Ecuador

Ecuador solicita a Interpol el arresto del expresidente Rafael Correa por corrupción

De los 20 condenados por una trama de sobornos, solo dos funcionarios del Gobierno anterior están en prisión

Rafael Correa, expresidente de Ecuador, en 2019.
Rafael Correa, expresidente de Ecuador, en 2019.Mario Guzmán / EFE

La condena a ocho años de prisión contra el expresidente Rafael Correa y la cúpula de su Gobierno acabó con sus opciones para volver al poder en las próximas elecciones, pero hasta ahora no había afectado a su libertad. Este miércoles, la Justicia ecuatoriana dispuso pedir a la Interpol la difusión roja para que el exmandatario, residente en Bélgica, sea detenido. Pese a la ratificación de la sentencia de finales de agosto, solo dos de sus excolaboradores más cercanos están ya en prisión. Los demás se encuentran prófugos o en paradero desconocido.

El tribunal encargado de la ejecución de la condena ha dispuesto la notificación a la Interpol contra 15 de los 20 condenados por el caso Sobornos, al formar parte de una red criminal que hacía aportes de campaña al partido Alianza PAIS a cambio de obtener contratos públicos, según la tesis de la fiscalía.

La Interpol ya rechazó en diciembre de 2018 otro pedido de Ecuador para capturar a Correa, quien reside en Bélgica desde que dejó el poder en 2017. Esta vez, la Justicia justifica su petición en que “existe sentencia condenatoria debidamente ejecutoriada” y en que “hasta el momento, habiendo transcurrido 13 días (hasta el 6 de octubre de 2020) desde la fecha en que se dispusiera la localización y captura” no se conoce siquiera los paraderos de los sentenciados.

Aparte de Correa, entre los condenados para los que se emite la difusión roja, están sus exministros Walter Solís -prófugo en Estados Unidos-, María de los Ángeles Duarte -refugiada en la residencia del embajador argentino en Quito- y Vinicio Alvarado -prófugo en Venezuela-, además de los exparlamentarios Viviana Bonilla – en paradero desconocido- y Christian Viteri -también en Venezuela-.

Los únicos dos miembros de la cúpula de la anterior administración ecuatoriana que están cumpliendo condena son Jorge Glas, exvicepresidente, y el exsecretario jurídico de presidencia, Alexis Mera. El primero ya estaba en prisión por una condena de seis años por el caso Odebrecht. Y el segundo entró al mismo centro de rehabilitación social a finales de agosto reprochando que ingresaba a prisión “sin haber recibido ni un solo centavo” y asegurando que lo hacía “con honor”.

El caso salió a la luz en abril del año pasado gracias a la revelación del portal periodístico MilHojas, en la que se exponían los nombres en clave de altos cargos del Gobierno de Correa y de empresarios implicados en una trama de sobornos que, según la Procuraduría del Estado, generó perjuicios para el país por 21 millones de dólares.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50