Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvini da por roto el Gobierno de coalición en Italia y exige elecciones anticipadas

El líder de la Liga considera que es momento de devolver "la palabra a los electores"

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, junto al líder de la Liga, Matteo Salvini, el pasado octubre en Roma. En vídeo: declaraciones del ministro del interior, Matteo Salvini, y del primer ministro italiano, Giuseppe Conte. AFP | VÍDEO: REUTERS

La brecha abierta en el Gobierno de coalición italiano del Movimiento 5 Estrellas y la Liga ha llegado a un punto de no retorno después de dos días de crisis. El vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, ha dado este jueves por rota la mayoría que sustenta al Ejecutivo, ha pedido al primer ministro Giuseppe Conte acudir “inmediatamente al Parlamento” para comprobarlo y ha exigido elecciones anticipadas cuanto antes. Las desavenencias habían crecido considerablemente en los últimos días, especialmente por la alta velocidad ferroviaria, una materia en la que los socios mantienen posturas irreconciliables.

Conte, que por la tarde mantuvo una reunión de emergencia con el ministro en la sede del Gobierno, ha respondido al órdago por la noche y ha cargado duramente contra Salvini, a quien ha acusado de ser el único instigador de la crisis y de querer “capitalizar el apoyo del que actualmente disfruta la Liga”. También ha anunciado su intención de convocar a las Cámaras para constatar los apoyos que tiene. “No le compete a Salvini decidir los tiempos”, ha apuntado en una intervención sin preguntas.

Desde el miércoles se hablaba de una profunda remodelación del Ejecutivo, pero la Liga ha rechazado estas hipótesis y en un duro comunicado, ha pedido dar la palabra a los electores. “Cada día que pasa es un día perdido. La única alternativa a este Gobierno es volver a dar la palabra a los italianos con nuevas elecciones”, ha apuntado.

La crisis de Gobierno tocó techo tras la votación en el Senado el miércoles de una moción para bloquear las obras de la línea de alta velocidad Turín-Lyon, moción propuesta por el Movimiento 5 Estrellas (M5S). La Liga dejó solos a sus socios y se alineó con el resto de partidos para votar en contra. “Algo se ha roto en la mayoría”, dejó caer ese día Salvini en un mitin en la playa de Sabaudia, durante su gira por la costa con sabor electoral, alimentando las especulaciones sobre una posible ruptura de la coalición.

Conte, una figura de consenso elegida por ambos partidos y que ha actuado como mediador en otras ocasiones, se ha erigido como el único exponente en la órbita del M5S capaz de hacer frente a Salvini, con un Luigi Di Maio poco menos que ausente. El líder grillino, que no participó en la reunión entre Conte y Salvini, aunque estaba en el edificio, ha recibido prácticamente en estado de shock la embestida del ministro del Interior, como el resto del Movimiento, y se ha limitado a pedir que las elecciones se celebren después de que el Parlamento aprobara la reducción del número de diputados, prevista para septiembre.

El primer ministro, que por la mañana se reunió con el presidente de la República, Sergio Mattarella, para informarle de la situación, ha defendido la labor del Ejecutivo y ha lanzado un dardo contra Salvini: “Este Gobierno ha trabajado mucho, no está en la playa”.

Salvini, consciente de que tiene la llave del Gobierno, ha aprovechado en los últimos meses su victoria en las elecciones europeas y sus altos niveles de popularidad —las encuestas le dan más de un 36% de intención de voto— para sacar a relucir el fantasma de las urnas y presionar a sus socios, que atraviesan un momento de debilidad. Hasta ahora solo había jugado con la incertidumbre hablando en un tono ambiguo, “pronto lo sabremos”, dijo hace un par de días, la última ocasión en la que se le preguntó por unas hipotéticas elecciones. Sin embargo, ha elegido dinamitar el Gobierno dos días después de que el Senado, con el apoyo imprescindible de sus hasta ahora socios, diera la luz verde definitiva a su controvertida ley antinmigración.

Queda por ver cuándo se reunirá el Parlamento para verificar si el primer ministro cuenta con los apoyos suficientes para seguir gobernando, aunque es algo improbable si la Liga, que tiene la clave de la mayoría, le da la espalda. En ese caso, tendría dos opciones: buscar una nueva mayoría, sondeando otros partidos, una opción también remota, o convocar elecciones.

Presupuestos

El M5S tan solo ha atinado a pedir claridad a sus socios. “La nota de la Liga es incomprensible. Que digan claramente lo que quieren hacer. Que sean claros”, han señalado los grillinos en un comunicado. “No me gustan los jueguecitos de palacio”, ha rematado Di Maio.

Mattarella es partidario de mantener al Ejecutivo en pleno funcionamiento en otoño para elaborar los presupuestos, cuyo primer borrador debe presentarse a la UE a finales de septiembre. El año pasado llevó meses pactar un esbozo de las cuentas públicas y acarreó duros enfrentamientos con Bruselas.
El M5S y la Liga gobiernan juntos desde el 1 de junio de 2018. En este tiempo, los equilibrios de poder han cambiado las tornas y desde los comicios europeos la formación de Salvini se alzó como primer partido de Italia. Según los sondeos, Salvini no conseguiría gobernar en solitario, pero sí podría hacerlo con los ultraderechistas Hermanos de Italia y la conservadora Forza Italia, de Silvio Berlusconi, con los que ya acudió en coalición a las últimas generales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información