Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desaparecidos decenas de migrantes al naufragar un bote frente a la costa de Túnez

La balsa se encontraba a la deriva y fue localizada el miércoles por un barco de pescadores

Desembarco en la isla de Lampedusa de un grupo de migrantes rescatados en mayo.
Desembarco en la isla de Lampedusa de un grupo de migrantes rescatados en mayo. AP

Las costas tunecinas son testigo de una nueva tragedia a causa del naufragio el miércoles de una precaria embarcación repleta de migrantes que intentaba llegar a costas europeas. Según informó la sección local de la Media Luna Roja de la ciudad tunecina de Zarzis, cercana a la frontera con Libia, unas 70 personas se hallan desaparecidas, la mayoría originarias de países del África subsahariana. La Guardia Marítima pudo rescatar a cuatro de los migrantes, pero uno de ellos falleció ayer en el hospital. La barca había zarpado de la ciudad libia de Zuara y, de confirmarse los peores presagios, este sería uno de los naufragios más mortíferos en lo que va de año.

"Los primeros en avistarlos fueron unos pescadores de la región, que avisaron a la Guardia Marítima para proceder a su rescate", explicó Chamseddine Marzoug, un pescador jubilado que colabora con la Media Luna Roja. "El migrante que ha fallecido en el hospital era de Costa de Marfil, mientras que los otros tres rescatados en alta mar son de nacionalidad maliense", agregó Marzoug, que se convirtió en una personalidad mediática por haber construido un camposanto en Zarzis para enterrar a las víctimas sin nombre de los naufragios en la costa tunecina. Antes, eran inhumados en fosas comunes.

El litoral del sur de Túnez se han convertido en un auténtico cementerio en los últimos años, sobre todo desde que las autoridades italianas lanzaron una campaña de acoso contra las organizaciones humanitarias dedicadas al rescate de las embarcaciones de migrantes en apuros. El pasado mes de mayo, el naufragio de otra nave que también había partido de la región occidental de Libia rumbo a El Dorado europeo se saldó con la muerte de varias decenas de personas. Según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), perteneciente a la ONU, 343 migrantes han fallecido desde el inicio del año en la llamada ruta central, la que tiene como destino Italia.

Una vez reciban el alta, los supervivientes serán trasladados a uno de los dos refugios gestionados por la Media Luna Roja. Sin embargo, Marzoug advierte de que estos centros para migrantes ya han superado su capacidad. Allí se encontrarán a una veintena de los 75 migrantes salvados a finales de mayo por el navío egipcio Maridive 601, que permaneció bloqueado durante 18 días ante la negativa de las autoridades tunecinas a autorizar su entrada a ningún puerto del país. De ellos, 64 eran originarios de Bangladés y el resto del grupo lo integraban nueve sudaneses, un marroquí y un egipcio.

Según ha denunciado la ONG tunecina Fórum Tunecino para los Derechos Económicos y Sociales (Ftdes), buena parte de los migrantes bangladesíes recibieron presiones diarias para acogerse al programa de repatriación voluntario de la OIM. En un plazo de dos semanas, un total de 53 fueron devueltos a su país de origen sin haber puesto antes a su disposición un traductor, a pesar de que solo uno de ellos habla inglés. El resto, 11 personas, incluidos dos menores, se resisten a abandonar Túnez. “El Ftdes pide a las autoridades tunecinas, a las instancias de la ONU y a todos los defensores de los derechos humanos en general que tomen nota de las violaciones a las que se han enfrentado estos migrantes de origen bangladesí y de la fuerza de su discurso para que su voluntad sea respetada”, reza un comunicado de la organización.

El mismo jueves, 54 migrantes, entre ellos tres mujeres embarazadas y cuatro niños, fueron rescatados en aguas cercanas al litoral libio por parte de una embarcación de la ONG italiana Mediterranea Saving Humans. Los responsables de la ONG están ya buscando un puerto seguro en el que atracar. El ministro del Interior, Matteo Salvini, les ha dejado claro que no piensen en Italia. "Si esta ONG se preocupa realmente por la seguridad de los migrantes debería ir al puerto más cercano. De lo contrario activaremos todos los procedimientos para evitar que el tráfico de personas tenga Italia como punto de llegada", ha zanjado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información