Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia se libra de las elecciones y empieza a negociar una nueva mayoría

El presidente italiano, Sergio Mattarella, busca una salida a la crisis política tras la ruptura de la coalición formada por la Liga de Matteo Salvini y el partido de Luigi di Maio

La sombra de unas elecciones anticipadas en Italia que coincidan con la elaboración de los presupuestos se ha desvanecido. Por el momento. El Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático han apostado, en cambio, por tratar de sellar una nueva mayoría para formar Gobierno. Después de escuchar a todas las fuerzas políticas el presidente de la República, Sergio Mattarella, se da de margen hasta el martes para dar oportunidad a formar un nuevo Ejecutivo.

En la fotografía, el líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi di Maio, en el Senado italiano el martes. En el vídeo, Silvio Berlusconi y Nicola Zingaretti comparecen tras la reunión con Sergio Mattarella este jueves.

Mattarella ha visto posibilidades reales de que surja una nueva alianza de Gobierno y ha decidido conceder más tiempo a los partidos, hasta el próximo martes día 27, para que las formaciones puedan tejer los pactos. Será entonces cuando el presidente de la República constate si hay acuerdo o si la única salida a la crisis política es la convocatoria de unas nuevas elecciones. Poco antes del anuncio del jefe del Estado, la asamblea de los grillinos autorizó el comienzo formal de las negociaciones con el PD.

Desde que el líder de la Liga, Matteo Salvini, dinamitó la coalición que mantenía con el Movimiento 5 Estrellas (M5S) el pasado 8 de agosto y presentó una moción de censura contra el primer ministro, Giuseppe Conte, con la intención de presionar para forzar unas elecciones anticipadas, el escenario político ha dado un vuelco y se ha abierto camino la posibilidad de una alianza entre los grillinos y el centroizquierda. El 5 Estrellas, el partido que cuenta con más escaños en el Parlamento actual, y el Partido Democrático (PD), la principal fuerza de la oposición, que hasta ahora eran rivales férreos, han acercado posturas y se han abierto a la posibilidad de negociar una nueva mayoría que permita formar un nuevo Ejecutivo, agotar de esta forma la Legislatura y frenar el avance de la ultraderechista Liga.

Salvini, que también acudió a ver a Mattarella, explicó al presidente que su partido seguía apostando por la convocatoria anticipada de elecciones, pero en un giro inesperado dejó también abierta una puerta a una pacificación con el 5 Estrellas.

Salvini se lo piensa

La aproximación entre el PD y el M5S, que ya consiguieron dejar en minoría a Salvini en el Senado al votar contra su propuesta de debatir inmediatamente la moción contra Conte, ha hecho que el líder de la Liga se replantee su postura, y dé un volantazo, ante el temor de que una alianza sólida a largo plazo entre el PD y el M5S pueda sacarle del tablero de juego. “Di Maio ha trabajado bien por el país”, dijo Salvini y añadió: “Si los noes se convierten en síes estoy dispuesto a una reapertura al M5S, sin rencores”.

De esta forma, aparentemente, se perfilan dos partidos dispuestos a sentarse a la mesa con los grillinos. Por un lado, la Liga, que por el momento no ha pedido condiciones y por otro, el PD, que el miércoles exigió cinco medidas irrenunciables para pactar, entre ellas la pertenencia leal a la Unión Europea, o un distanciamiento —sin concretar de qué modo— de las férreas políticas migratorias del ministro del Interior en funciones. Este jueves subió el precio por sus escaños y a sus exigencias le sumó la cancelación de las dos leyes de seguridad impulsadas por Salvini y aprobadas con el apoyo del 5 Estrellas.

Su líder, Luigi Di Maio, durante su comparecencia después de la reunión con el jefe del Estado, dio a entender, de forma sutil, que no tiene en mente hacer las paces con su antiguo socio y que ya ha empezado a dialogar con el Partido Democrático. Señaló que su partido ha iniciado las “interlocuciones” necesarias para la formación “de una mayoría sólida”, que es precisamente lo que ha pedido el secretario del PD, Nicola Zingaretti. Es decir, una mayoría robusta, capaz de alumbrar un Ejecutivo de plenos poderes y no uno de transición para sacar adelante proyectos puntuales.

Pero Di Maio también enumeró las prioridades “irrenunciables” para el Movimiento, que, de entrada, no parecen fácilmente compatibles con las del PD, como la reducción del número de parlamentarios, que el partido de centroizquierda ha rechazado en su planteamiento actual; la reforma del sistema bancario o la aprobación de un plan de autonomías. Otros, en cambio, como la defensa del medioambiente, o frenar la subida del IVA sí coinciden plenamente con las propuestas del Partido Democrático. En cualquier caso, el hecho de que haya presentado una larga lista de objetivos, indica que su idea es la de crear un Gobierno de largo plazo.

El líder del PD, Nicola Zingaretti, sí habló claramente del Movimiento 5 estrellas y de su intención de buscar un pacto con la formación que preside Luigi Di Maio para alumbrar un “Gobierno de cambio”, que suponga una ruptura real con la línea del actual Ejecutivo en funciones. También dejó claro que si esta opción no logra materializarse, habrá que acudir a las urnas e insistió en que lo que necesita el país no es “un Gobierno a cualquier precio”. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información