China ve como una “amenaza para la paz” el viaje del secretario de Salud de Estados Unidos a Taiwán

La visita a Taipéi, respaldada por Donald Trump, genera un nuevo enfrentamiento entre las dos potencias mundiales

El secretario de Salud de EE UU, Alex Azar, el pasado junio.
El secretario de Salud de EE UU, Alex Azar, el pasado junio.Leah Millis / Reuters

China y Estados Unidos se encaminan a un nuevo encontronazo en los próximos días, esta vez sobre Taiwán. Washington ha anunciado que su secretario de Salud, Alex Azar, visitará Taipéi en un futuro inmediato, el funcionario estadounidense de más alto rango en desplazarse a la isla en los últimos seis años. La respuesta del Gobierno chino ha llegado casi de inmediato: esa visita a la isla que Pekín considera parte inalienable de su territorio representa “una amenaza para la paz”, según ha declarado su portavoz de Asuntos Exteriores Wang Wenbin.

En un comunicado, el Departamento de Salud ha dejado claro que el viaje cuenta con el respaldo del presidente Donald Trump. Durante su estancia, ha explicado, el secretario expresará “el apoyo del presidente por el liderazgo global (de Taiwán) en cuestiones de salud” y resaltará el modelo democrático como el más adecuado para proteger la salud ciudadana.

Según ha adelantado el Gobierno taiwanés, Azar se reunirá con la presidenta Tsai Ing-wen y los ministros de Exteriores y Sanidad, Joseph Wu y Chen Shih-Chung, respectivamente. “La oficina presidencial da una cálida bienvenida a la delegación estadounidense”, ha indicado la portavoz presidencial taiwanesa Kolas Yotaka. No se ha precisado fecha para el viaje, aunque es probable que ocurra la próxima semana y se programe para coincidir con los funerales por el presidente Lee Teng-hui, fallecido la semana pasada y considerado padre de la democracia taiwanesa.

El ministro de Exteriores de China, Wang Wenbin. En vídeo, Wenbin insta a Estados Unidos a cesar las interacciones con Taiwán. FOTO: EFE / VÍDEO: REUTERS

El anuncio representa una nueva bofetada diplomática de Washington hacia Pekín, después de una serie que el mes pasado incluyó el rechazo oficial de las reclamaciones marítimas del gigante asiático en el mar del Sur de China y la orden de cierre del consulado chino en Houston, al que Pekín replicó con la clausura de la representación estadounidense en su ciudad central de Chengdu.

“Esta visita forma parte de la política estadounidense de enviar funcionarios de alto nivel a Taiwán para reafirmar la amistad entre EE UU y Taiwán, desarrollar intereses comunes y celebrar los valores comunes que vinculan a Estados Unidos y Taiwán con la familia internacional de democracias”, ha indicado en un comunicado el Instituto Estadounidense en Taiwán (AIT), la embajada de hecho de Washington en la isla.

El Gobierno chino, que nunca ha renunciado a la unificación por la fuerza, ha criticado sistemáticamente cada visita de un funcionario estadounidense a Taiwán desde que Washington rompió sus relaciones diplomáticas con Taipéi para establecerlas con Pekín en 1979, y escudriña cada movimiento que Estados Unidos hace hacia la isla. Aunque no existen lazos formales entre Washington y Taipéi, la legislación estadounidense obliga a su Gobierno a defender a la isla de una posible invasión.

La cuestión taiwanesa “es el asunto más sensible en las relaciones chino-estadounidenses”, ha indicado el portavoz Wang este miércoles en su rueda de prensa diaria. “Esperamos que Estados Unidos detenga todos los intercambios oficiales entre ambas partes para evitar daños a las relaciones chino-estadounidenses y para mantener la estabilidad en el estrecho de Taiwán”, agregó. China ha presentado una protesta formal ante Washington tras el anuncio, según el Ministerio de Exteriores en Pekín.

El mes pasado, China había anunciado la imposición de sanciones no especificadas contra Lockheed Martin, la contratista principal en una venta de armamento a Taiwán aprobada por el Congreso estadounidense.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50