucrania”, ha explicado Grossi. Pero ha sido alcanzado “por separado” con Kiev y Moscú, ha avisado. El jefe de la OIEA llegó a Ucrania a principios de esta semana y posteriormente viajó a Rusia, donde se ha visto este viernes con el director general de la agencia nuclear (Rosatom) y otros altos cargos. La reunión ha tenido lugar en Kaliningrado, un territorio a orillas del mar Báltico.

El jefe de la OIEA también ha anunciado que visitará la antigua central nuclear de Chernóbil, aunque no ha aclarado cuándo viajará más allá de decir que lo hará “muy, muy pronto”. Será, según ha dicho, “la primera de varias” visitas para garantizar la seguridad de las centrales nucleares de Ucrania. Además, ha señalado que el organismo ha estructurado un plan de asistencia para el país, que comenzará la próxima semana, y que permitirá enviar expertos “casi inmediatamente” en caso de emergencia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Grossi ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad al recordar que Ucrania, un país que depende de la energía nuclear para satisfacer alrededor de la mitad de sus necesidades energéticas, tiene experiencia en gestionarla, al igual que Rusia. Pese a ello, ha garantizado asistencia y supervisión internacional, especialmente en el contexto bélico que vive el país tras el ataque ordenado el pasado 24 de febrero por el presidente ruso, Vladímir Putin.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS