Miami

Una zanja de 38 metros para rastrear señales de vida en los escombros del edificio derrumbado en Miami

La minuciosidad de las labores de rescate y las tormentas en la región retrasan la identificación de los fallecidos, que se elevan a 11 en el sexto día de búsqueda

Trabajadores buscan desaparecidos entre los escombros de la Camplain Towers South este lunes 28 de junio, en Miami. En vídeo, familiares de las víctimas visitan por primera vez la zona siniestrada.FOTO: Lynne Sladky / AP

La lentitud de las labores de rescate entre los escombros del edificio derrumbado en Miami el pasado jueves desconcierta a los familiares. Pero la minuciosidad de los trabajos realizados a los pies de lo que fue una torre de 12 plantas y las inclemencias meteorológicas que han entorpecido los trabajos amenazan con prolongar la agonía. Conscientes de la urgencia por conocer el destino de los desaparecidos, los equipos de emergencia argumentan que están siendo extremadamente cuidadosos para evitar que al remover una pieza se desarme la pila de escombros y bloquee los vacíos que hay debajo, donde todavía confían en que pueda haber alguien con vida.

Los trabajos de rescate tomarán tiempo, advirtió este lunes Raide Jadallah, jefe asistente de bomberos de Miami-Dade Fire Rescue. “No estamos levantando planta por planta. Estamos hablando de cemento pulverizado. Estamos hablando de acero. Cada vez que hay una acción, hay una reacción”, añadió Jadallah en una rueda de prensa. Más de 300 rescatistas trabajan por turnos de cuatro horas en quitar los escombros. Ayudados por perros adiestrados para rastrear restos humanos, también emplean ultrasonidos, micrófonos y drones, los equipos de emergencia buscan supervivientes y tejidos que les permitan identificar a los desaparecidos.

Las autoridades anunciaron este lunes el hallazgo de los cuerpos de otras dos víctimas, con lo que la cifra de fallecidos se eleva a 11. El número de desaparecidos se sitúa en 150, mientras que los localizados con vida son 136, indicó la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, que prometió llegar “hasta al fondo” en la investigación para determinar las causas de esta tragedia.

Más información

Las autoridades han estado recogiendo muestras de ADN de los familiares de las víctimas que llegan al centro de reunificación familiar para cotejarlas con los restos que encuentran en el derrumbe. . Un equipo de emergencia israelí y otro de México se han unido a las labores de rescate en los últimos días. Desde el pasado domingo cuentan con un dispositivo de radar de microondas desarrollado por el llamado Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y el Departamento de Seguridad Nacional capaz de captar imágenes a través de 20 centímetros de hormigón sólido. Así lo ha explicado Adrian Garulay, director ejecutivo de Spec Ops Group, al diario The New York Times. El dispositivo, del tamaño de una maleta, puede detectar respiración humana y latidos del corazón.

En las últimas horas fueron identificados Frank Kleiman, de 55 años, Michael David Altman, de 50, y Marcus Joseph Guara, de 52, según informó la Policía de Miami-Dade. Entre las víctimas ya identificadas abundan las personas de origen hispano o de países latinoamericanos, como Antonio Lozano, de 83 años, y su esposa Gladys, de 79, un matrimonio nacido en Cuba que llevaban 60 años casados, así como el matrimonio venezolano formado por León y Christina Beatriz Oliwkowicz, de 80 y 74 años; Anna Ortiz y Luis Bermúdez, madre e hijo de 46 y 26 años; y Manuel Manny LaFont, un padre separado de 54 años y natural de Houston (Texas), también está en la lista de identificados.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Como es común en esta época del año en Miami, varias tormentas eléctricas han obligado a paralizar momentáneamente los trabajos de búsqueda. También ha habido incendios bajo los escombros, ya controlados. A esas dificultades se les han sumado el calor y la humedad habitual del territorio. En ese contexto, los rescatistas han tenido que lidiar con el humo de las llamas, lo que dificultaba la visibilidad y la respiración. “Dentro de allí, hay de todo, desde químicos tóxicos hasta fuego, humo y todo tipo de otros peligros”, sostuvo el sábado el senador republicano Marco Rubio de Florida tras visitar la zona.

Los expertos han creado trincheras para desplazarse debajo de la pila de escombros. Una de ellas mide 38 metros de largo, seis de ancho y 12 de profundidad. Cada vez que los rescatistas o los perros encuentran restos, limpian el área y retiran los escombros con las manos. Como muchas de las víctimas son judías, los equipos de emergencia trabajan con un rabino para garantizar que los rituales religiosos se realicen correctamente. Si encuentran documentos, fotografías o dinero, se los entregan a la policía. El laborioso proceso se repetirá, previsiblemente, durante muchos días.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50