Los obispos de Brasil afirman que la ordenación de hombres casados será retomada

Desilusión entre los católicos de base en Amazonia por la decisión del Papa de cerrar la puerta, al menos por ahora, a sus propuestas para llegar a los fieles de aldeas remotas

Fieles de la diócesis de São Gabriel da Cachoeira en septiembre en Manaos durante una asamblea previa al sínodo de la Amazonia.
Fieles de la diócesis de São Gabriel da Cachoeira en septiembre en Manaos durante una asamblea previa al sínodo de la Amazonia.TONI PIRES

La propuesta de que la Iglesia católica ordene como sacerdotes a hombres preferentemente indígenas, aunque estén casados, en aldeas amazónicas remotas no va a ser quemada en una hoguera ni colocada en un cajón, según los obispos de Brasil. “Este tema deberá ser trabajado ahora con el Papa, en las instancias de la Santa Sede. Será retomada”, ha declarado en Brasilia el relator del sínodo de la Amazonia, el cardenal Claudio Hummes. Pero la respuesta del papa Francisco, detallada en 33 folios, no era la que los católicos amazónicos deseaban. Hay decepción en la menguante comunidad.

Más información
Los evangélicos despliegan sus tentáculos en Brasil
Brasil busca ganar peso en la Iglesia

“Esperábamos un poco más. Principalmente respecto a cuestiones como que la Iglesia esté más presente”, explica desde Boa Vista, en Amazonia, Marcia Oliveira, que participó en el sínodo como experta. Para esta socióloga “es una falacia hablar de interiorización de los misioneros, cuando ni siquiera hay suficientes para llegar a las periferias de las ciudades”. Lamenta sobre todo que el Pontífice haya perdido una ocasión histórica de traer propuestas concretas de participación más justa de las mujeres, en referencia a las diáconas. “La respuesta definitiva y valiente a la precaria presencia de la Iglesia en la zona no ha llegado”, asegura el misionero español Luis Miguel Modino, quien a sus 49 años ha dedicado los últimos cuatro años a las obras misioneras en la región, principalmente en zonas indígenas.

El obispo de Cruzeiro do Sul, el italiano Flavio Giovenale, afirma que confía en que el Papa responda con medidas concretas en los próximos meses a las propuestas porque, recalca, el documento de este miércoles “deja muchas pistas abiertas y no responde siquiera a las propuestas más fáciles”. Sí se declara sorprendido por la afirmación de Francisco de que el documento se dirige a todo el mundo, no solo a Amazonia.

Desde São Gabriel da Cachoeira, la diócesis más indígena de Brasil, el católico Denis Gama da Silva, 41 años, indígena tucano, recalca: “Creo que si ellos vivieran aquí estarían a favor (de ordenar hombres casados y mujeres diáconas) porque dependemos de gente de fuera para tener padres”. A la escasez de vocaciones católicas se une la pujanza de las Iglesias evangélicas en la Amazonia. Llegan a las comunidades y en pocas semanas o meses tienen pastores o pastoras locales instalados sobre el terreno, predicando y ayudando a la comunidad. La Iglesia católica, en cambio, exige el celibato y amplios estudios para ordenar sacerdotes. A los que se pudieran sentir frustrados, la Conferencia Episcopal de Brasil les ha recordado que “el sínodo no es el final del proceso”

Aunque Gama da Silva explica no ha tenido tiempo de leer el documento porque lleva todo el día trabajando, sabe bien que el asunto es espinoso y el calibre de las resistencias internas. Como máximo exponente, menciona “el libro en el que el Papa emérito defiende el celibato”. Este padre de familia se embarcó junto a miles de fieles católicos en un proceso de consultas que duró meses en los nueve países amazónicos y que alumbró otras propuestas como la creación del pecado ecológico.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El misionero Modino destaca que “el papa Francisco ha conseguido contagiar al mundo y a la Iglesia sobre la importancia de la Amazonia. En la defensa del territorio y de los pueblos ha sido claro y explícito”. En otros aspectos, la socióloga Oliveira sostiene que no. “Esperaba una postura más definida de toda la Iglesia en defensa de los líderes indígenas y sociales sistemáticamente amenazados”.

Sobre la firma

Naiara Galarraga Gortázar

Es corresponsal de EL PAÍS en Brasil. Antes fue subjefa de la sección de Internacional, corresponsal de Migraciones, y enviada especial. Trabajó en las redacciones de Madrid, Bilbao y México. En un intervalo de su carrera en el diario, fue corresponsal en Jerusalén para Cuatro/CNN+. Es licenciada y máster en Periodismo (EL PAÍS/UAM).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS