La idea de ‘voto inteligente’ de Navalni para debilitar al Kremlin

Una iniciativa diseñada por el equipo del disidente busca aupar a los opositores con más opciones contra el partido del Gobierno y socavar su fuerza

Empleados municipales pintan sobre un mural con el retrato de Navalni, el pasado abril en San Petersburgo.
Empleados municipales pintan sobre un mural con el retrato de Navalni, el pasado abril en San Petersburgo.Valentin Egorshin (AP)

Todos contra el Kremlin y cualquiera mejor que su partido de cabecera, Rusia Unida. Este es el eje de la campaña con la que el equipo del encarcelado opositor Alexéi Navalni trata de evitar que la formación apoyada por el Gobierno revalide la supermayoría parlamentaria en las elecciones de este fin de semana en toda Rusia. La iniciativa, que busca socavar al partido gobernante, se llama “voto inteligente” y propone unificar a los votantes opositores en torno al candidato que más posibilidades tenga contra Rusia Unida. El sistema, diseñado por el equipo del disidente desde fuera de Rusia en forma de aplicación e información digital, ya se enfrenta a los intentos de bloqueo por parte de las autoridades rusas.

Más información

En los comicios que se inician este viernes y que el Gobierno ha querido controlar hasta el extremo, vetando a importantes figuras de la oposición y a casi todos los aliados de Navalni, la del voto inteligente significa un intento de golpear al Kremlin. Aunque eso signifique que, según esa receta, un liberal votaría por el candidato comunista recomendado o un nacionalista por un liberal. Además, paradógicamente, la lista de voto Iiteligente puede reforzar a la llamada “oposición sistémica”: el Partido Comunista y el ultranacionalista LDPR, formaciones de oposición sobre el papel, pero que en los asuntos clave apoyan al Kremlin.

Un grupo de colaboradores de Navalni, entre ellos Ruslan Shaveddinov, ha estado trabajando en esa lista durante meses. Su premisa es que para vencer a Rusia Unida es necesario aunar las voces que protestan y votar a sus rivales más fuertes en cada una de las circunscripciones, señala Shaveddinov, que se exilió hace meses. Navalni, a pesar de que permanece en prisión, se ha erigido en uno de los protagonistas de estos comicios legislativos.

La policía rusa detiene a un activista con una pancarta en la que se lee "Voto inteligente", el pasado agosto en Moscú.
La policía rusa detiene a un activista con una pancarta en la que se lee "Voto inteligente", el pasado agosto en Moscú. Alexander Zemlianichenko (AP)

El voto inteligente no es un algoritmo, explica Shaveddinov por Telegram, sino una lista elaborada tras estudiar a todos los candidatos. Para decantarse por uno u otro se analiza la historia política de la ciudad y de la región, la biografía del político y su experiencia, su campaña, se analiza su presencia en redes sociales e incluso se consulta a expertos locales. “Esta estrategia puede funcionar si la gente viene y vota de manera consolidada. ¡Y estamos seguros de que funcionará!”, dice el opositor de 25 años, aliado de Navalni, que fue detenido el año pasado y enviado a cumplir el servicio militar obligatorio a un lugar remoto del Ártico.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La Duma tiene 450 escaños elegidos en un sistema mixto. La mitad son escogidos de forma proporcional entre las listas de los partidos; los 225 restantes pertenecen a distritos donde solo es electa la persona más votada. Ahí es donde entra este instrumento para concentrar el disperso voto de la oposición. Según la lista, más de la mitad de los recomendados (137) son del Partido Comunista, aunque hace unos meses, el histórico líder de la formación, Gennadi Ziuganov, describió a Navalni, que acababa de volver a Rusia después de recuperarse de un envenenamiento casi mortal tras el que se aprecia la mano del Kremlin, como un “traidor que llegó para incendiar el país”. A los comunistas les siguen de lejos el populista LDPR (20), el demócrata Yábloko (10) —en el que Navalni militó— e incluso uno de nueva creación que no oculta su apoyo a Putin, Nueva Gente (5).

El objetivo, apunta el equipo de Navalni, es debilitar a Rusia Unida como sea y que así tenga que hacer concesiones a partidos rivales. “Los diputados elegidos por voto inteligente podrán participar con más confianza en los debates y hacer preguntas incómodas, insistir en que se tomen decisiones”, señala el equipo del disidente, que pone como ejemplo su éxito en los comicios de la Duma de Moscú en 2020, lo que permitió impulsar medidas sociales que rechazaba el partido de Putin, como un subsidio a los llamados “niños de la guerra”.

El problema para Rusia Unida son las circunscripciones únicas, en las que en 2016 -cuando reinaba un clima político más saludable para la formación- obtuvo 203 de sus 343 escaños. Para lograr la mayoría cualificada necesita 301. Aunque visto el tradicional apoyo de los comunistas y el LDPR no es una cuestión tan sustancial sobre el papel, apunta Grigorii Golosov, jefe del área de Análisis Político de la Universidad Europea de San Petersburgo. “Rusia Unida controla la mayoría absoluta, pero teme perderla. Su popularidad va a la baja y en paralelo crece la oposición”, afirma el experto, autor de un estudio que confirma que la iniciativa de Navalni logró aupar a candidatos opositores en las elecciones locales de 2019 y 2020.

