Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mogherini pide el cese de la acción militar turca en Siria y que se mantengan las ayudas a los refugiados

Los aliados europeos de la OTAN, a diferencia de Erdogan y Trump, temen un retroceso en la lucha contra el terrorismo del ISIS

Josep Borrell y Federica Mogherini, durante la rueda de prensa conjunta, este jueves en Barcelona.
Josep Borrell y Federica Mogherini, durante la rueda de prensa conjunta, este jueves en Barcelona. EFE

La alta representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, ha reclamado este jueves desde Barcelona el cese de las intervenciones militares de Turquía en Siria, pero ha anunciado que se mantendrán las ayudas al régimen de Erdogan para atender a los refugiados sirios en suelo turco. No hacerlo, ha añadido, sería un error.

"Cometeríamos un error si cuestionamos la financiación de la Unión Europea en las ayudas a los refugiados sirios, porque el dinero no va a Turquía, sino a los refugiados sirios", ha dicho Mogherini al término de la IV reunión del Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo (UpM).

En ese sentido, Mogherini ha pedido que se evite convertir a los refugiados sirios en "dobles víctimas", primero de la guerra y después de la falta de ayudas económicas y ha pedido a la UE y a Turquía que miren las actuaciones de Líbano e Irán, entre otros países, en favor de los refugiados sirios. "Nosotros ya hemos acogido 1,3 millones", ha precisado en la misma rueda de prensa Ayman Safadi, ministro de Asuntos Exteriores y Expatriados de Jordania.

Mogherini ha recordado que los ministros de Exteriores de la UpM ya condenaron el miércoles la intervención turca en Siria. "Hemos estado muy unidos y ya advertimos de que cualquier acción militar en el norte de Siria provocaría consecuencias muy negativas desde el punto de vista humanitario y se podría socavar los avances que se han hecho contra el Estado Islámico [ISIS, por sus siglas en inglés]", ha añadido.

En su opinión, detener la intervención militar redundaría en el propio interés de Turquía y ha precisado que no existe "ninguna posibilidad de que la Unión Europea financie una zona de seguridad en la zona. "La UE no respetará actividades que no respeten los derechos de las poblaciones locales", ha dicho, y ha recordado que el próximo lunes habrá una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores en Luxemburgo en la que se debatirá la guerra de Siria con el enviado especial de la ONU.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell, ha sido muy gráfico al asegurar que el conflicto sirio "no se va a resolver a cañonazos" y ha precisado que "lo importante es que la Unión Europea actúe en este tema como un coro afinado, aunque tenga distintas voces". Borrell, que sustituirá en el cargo a Mogherini dentro de unas semanas, ha suscrito las palabras de esta y ha recordado que España ya reclamó el miércoles el cese de las actividades en el norte de Siria.

La posición tajante de los socios europeos contrasta con la de la Alianza Atlántica, que por ahora se ha limitado a pedir contención al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sin cuestionar la legitimidad de sus acciones. "Nuestro aliado turco está en primera línea de una crisis y tiene preocupaciones de seguridad legítimas", señaló el miércoles en Roma el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Stoltenberg tiene previsto visitar este viernes Turquía, una cita prevista con anterioridad a la escalada del conflicto en la frontera con Siria. Lejos de cancelar esta visita, Stoltenberg tiene previsto reunirse con Erdogan.

El secretario general de la alianza ha pedido al Gobierno turco "que garantice que cualquier acción en el norte de Siria es proporcionada y con medida". La Alianza no tiene una posición común por el momento, pero las discrepancias entre los aliados son evidentes. La ofensiva de Erdogan y la aparente indiferencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ante los ataques, contrasta con la inquietud de los aliados europeos. Los europeos temen que la incursión turca contra los kurdos facilite el resurgir del grupo terrorista Estado Islámico, diezmado en los últimos meses gracias, en gran parte, a la actuación de las fuerzas kurdas ahora atacadas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información