Al menos 25 muertos y 50 heridos en un ataque del ISIS a una prisión afgana

El asalto a una cárcel en la ciudad de Jalalabad termina con centenares de reos fugados

Fuerzas de seguridad afganas vigilan la zona del ataque a la prisión en Jalalabad, este lunes.(FOTO: REUTERS | VÍDEO: EFE)

El ataque de combatientes de la rama afgana del autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) a una prisión en la ciudad de Jalalabad en la tarde de este domingo se ha saldado con al menos 25 muertos y 50 heridos y ha provocado la fuga de varios cientos de presidiarios, según Attaullah Khoyani, portavoz del Gobierno de la provincia de Nangarhar, en el este del país y fronteriza con Pakistán. Uno de los asaltantes se inmoló con un coche bomba en la entrada de la cárcel, dando paso a tiroteos y enfrentamientos entre fuerzas de seguridad afganas y los atacantes. El fuego cruzado se ha prolongado durante casi 20 horas hasta la tarde de este lunes, momento en el que Khoyani ha anunciado en Twitter “el fin del asalto terrorista y la muerte de todos los atacantes”, que ha estimado en 10 hombres. Varios presos fugados se atrincheraron en los edificios residenciales colindantes con la penitenciaria.

“Veinte civiles resultaron muertos y otros ocho heridos mientras que cuarenta familias han sido rescatadas en una operación que duró 19 horas”, cuenta a EL PAÍS por WhastApp Khoyani. Entre los muertos se encuentran también al menos tres presos y dos miembros del personal de seguridad, agrega. Los combatientes armados con rifles de asalto intentaron tomar la cárcel en la que se encontraban más de 1.793 reos en el momento del ataque, de los que 430 fueron retenidos en el interior del centro penitenciario y 1.015 fueron detenidos en los alrededores mientras intentaban huir, según un comunicado hecho público por las autoridades locales.

La policía afgana ha reforzado su presencia en la zona para recuperar a cientos de miembros del ISIS, talibanes y delincuentes comunes que han escapado. En la operación para reducir a los terroristas han participado las fuerzas especiales, que han prestado apoyo a la policía local, mientras los civiles han sido evacuados de las viviendas cercanas. Se desconoce exactamente cuántos presos siguen aún en libertad. El toque de queda se ha impuesto en Jalalabad. El portavoz provincial ha indicado que el jefe del Estado Mayor del Ejército afgano, el general Muhammad Yasin Zia, se ha desplazado a la zona para evaluar el ataque y ayudar a restaurar la normalidad en la prisión. Por su parte, el gobernador en funciones de Nangarhar, Tamim Arif Momand, ha condenado enérgicamente el ataque terrorista y ha agradecido a las fuerzas de seguridad su esfuerzo por salvar vidas y detener a prisioneros que trataban de fugarse.

El ISIS se ha atribuido la responsabilidad del ataque a través de su agencia de propaganda Amaq. El ataque ha tenido lugar un día después de que la agencia de inteligencia afgana anunciara que las fuerzas especiales habían matado a un alto comandante del grupo cerca de Jalalabad, la capital provincial de Nangarhar y bastión del ISIS en el país. El asalto se produjo también durante las últimas horas de un alto el fuego de tres días sellado entre los talibanes y el Gobierno afgano por las festividades musulmanas de Eid Al Adha que venció al mediodía del lunes. Los yihadistas del ISIS no participaron en la tregua. Un informe de las Naciones Unidas publicado el mes pasado estima en unos 2.200 los miembros del Estado Islámico en Afganistán y que, a pesar de que el grupo tiende a una retirada territorial y su liderazgo se ha visto mermado durante los dos últimos años, sigue siendo capaz de perpetrar ataques de perfil alto.

Más información

Lo más visto en...

Top 50