Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas y Londres aceleran el diálogo para cerrar un acuerdo

Los negociadores jefe mantienen la primera reunión formal a nivel político desde la llegada al poder de Boris Johnson

El negociador jefe del Reino Unido para el Brexit, Stephen Barclay, antes de la reunión con su homólogo comunitario, Michel Barnier, este viernes en Bruselas.
El negociador jefe del Reino Unido para el Brexit, Stephen Barclay, antes de la reunión con su homólogo comunitario, Michel Barnier, este viernes en Bruselas. AFP

Acelerón a 41 días del Brexit para intentar salvar el acuerdo de salida del Reino Unido de la UE. Los negociadores jefe de Bruselas y Londres, Michel Barnier y Stephen Barclay respectivamente, celebraron este viernes en la capital comunitaria la primera reunión formal de negociación a nivel político desde la llegada de Boris Johnson a Downing Street con su promesa de consumar el Brexit el 31 de octubre pase lo que pase.

La reunión partió de los documentos técnicos enviados el jueves por Londres. Y giró, entre otras cosas, en torno a las medidas aduaneras, fitosanitarias y de control de bienes industriales que serían necesarias para garantizar la libre circulación entre las dos partes de Irlanda (la británica y la comunitaria) tras el Brexit.

La Comisión se ha mostrado muy cauta tras el encuentro. Pero ha reconocido en un comunicado que han comenzado las conversaciones sobre “la primera batería de conceptos, principios e ideas planteados por el Reino Unido”. Bruselas subraya, no obstante, que el objetivo sigue siendo lograr “una solución legalmente operativa” que garantice la libre circulación dentro de Irlanda al mismo nivel previsto en la salvaguarda (o backstop) del acuerdo de salida pactado en noviembre de 2018 por la Unión Europea y el Gobierno británico.

El representante británico, como viene siendo habitual, se mostró mucho más entusiasta. “Estamos avanzando con ímpetu”, señaló Barclay al término de la primera ronda. “La reunión se ha alargado más de lo previsto”, celebró el negociador británico. “Y eso indica, creo, que estamos llegando a los detalles”, añadió.

Esta primera ronda de negociación ha tenido lugar tras la gira del primer ministro británico por las principales capitales comunitarias, en la que esbozó su plan para sellar un acuerdo de salida que suprima la salvaguarda irlandesa, pero sin reintroducir una frontera dura entre las dos partes de la isla.

El plan de Johnson fue acogido con reservas y escepticismo. Pero ganó enteros tras su reunión del pasado lunes en Luxemburgo con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Tras ese primer cara a cara entre Juncker y Johnson, el presidente de la Comisión aseguró el miércoles ante el Parlamento Europeo que “un acuerdo es deseable y todavía posible”.

El objetivo apunta a cerrar el pacto en la cumbre europea del 17 y 18 de octubre, la última cita comunitaria a la que asistiría Johnson si cumple su promesa. El acuerdo, de alcanzarse, permitiría la salida del Reino Unido y la entrada en vigor de un período transitorio hasta finales de 2020 que mantendría intacta la libre circulación entre las dos partes del canal de la Mancha.

Irlanda, sin embargo, observa con inquietud el reinicio de las negociaciones entre Bruselas y Londres y teme que se ponga en peligro la libre circulación dentro de la isla si no hay salvaguarda tras el período transitorio. “Existen serios problemas”, advirtió este viernes el vice primer ministro irlandés, Simon Coveney. Dublín acusa a Johnson de querer “suprimir una parte muy importante del acuerdo de salida sin aportar ninguna propuesta para solventar los problemas”. Irlanda, como el resto de los socios de la Unión Europea, tiene derecho de veto sobre el posible pacto que se alcance con Londres. “Todo el mundo necesita una dosis de realismo”, advirtió Coveney.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información