Miembros de la comisión electoral local revistan las papeletas en un colegio de Moscú, este jueves.
Miembros de la comisión electoral local revistan las papeletas en un colegio de Moscú, este jueves.SHAMIL ZHUMATOV (Reuters)

Y cuando el nivel de apoyo a Rusia Unida está bajo mínimos (en un 29%, según la encuestadora estatal VTsIOM), el Kremlin está inquieto y se toma en serio los efectos de Voto Inteligente, opina Andréi Kolésnikov, responsable de política interna de Rusia en el centro de pensamiento Carnegie de Moscú. “Esto es solo una herramienta para mostrar a las autoridades que hay vías para debilitarlas”, señala. “El Gobierno le da importancia y es irracional, porque cualquier voto a un ‘partido sistémico’ es un voto al poder. Para un votante de ideología demócrata, apoyar al Partido Comunista o al LDPR es imposible, se quedará en casa o votará a Yábloko. Para alguien sin ideología, será un voto de protesta contra todo y, en cierto sentido psicológico, es como votar a Navalni”, agrega.

El histórico partido opositor demócrata Yábloko, que ha ido perdiendo fuelle con los años, cuestiona la transparencia en la confección de la lista del equpo de Navalni y el espíritu de esta herramienta. “Es malo para la democracia, disminuye la fe en ella. Es un voto de desconfianza contra todo, la gente no vota para que representen sus intereses”, critica Iván Bolshakov, jefe del departamento de Análisis Político de la formación. “Beneficia a partidos quintacolumnistas que han apoyado las leyes que reprimen a otros políticos”, añade el político que minimiza el impacto en los comicios anteriores del voto inteligente.

Pese a todo, avisa Golosov, la efectividad del “voto inteligente” depende de la transparencia electoral. “La votación por internet es sospechosa”, dice tras recordar que, en las que las organizaciones de derechos civiles han descrito como las elecciones menos transparentes de la historia reciente del país, también han aumentado las limitaciones para que un ciudadano pueda ser observador.

La iniciativa de Navalni podría sin embargo dividir también el voto opositor y enfrentar aún más a la dividida disidencia rusa. Marina Litvinovich, candidata de Yábloko por uno de los distritos de Moscú, considera un “error” que el equipo de Navalni no la haya apoyado. “Puedes votar inteligente o puedes votar con el corazón”, escribe en Facebook la política.

Rusia redobla su amenaza contra los gigantes de internet

En vísperas de que comience la votación de las elecciones legislativas, el regulador de las telecomunicaciones de Rusia (Roskomnadzor) ha elevado sus amenazas contra las grandes plataformas tecnológicas, como Twitter, Facebook y Alphabet, matriz de Google, bajo la acusación de interferir en los comicios. La razón de fondo, el acceso a las propuestas de Navalni a través de ellas.

"Vamos a considerar imponer multas según el volumen de negocio a las empresas que violan sistemáticamente las advertencias", subrayó el subdirector de Roskomnadzor, Vadim Subbotin, a la agencia Interfax. Hasta ahora, estas multinacionales habían sido castigadas con pequeñas multas por acusaciones como infringir la protección de datos o permitir ver contenido ilegal. Uno de los casos más llamativos es el de Twitter, cuyo tráfico fue ralentizado por no borrar publicaciones ilegales, como material inductor al suicidio, según el regulador, justo cuando comenzaron las protestas por el arresto del activista.

Además de la presión sobre las redes sociales, las autoridades también han vetado una serie de populares VPN, herramientas que permiten camuflar la dirección del usuario y acceder a páginas web censuradas, como es el caso del voto inteligente. "A pesar de que no es fácil para un usuario, cientos de miles de personas lo usan y millones más utilizan la aplicación y el bot de Telegram. De diferentes maneras, a pesar de los bloqueos, podemos entregar nuestras recomendaciones a los partidarios del voto inteligente", afirma Ruslán Shaveddinov, gestor de la Fundación Anticorrupción de Navalni.

La iniciativa ha estado en la mira de las autoridades rusas desde que anunció su lanzamiento a finales de 2018. Inmediatamente después, un tribunal de Moscú ordenó bloquearla por “incumplir la protección de datos” de sus usuarios, aunque funcionó los dos años siguientes sin grandes problemas. Ha sido en esta campaña electoral, de la que el Kremlin ha tratado de borrar del mapa a cualquier voz disidente, cuando ha aumentado el acoso: en junio, mientras que la justicia declaraba “extremistas” a las organizaciones vinculadas a Navalni, se filtraron las direcciones de sus suscriptores. Un mes después una empresa de lana de Stávropol registró la marca “votación inteligente” en apenas semanas cuando los trámites en Rusia suelen durar hasta un año, y en septiembre un tribunal de arbitraje moscovita prohibió a Google y Yandex (el buscador más popular de Rusia) mostrar la iniciativa en sus resultados.

Entre medias, en agosto, el servicio federal de telecomunicaciones bloqueó el acceso a todas las webs vinculadas a Navalni y exigió borrar su aplicación a Apple, mientras que la policía se presentó en casa de los cientos de usuarios de la herramienta de voto para darles un aviso que a muchos les sonó a amenaza: se habían filtrado más datos suyos en Telegram. Finalmente, a diez días de las elecciones, el equipo Navalni dio marcha atrás y anunció que no hacía falta registrarse para ver la lista de candidatos recomendados. / Javier G. Cuesta

 

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción