Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia y Francia exhiben unidad para gestionar la llegada de migrantes

Emmanuel Macron y Giuseppe Conte se reúnen en Roma tras una de las crisis diplomáticas más graves

Italia y francia
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, este miércoles en el Palacio del Elíseo, en París. AFP

La crisis diplomática abierta entre Italia y Francia en los últimos 14 meses, de las peores desde la Segunda Guerra Mundial, llega a su fin. Las cosas están cambiando, especialmente en el país transalpino, y el presidente francés, Emmanuel Macron, viajó ayer a Roma para entrevistarse con el primer ministro, Giuseppe Conte, y con el presidente de la República, Sergio Mattarella. Conte y Macron coincidieron en reclamar un mecanismo automático para distribuir entre los países de la UE a los inmigrantes llegados a las costas del Mediterráneo.

“Creo que podremos defender una posición común con la nueva Comisión Europea para que los países participen, de una forma u otra, en la solidaridad en la materia, o bien se les penalice financieramente”, propuso Macron durante una comparecencia conjunta.

“Debemos lograr que el tema migratorio no esté empañado por la propaganda antieuropea”, dijo Conte, en alusión nada velada a la retórica nacionalista de su antiguo socio de coalición, Matteo Salvini. “Italia estima que los traficantes no deben decidir cuándo y cómo los migrantes entran en el territorio europeo”, continuó. Ambos defendieron una gestión “más eficaz” de la repatriación a sus países de los migrantes que vean rechazada su demanda de instalarse en la UE.

La sintonía entre los dirigentes italiano y francés fue total, incluido en el asunto que desde hace años provoca fricciones entre ambas capitales: la inmigración. La cuestión de fondo es la discusión en ámbito europeo sobre los cambios que deberán implantarse para establecer un sistema que aligere la presión sobre Italia. Se trata de evitar que los países de desembarco, como Italia, Malta o España, asuman toda la carga.

Francia e Italia han dado un primer paso claro para relanzar las relaciones tras más de un año de encarnizadas refriegas. Durante un tiempo, todo salió mal entre ambos: el control de fronteras, apoyo del anterior Ejecutivo italiano a los chalecos amarillos, opas fallidas a empresas estatales, insultos diarios de Salvini al presidente francés, etcétera.

Macron es el primer dirigente que se reúne con Conte después del cambio de Ejecutivo. El Gobierno italiano necesita urgentemente nuevas reglas en Europa para frenar las embestidas de la oposición en el tema migratorio. Sin Salvini en el Ministerio del Interior, los resultados en esta área se mirarán con lupa y contribuirán a la estabilidad del Ejecutivo. La visita de Macron estuvo precedida por un encuentro con el primer ministro libio, Fayez Serraj, y lo cerrará una reunión hoy entre el ministro del Interior español en funciones, Fernando Grande-Marlaska, y su nueva homóloga, Luciana Lamorgese.

Francia, pese a que siempre mantuvo abierto el canal con el palacio del Quirinal, recupera un aliado europeo en un momento clave. La UE se encuentra a las puertas del Brexit; los nuevos responsables de las instituciones comunitarias están a punto de asumir sus funciones; y mientras tanto España, gran aliado de París en el sur de Europa durante la ausencia de Italia, prolonga su fase de provisionalidad política.

El viaje a Italia se enmarca en un inicio de curso europeo en el que Macron aparece en el centro de todos los debates. El éxito en la designación de los cargos institucionales de la UE, así como la retirada anunciada de la canciller alemana, Angela Merkel, le han reforzado como líder más visible e influyente del club. La caída del Gobierno de la Liga de Salvini y el Movimiento 5 Estrellas abre una oportunidad para el frente europeísta que encabeza el francés.

“A veces podemos no estar de acuerdo, puede que nos disputemos, que no nos comprendamos", resumió Macron tras la intervención de Conte. Pero siempre acabamos por reencontrarnos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información