Espionaje

Macron, en el punto de mira del programa de espionaje Pegasus contratado por Marruecos

El listado marroquí de posibles objetivos de escucha incluye un móvil del rey Mohamed VI, varios del Palacio Real y más de 6.000 números de Argelia

Macron, durante un acto oficial el pasado lunes en París.
Macron, durante un acto oficial el pasado lunes en París.LUDOVIC MARIN / POOL / EFE

Un teléfono móvil del presidente francés, Emmanuel Macron, se encuentra entre los posibles objetivos del espionaje de Marruecos, estrecho aliado de Francia, según revelaron este martes el consorcio de periodistas Forbidden Stories y la organización no gubernamental Amnistía Internacional. No está comprobado que el móvil de Macron acabase siendo espiado por los servicios marroquíes. Pero su número figura en la lista de más de 50.000 teléfonos potencialmente infectados por el programa Pegasus, de la empresa israelí NSO Group, que permite a los Estados que lo adquieren captar llamadas, mensajes, contactos y fotografías de los aparatos atacados, e incluso activar el micrófono y la cámara.

Además de Macron, 13 jefes de Estado y de Gobierno aparecen en la lista, incluido el propio rey de Marruecos, Mohammed VI, según The Washington Post, uno de los diarios que ha publicado las revelaciones. En la lista están los presidentes de Irak, Barham Salih, y de Sudáfrica, Cyiril Ramaphosa, y los primeros ministros paquistaní, Imran Khan; egipcio, Mosfafá Madbouly, y marroquí, Saadedín el Otmani. También varios ex primeros ministros –entre ellos, el francés, Édouard Philippe– y 14 ministros de Francia, según Le Monde. Esto no significa, ni hay pruebas, de que los teléfonos de todos ellos fuesen pirateados, pero sí que al menos fueron seleccionados como candidatos a serlo.

Más información

En el caso francés, Le Monde y Radio France señalan a los servicios marroquíes como el origen del intento de espionaje a su jefe de Estado. “Si los hechos se demuestran, evidentemente son muy graves”, asume una fuente del palacio del Elíseo, sede de la presidencia francesa, que exigió anonimato. “Se hará toda la luz sobre estas revelaciones de prensa”, añadió la fuente. Desde que el domingo se publicaron las primeras revelaciones sobre el supuesto uso de Pegasus, por parte de Marruecos, contra periodistas franceses, París ha evitado criticar a Rabat y ha condicionado su reacción a la demostración factual de las revelaciones.

El listado marroquí abarca 10.000 de los 50.000 aparatos que podrían ser objetivo de espionaje. Entre ellos se encuentra un móvil atribuido al rey Mohamed VI, según reveló Radio France. Y otro teléfono que corresponde a Salma Bennani, madre de sus dos hijos, de la que se separó en 2018. Destaca también el caso del primo del monarca, el príncipe Moulay Hicham, quien ha criticado abiertamente al monarca, con quien mantuvo agrias desavenencias hace años. En el listado marroquí aparece no solo su número de teléfono, sino el de su esposa y dos hijas.

La emisora Radio France lanza dos preguntas sobre la posible razón de que el número del rey se encuentre en el listado marroquí de posibles objetivos del programa Pegasus. ¿Es que el rey ha autorizado el control de su entorno, incluido su propio número, en un ambiente de sospecha generalizada? ¿O es que el máximo responsable de la policía y de los servicios secretos del interior, Abdelatif Hamuchi, se ha otorgado poderes que van más allá de sus atribuciones? “Imposible responder a esa pregunta”, concluye la emisora.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Le Monde reveló que el listado marroquí de posibles objetivos para espiar con el programa Pegasus entre los años 2017 y 2019 incluye 6.000 números relacionados con Argelia. Ahí aparecen los de buena parte de la cúpula política y militar, jefes de servicios secretos, diplomáticos extranjeros y hasta periodistas argelinos, como el director del medio digital TSA, Lounes Guemache. Los medios franceses que han publicado estas noticias precisan que Marruecos colocó uno de los móviles de Macron en la diana en marzo de 2019, durante las protestas que llevaron al presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, a renunciar a su quinto mandato presidencial.

Rabat, socio privilegiado de Francia en el Magreb, nunca ha dejado de observar con lupa la relación entre París y Argel, marcada por la traumática guerra de independencia (1954-1962) y la presencia de millones de ciudadanos de origen argelino en Francia. En un comunicado citado por Le Monde, la empresa NSO afirma que Macron “nunca ha sido un objetivo y nunca ha sido seleccionado como objetivo por clientes de NSO”. Marruecos ha negado siempre haber contratado el programa Pegasus.

Los servicios secretos marroquíes hicieron un alarde de eficacia fuera de lo común el pasado abril cuando descubrieron y filtraron que el líder del Frente Polisario, Brahim Gali, había volado desde Argelia a España y había sido ingresado en un hospital de Logroño con una identidad falsa. Nunca se supo cómo obtuvo Rabat esa información. Y en ese momento nadie mencionó el programa Pegasus. Pero Amnistía Internacional ya había acusado en junio de 2020 a Marruecos de usarlo para espiar al periodista marroquí crítico con el poder Omar Radi. Finalmente, Radi ha sido condenado este lunes por el Tribunal de Apelación de Casablanca a seis años de cárcel, acusado de violación y... espionaje.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50