Estados Unidos

Trump evita la pena de cárcel a su amigo y exasesor Roger Stone

El consultor del presidente estadounidense debía entrar en prisión la próxima semana por mentir al Congreso en la trama rusa

El exasesor de Donald Trump, Roger Stone, en Washington.
El exasesor de Donald Trump, Roger Stone, en Washington.ANDREW CABALLERO-REYNOLDS / AFP

Donald Trump ha suspendido este viernes la pena de cárcel a su veterano exasesor y amigo Roger Stone. El ideólogo del presidente estadounidense debía entrar en prisión el próximo martes para cumplir una pena de tres años y cuatro meses tras ser declarado culpable de siete delitos, entre ellos obstruir una de las investigaciones del Congreso de Estados Unidos sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 y la manipulación de testigos. Stone informó a la agencia de noticias Associated Press de que el mandatario republicano le había llamado este viernes para comunicarle el indulto, una posibilidad que ya había insinuado cuando el exasesor fue condenado el pasado febrero.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, calificó a Stone de “víctima del engaño de Rusia, de la izquierda y sus aliados en los medios de comunicación”. La Administración de Trump aseguró que el consultor de varios presidentes republicanos ha “sufrido mucho” y que ha sido tratado de manera injusta. El mandatario retuiteó este mensaje tras saltar la noticia. Una anulación de la condena de cárcel no equivale a un perdón completo. Esta medida no borra las penas a Stone, pero sí lo libraría de cumplir prisión. El amigo del mandatario, de 67 años, había pedido explícitamente que se le perdonase a través de las redes sociales, alegando que su vida correría peligro en la cárcel por la pandemia del coronavirus.

Trump no había ocultado su rechazo a la condena de Stone, de 40 meses de cárcel, y había adelantado que barajaba usar el poder que le confiere el cargo para un perdón presidencial. El mandatario estadounidense había afirmado anteriormente que la sentencia debería ser anulada. “¡No puedo permitir este error judicial!”, escribió meses atrás en Twitter. ”Me encantaría ver a Roger exonerado porque personalmente creo que se le ha tratado muy injustamente”, declaró el pasado febrero. Stone fue clave en la investigación de la trama rusa liderada por el exfiscal especial Robert Mueller debido a sus vínculos con WikiLeaks, la organización que estuvo detrás de la filtración de miles de correos electrónicos demócratas durante la campaña presidencial de 2016 que ganó Trump frente a Hillary Clinton.

El fiscal general, William Barr, dijo en medio de la polémica en torno a Stone que los comentarios de Trump en contra de la declaración de culpabilidad emitida por un jurado estaban “haciéndole imposible” realizar su trabajo. En un principio, los fiscales recomendaron que Stone cumpliera entre siete y nueve años en una prisión federal, pero Barr rechazó finalmente esa petición, justo después de un tuit de Trump quejándose por la dureza con que estaba tratando la justicia a su amigo. Finalmente, el fiscal general recomendó un castigo menor, lo que provocó que todo el equipo del Departamento de Justicia que estaba trabajando en el caso renunciara a su labor. Sin embargo, las autoridades que han llevado adelante el caso han negado haber actuado bajo la presión de la Casa Blanca.

Adam Schiff, el líder demócrata del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, tuiteó en su día que “perdonar a Stone cuando sus crímenes se cometieron para proteger a Trump sería un acto de corrupción impresionante”. Este viernes, Schiff, que condujo el año pasado el impeachment contra Trump en el Congreso por presiones a Ucrania -en el que el presidente fue finalmente absuelto-, fue particularmente rotundo. “Con Trump ahora hay en Estados Unidos dos sistemas de justicia: uno para los amigos criminales de Trump y otro para todos los demás”, dijo el demócrata, citado por la agencia France Presse. Por su parte, el jefe de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Schumer, criticó a “un presidente sin ley que considera al Departamento de Justicia como su juguete personal”.

Grant Smith, abogado del exasesor, dijo que Stone se siente “increíblemente honrado de que el presidente Trump haya usado su increíble y único poder bajo la Constitución de Estados Unidos para este acto de misericordia”.

Suscríbase aquí a la newsletter semanal sobre las elecciones en Estados Unidos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50