Epílogo de un ‘impeachment’: Los republicanos lanzan pesquisas sobre el trabajo del hijo de Joe Biden en Ucrania

El Senado, de mayoría conservadora, autoriza citaciones para investigar los negocios de Hunter Biden, hijo del candidato demócrata. Las maniobras de Trump sobre ese caso originaron el juicio político

El senador republicano Ron Johnson, presidente del Comité de Seguridad Interior del Senado, a su llegada al Capitolio este miércoles.
El senador republicano Ron Johnson, presidente del Comité de Seguridad Interior del Senado, a su llegada al Capitolio este miércoles.MICHAEL REYNOLDS / EFE

El impeachment a Donald Trump por el escándalo de Ucrania se ha visto sucedido de un particular epílogo. El magnate fue sometido a principios de año a un juicio político –el tercero a un presidente en la historia de Estados Unidos– por sus maniobras para que Ucrania anunciase investigaciones sobre el demócrata Joe Biden y su hijo, Hunter, por los negocios de este último en ese país, cuando el padre era vicepresidente de Barack Obama. El proceso contra Trump por los cargos de obstrucción al Congreso y abuso de poder, en búsqueda de beneficio electoral, terminó el 5 de febrero con absolución gracias a la mayoría republicana en el Senado, que votaba el veredicto. Ahora, tres meses y dos semanas después, esa misma mayoría en la Cámara alta impulsa una investigación sobre el trabajo de Biden hijo en Ucrania, aunque en un escenario nuevo: el padre ya es el candidato presidencial in pectore y no falta más que medio año para las elecciones.

El Comité de Seguridad Interior del Senado votó este miércoles, de forma perfectamente alineada por partidos, a favor de reclamar testimonios y documentos de una consultora de Washington llamada Blue Star Strategies, que representó desde 2015 a la compañía ucrania para la que trabajó Hunter Biden, la gasista Burisma Holdings. La firma lobista Blue Star Strategies contó entre sus empleados con un exdiplomático ucranio, Andrii Telizhenko, al que los republicanos también trataron de citar recientemente, pero se canceló el voto. Ahora piden el testimonio de la presidenta ejecutiva, Karen Tramontano, quien este mismo miércoles expresó su disposición a cooperar. Otros comités controlados por los republicanos han iniciado pesquisas, pero este es el primero que vota una citación de comparecencia.

Hunter Biden, sin experiencia reseñable en el sector gasista, aceptó un puesto en el consejo de Burisma Holdings con un sueldo de unos 50.000 dólares al poco tiempo de que el vicepresidente Joe Biden iniciase una misión diplomática en el país. Biden viajó en varias ocasiones a Kiev y colaboró con otras figuras internacionales para apuntalar al Gobierno surgido tras la revolución del Maidán, con especial atención a la lucha contra la corrupción. El de Hunter resultó un nombramiento controvertido, no solo por el posible conflicto de intereses, sino por las relaciones del propietario de la empresa, el oligarca Mikola Zlochevski, con el expresidente prorruso Viktor Yanukóvich.

Pese a lo polémico del puesto, Ucrania nunca halló indicios de irregularidades. Durante el propio procedimiento de impeachment, los republicanos también inquirieron sobre este asunto a testigos conocedores de las relaciones entre EE UU y Ucrania, pero ninguno declaró conocer ninguna acción ilícita por parte del exvicepresidente Biden para ayudar a su hijo.

Los demócratas han criticado la apertura de esta investigación ahora. “En un momento en el que los estadounidenses necesitan trabajar juntos, esta investigación increíblemente partidista nos está demoliendo”, señaló el senador de Michigan Gary Peters, el demócrata de mayor rango en ese Comité de mayoría republicana. Su presidente, el senador de Wisconsin Ron Johnson, cuestionó: “¿Por qué se preocupa todo el mundo? Si no hay nada, averiguaremos que no hay nada. Pero, si hay algo, el pueblo estadounidense necesita saberlo”. El voto de este miércoles tiene lugar después de que Johnson cancelase uno previsto el pasado marzo debido a la crisis del coronavirus.

Los republicanos avanzan en este frente al mismo tiempo que Donald Trump ha redoblado también su ofensiva contra el expresidente Obama y su número dos, agitando acusaciones de corrupción sin base, al grito tuitero de Obamagate. El fiscal general escogido por el propio presidente, William Barr, enfrió esta arremetida el lunes al señalar a la prensa que no preveía ninguna investigación criminal sobre ellos. Las pesquisas sobre Hunter Biden también pueden quedar en nada, pero salpicarán la campaña.

Más información

Lo más visto en...

Top 50