La estación del AVE del Desierto en Yeddah sufre un incendio

Se desconocen las causas del suceso en Arabia Saudí, que ha obligado a suspender el servicio por seguridad

Varios pasajeros se dirigen a la salida en la estación del AVE del desierto en Yeddah, el pasado marzo.
Varios pasajeros se dirigen a la salida en la estación del AVE del desierto en Yeddah, el pasado marzo.Iman Aldabbagh

Un aparatoso incendio se ha declarado este domingo en la estación de Yeddah del Haramain, el AVE del Desierto, según ha informado la cadena saudí Al Arabiya y ha confirmado a EL PAÍS un portavoz del consorcio hispanosaudí responsable del proyecto, pero que todavía no gestiona esa estación. Se desconoce qué ha provocado el fuego. Cinco personas han requerido asistencia hospitalaria y el operador se ha visto obligado a suspender el servicio. El tren de alta velocidad constituye un escaparate de la tecnología española y de los cambios sociales en Arabia Saudí.

“De momento no sabemos cuáles han sido las causas y su repercusión (…) estamos colaborando con las autoridades saudíes para que se resuelva lo antes posible”, explica la fuente. La gravedad del incidente ha obligado a suspender el tráfico en la línea “hasta nuevo aviso” por razones de seguridad.

En las imágenes difundidas por Al Arabiya y las redes sociales se ve una enorme columna de humo negro sobre la imponente cubierta de la estación diseñada por Norman Foster. Según esa emisora, el fuego ha empezado poco después de las doce y media de la mañana (las once y media en la España peninsular). Cinco horas después, los equipos de bomberos de la defensa civil saudí seguían combatiendo las llamas con ayuda de helicópteros. El Haramain (literalmente Dos Santuarios) une las dos ciudades más santas del islam: La Meca y Medina, un trayecto de 450 kilómetros en unas dos horas y media.

El Gobierno de la provincia de La Meca, a la que pertenece Yeddah, ha tuiteado que cinco personas han sido trasladadas al hospital con heridas; también ha informado de que 16 ambulancias se encuentran desplegadas en los alrededores de la estación. Además, pedía que se utilizaran rutas alternativas para evitar la zona.

“La estación de Yeddah aún no está siendo gestionada por el Consorcio porque quedan trabajos pendientes de la primera fase”, señala el portavoz en referencia a las obras de ingeniería previas adjudicadas en marzo de 2009 a la alianza Al Rajhi, en la que participan además de la empresa saudí Al Arrab, la compañía de ferrocarriles chinos CRCC y la constructora francesa Bouygues.

Cuando EL PAÍS visitó la estación de Yeddah el pasado marzo, aún había obreros rematando el edificio y algunos ascensores y escaleras mecánicas todavía no funcionaban. El Consorcio sí que se ocupa ya de las estaciones de Medina y KAEC (siglas en inglés de la ciudad económica Rey Abdalá).

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

A finales de 2011 el consorcio Al Shoula, formado por 12 empresas españoles (las públicas Adif, Renfe e Ineco, y las privadas Indra, OHL, Consultrans, Copasa, Imathia, Cobra, Dimetronic, Inabensa y Talgo) y dos saudíes (Al Rosan y Al Shoula) se adjudicó la segunda fase del proyecto presupuestado en 6.736 millones de euros, pero que al final se elevó a 7.100 millones. Los retos planteados por el desierto (vientos, temperaturas extremas y movimientos de dunas) no solo motivaron el sobrecoste sino que influyeron en el retraso de las obras. La inauguración no se llevó a cabo hasta el 25 de septiembre del año pasado, casi dos años después de lo previsto.

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS