Dimite el jefe de Opinión de ‘The New York Times’ tras publicar un texto que pedía mano dura en las protestas

James Bennet se disculpó por difundir una tribuna del senador republicano Tom Cotton titulada ‘Enviad a las tropas’

James Bennet, el dimitido director de Opinión de 'The New York Times', en Nueva York en agosto de 2017.
James Bennet, el dimitido director de Opinión de 'The New York Times', en Nueva York en agosto de 2017.Larry Neumeister / AP

Como el Senado de Estados Unidos, The New York Times es una institución en la que nunca faltan miembros con la vista puesta en más altos vuelos. Y aunque Dean Baquet, de 63 años y uno de los directores más exitosos de la historia moderna del periódico, no está oficialmente de retirada, existe una terna de candidatos oficiosos a sucederlo y en ella estaba James Bennet. Hasta que “dimitió” este fin de semana como director de Opinión tras la polémica generada por una tribuna del senador republicano Tom Cotton, publicada el pasado miércoles y titulada Enviad las tropas. El texto pedía una respuesta militar a las protestas por la muerte a manos de la policía de Minneapolis del afroamericano George Floyd, que recorren desde hace días el país.

“La semana pasada vimos una avería significativa en nuestro proceso de edición, que no es el primero que hemos experimentado en los últimos años”, explicó el domingo, en una nota a la plantilla, el editor del diario A. G. Sulzberger.

Sulzberger fue precisamente el gran valedor en el medio de Bennet, de 54 años, a quien repescó de The Atlantic para volver al periódico en el que ya había trabajado entre 1991 y 2006. Bajo la protección del editor, Bennet amplió el alcance de la sección de Opinión, una auténtica redacción dentro de la redacción, tanto en variedad de temas, formatos y géneros como en el espectro de voces, que abrió a la izquierda y a la derecha de la línea tradicional del diario.

“James es un periodista de enorme talento e integridad que cree profundamente en la misión del Times”, escribió Sulzberger en un comunicado. “Supervisó una transformación significativa del departamento de Opinión, que amplió el rango de las voces que publicamos y nos introdujo en nuevos formatos como el vídeo, la infografía y el audio. Estoy agradecido por sus muchas contribuciones”.

Con fichajes como el del columnista Bret Stephens, autor de otra extremadamente controvertida columna que se adentraba en el negacionismo climático y que hubo de corregirse por errores, Bennet demostró un escaso temor a la controversia. Sus páginas de Opinión han ganado premios Pulitzer (la serie de columnas sobre racismo de Brent Staples), han marcado la agenda (el artículo anónimo de un cargo de la Administración de Donald Trump en el que denunciaba una “resistencia silenciosa” en su seno), pero también han generado polémicas y requerido sonadas rectificaciones, como reconocía el propio Sulzberger. Pero la gota que colmó el vaso fue el artículo de Cotton.

A las pocas horas de publicarse, el malestar en la redacción era evidente. El propio Bennet defendió el miércoles en Twitter la publicación de la columna: “La sección de Opinión se lo debe a sus lectores, debe mostrarles los contraargumentos, particularmente aquellos realizados por personas en posición de establecer políticas”. El viernes, en la redacción, Bennet acabó pidiendo disculpas por el artículo. Admitió que no debía haber sido publicado y que no había sido editado con el necesario rigor. “El ensayo no cumplía nuestros estándares y no debió haberse publicado”, dijo en una nota. Reconoció, también, que no había leído la tribuna antes de su publicación.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Katie Kingsbury, de 41 años, hasta ahora directora adjunta de editoriales, será la sustituta de Bennet hasta después de las elecciones de noviembre. Ella será la encargada de seguir definiendo el papel de una sección de Opinión en un país políticamente polarizado, en un diario con un modelo de suscripción de éxito y una línea editorial histórica, y en un contexto de reivindicación de diversidad en los contenidos y en las firmas. Ni Bennet ni Kingsbury respondieron a la petición de comentario por parte de este diario.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50