Detenido en Lisboa el ex ministro de Economía e Innovación de Sócrates para evitar una fuga

Manuel Pinho, que ahora reside en Alicante, es uno de los imputados en un proceso sobre corrupción que afecta a la empresa energética EDP y el antiguo Grupo Espíritu Santo

El ex ministro de Economía portugués, Manuel Pinho, en una conferencia en Hong Kong en 2005.
El ex ministro de Economía portugués, Manuel Pinho, en una conferencia en Hong Kong en 2005.Paul Yeung (Reuters)

El ex ministro de Economía e Innovación de Portugal entre 2005 y 2009, Manuel Pinho, ha sido detenido al concluir su interrogatorio en la sede del Departamento Central de Investigación y Acción Penal (DCIAP) por los delitos de fraude fiscal y blanqueamiento de capitales relacionados con prácticas de corrupción en la empresa energética EDP y el antiguo Grupo Espíritu Santo (GES). El abogado de Pinho, Ricardo Sá Fernandes, calificó la detención de “abuso de poder”. En declaraciones a la prensa, recogidas por el semanario Expresso, el letrado aseguró que Pinho, titular de la cartera en el Gobierno del socialista José Sócrates, siempre había comparecido ante las autoridades cuando había sido citado. “Aquí nadie huye, ni hay motivos para sospechar que se va a huir. Por eso lamento profundamente este acto. El Ministerio Público no puede escoger a los jueces que sirven a sus propósitos. Ya he visto cosas que nunca pensé ver”. Según el diario Público, Manuel Pinho se instaló en Alicante, donde tiene alquilada una casa y desde donde viaja con frecuencia a otros países por cuestiones de negocios.

La detención del ex ministro varios años después de que se haya iniciado la instrucción del caso se produce tras el cambio de magistrado y la difusión de nuevas informaciones sobre la ocultación de su dinero en un paraíso fiscal, desvelada en los conocidos como Papeles de Pandora, la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas publicada en noviembre. En la detención, además, ha podido influir la bochornosa fuga que protagonizó el fundador del Banco Privado Portugués (BPP), João Rendeiro, que huyó en septiembre de Portugal para evitar su ingreso en prisión y que fue detenido el pasado fin de semana en Sudáfrica. A pesar de que Rendeiro tenía tres sentencias que le condenaban a 19 años de prisión en total, siguió gozando de autonomía de movimientos y autorización judicial para viajar al extranjero. Gracias a uno de esos permisos, voló a Londres a mediados de septiembre y allí se esfumó. Ahora se ha conocido que voló a Qatar y, más tarde, a Sudáfrica, donde residía en hoteles de lujo. Su arresto ha mitigado la sensación de consternación que cundió tras la huida.

El ex ministro Manuel Pinho fue imputado en el caso de la energética EDP en 2017 por sospechas de corrupción y blanqueamiento de capitales relacionados con fondos del antiguo Grupo Espíritu Santo (GES), el conglomerado internacional montado a partir del Banco Espíritu Santo que colapsó en 2014. Su hundimiento sacó a la luz una estructura fraudulenta y prácticas ilícitas que se investigan en varios procesos, como la Operación Marqués, donde está implicado Sócrates.

El Ministerio Público considera que Pinho favoreció durante su etapa como ministro de Economía e Innovación los intereses de la EDP a través de algunas decisiones a cambio de que la compañía energética aportase 1,2 millones de dólares (1,06 millones de euros) a la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, de forma que se facilitase la contratación de Pinho como profesor visitante en la institución universitaria. En este proceso están también imputados, entre otros, António Mexia, que fue presidente ejecutivo de la EDP, y el administrador João Manso Neto, a quienes se acusa de haber corrompido a un ministro, un secretario de Estado, un asesor gubernamental y un director general del Gobierno de Sócrates y también de haber dañado los intereses de la EDP en la adjudicación de la construcción de un embalse.

Además, se acusa a Manuel Pinho de favorecer los intereses del GES durante su etapa ministerial a cambio de recibir transferencias mensuales de 15.000 euros, ingresadas en una cuenta en Panamá. Tanto Pinho como Mexia habían sido ejecutivos del Banco Espíritu Santo.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS