Coronavirus

Trump promete un alivio fiscal para amortiguar el impacto del coronavirus

El presidente de EE UU pedirá autorización al Congreso para que apruebe medidas extraordinarias que incluyen un beneficio en la nómina de los trabajadores y ayudas para la industria hotelera y las aerolíneas

El presidente Donald Trump en su llegada este lunes a la Casa Blanca. En vídeo, Trump explica las medidas para paliar la crisis del coronavirus. EP | EPV

El presidente Donald Trump ha avanzado este lunes por la tarde las líneas generales de un plan de ayuda para amortiguar el impacto económico del coronavirus en Estados Unidos. El republicano solicitará al Congreso que apruebe un beneficio fiscal para los trabajadores y ayudas a los empleados que cobran por hora. “Lo que está pasando no es culpa de ellos, ni de este país. Vamos a controlar la situación”, afirmó el mandatario en la sala de prensa de la Casa Blanca. El plan de acción también incluye aliviar económicamente a la industria hotelera, las aerolíneas y los cruceros, que se han visto afectados por la cancelación de los viajes. El derrumbe de Wall Street, sumado a las presiones de los demócratas, han obligado a la Administración a agilizar las medidas para enfrentar la crisis. Estados Unidos ya supera los 650 casos de afectados por el brote, el doble que el viernes pasado y registra 26 muertes.

El anuncio provisional de Trump llega después de que miembros del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca y del Departamento del Tesoro le presentaran sus propuestas para atajar la crisis del brote. The Washington Post y Bloomberg, citando a altos funcionarios que hablaron en el anonimato, informan de que entre otras medidas, que no mencionó esta tarde el presidente estadounidense, figuran las bajas por enfermedad remuneradas y una inyección de liquidez a las pequeñas empresas.

Cuando el mandatario aterrizó esta mañana en Orlando saludó a todos sus seguidores con un apretón de manos, a pesar de que los expertos recomiendan evitar el contacto físico. También le restó importancia al coronavirus en su cuenta de Twitter, comparándolo con las 37.000 muertes al año por la gripe. “Nada se ha cerrado, la vida y la economía siguen adelante”, escribió. Cuatro legisladores que estuvieron en contacto con un contagiado en un congreso al que también asistió Trump entraron en cuarentena voluntaria. Sin embargo, la portavoz de la Casa Blanca Stephanie Grishman ha dicho que el mandatario no se ha sometido a la prueba del coronavirus porque “no ha tenido contacto prolongado” con ningún infectado confirmado y no presenta síntomas.

Varios congresistas demócratas le han insistido al Gobierno que implemente políticas de baja por enfermedad remunerada, con el objetivo de ayudar a los estadounidenses que están obligados a quedarse en sus hogares por sufrir algún malestar. La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, publicaron este domingo por la noche un listado de prioridades que incluye una mejora en el seguro de desempleo; un aumento en la distribución de cupones de alimentos para las familias y almuerzos para los escolares; pruebas de coronavirus garantizadas y gratuitas; y medidas contra el posible aumento de los precios. El Congreso no tendrá sesiones la próxima semana, por lo que cualquier proyecto de ley debe ser despachado cuanto antes.

El pasado viernes Trump firmó una ley aprobada con urgencia, que destina 8.300 millones de dólares (más de 7.300 millones de euros) para afrontar la propagación del brote, principalmente reembolsando a los gobiernos estatales lo que están invirtiendo para combatir la enfermedad. El montante es el triple de lo que había estimado el Gobierno en un principio. Pelosi planea reunirse el lunes por la noche con los presidentes de los comités clave para discutir la planificación.

Funcionarios de la Casa Blanca se reunirán el miércoles con banqueros, adelanta el Post. La Bolsa de Nueva York vivió un lunes negro: el Dow Jones perdió 7,8%, su mayor caída desde diciembre de 2008, arrastrada por la guerra por los precios del petróleo y por la creciente preocupación por el impacto del coronavirus en la economía global. “Arabia Saudí y Rusia están discutiendo sobre el precio y el flujo de petróleo. ¡Esa, y las noticias falsas, es la razón de la caída de los mercados!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50