Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Parra, un opositor disidente acusado de corrupción para frenar a Guaidó

El dirigente, expulsado del partido Primero Justicia, está acusado de formar parte de un entramado de corrupción en torno a un programa de subsidios de comida

El diputado Luis Parra, durante el debate en la Asamblea Nacional este domingo.

Luis Parra era un diputado gris, de esos que poco interviene en los debates, miembro de una comisión que pocas veces importa, la de Ambiente, mucho menos en estos tiempos de forcejeo político en los que está sumida Venezuela. De 41 años, representaba al Estado llanero de Yaracuy y pertenecía a Primero Justicia, partido que lo expulsó en diciembre cuando su nombre apareció en una trama de corrupción chavista junto a los de José Brito, Conrado Pérez y nueve diputados más de otras formaciones que pertenecían a la Comisión de Contraloría.

Parra orquestó la creación de un grupo de parlamentarios para hacer un lobby y lavar la reputación del empresario Carlos Lizcano, a cargo de las llamadas Tiendas Clap (que forman parte del programa de subsidios a la alimentación del Gobierno de Maduro) y socio del colombiano Álex Saab, proveedor directo de este plan gubernamental. Saab ha sido sancionado por Estados Unidos y está investigado en otros países por corrupción y actividades ilícitas, entre otras las transacciones con oro mediante las que Maduro trata de eludir el bloqueo estadounidense. Así lo reveló una investigación periodística del portal Armando.Info. Los diputados que formaban parte de ese lobby viajaron a Colombia, Estados Unidos y Europa para introducir “cartas de buena conducta” en descargo de los señalados por las acusaciones de corrupción.

Parra se defendió de estas denuncias no refutando las pruebas, sino con insultos y amenazas. Acusó al periodista Roberto Deniz –exiliado en Colombia por el hostigamiento judicial de Saab– de ser parte de una red de extorsión y divulgó una conversación que tuvo con él. “Si yo voy en un avión con 5 diputados y 10 putas no tengo porqué decirte a ti”, le replicó a Deniz, cuando este le preguntó sobre las motivaciones y el financiamiento de uno de esos viajes como diputado. La crisis por la trama de corrupción generó una escisión en los apoyos a Guaidó a finales de lo año, en la que parte de los diputados acabó sumándose al chavismo.

Pese a la expulsión de su partido, en sus redes sociales Parra sigue diciendo que forma parte de Primero Justicia y actúa en su nombre. En el último mes comenzó a recibir el mote de "miembro de la bancada del Clap", en alusión a una red de corrupción a través de la cual el Gobierno de Maduro ha importado con sobreprecio alimentos de pésima calidad para paliar el desabastecimiento y el hambre que hay en Venezuela. A Parra también se le ha vinculado con la llamada Operación Alacrán, una maniobra chavista que, según denunciaron los parlamentarios opositores, consistía en sobornar a diputados para que votaran en contra de la reelección de Guaidó.

Durante la caótica sesión parlamentaria de este domingo se le vio siguiendo instrucciones del jefe de la fracción del Psuv, Francisco Torrealba. “Siéntate y de aquí no nos vamos”, le dijo, en medio del desbarajuste en que el que asaltó la silla que un año atrás tomó Guaidó. Parra habló desde el podio del presidente de la Asamblea y juró su cargo ante un diputado chavista, Héctor Agüero, el de mayor edad en el recinto, cumpliendo el rito que se hace cada vez que se instala un nuevo Parlamento. Con un megáfono, Parra informó que ya habían sido elegidos y jurado sus cargos los miembros de la nueva junta directiva –sin que estuviera presente la saliente y sin saber con cuántos votos había sido elegida la nueva– y convocó a una sesión para el próximo martes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información