Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

La discoteca que prohíbe beber y bailar

La primera discoteca de Arabia Saudí choca con los límites de lo permitido

Entrada de la discoteca White, en Yedda (Arabia Saudí).
Entrada de la discoteca White, en Yedda (Arabia Saudí). EL PAÍS

Un gran luminoso con la palabra White y la característica W del club “más pijo de Beirut” son todo lo que anuncia la discoteca en el Paseo Marítimo de Yedda, la segunda ciudad de Arabia Saudí. Suficiente para los jóvenes urbanitas saudíes, acostumbrados a viajar para divertirse a la vecina Dubái, donde la mayoría ha conocido la franquicia y desde donde ha llegado el equipo que ha montado esta inusitada versión temporal, la primera del país. Incluso muchos que no han visitado el local, han oído hablar de él y se acercan curiosos a las vallas que desde varios metros antes cierran el acceso.

Antes de franquear la entrada, hay que cruzar un control de seguridad tan exhaustivo como el de los aeropuertos. Con ayuda de varios arcos detectores de metales y máquinas de rayos X, el personal se asegura de que no se cuele ningún móvil. Discreción ante todo. Dentro, el público es previsiblemente joven y enrollado. Hay parejas, grupos de amigas… Pocos hombres llevan túnica. Entre las mujeres, la mayoría sin velo, predominan las abayas abiertas que dejan ver pantalones y camisetas ajustados.

La inauguración, el pasado día 13, congregó a unas dos mil personas, según uno de los responsables. Al DJ de la casa, venido expresamente de Dubái, se le sumaron los saudíes DISH DASH, dos hermanos cuyo éxito al frente de la mesa de mezclas hace que tengan su propio luminoso a la entrada de la carpa que acoge el White Jeddah, durante el festival de verano. Para comprender la expectación suscitada, hace falta recordar que, bajo la excusa del islam, Arabia Saudí prohibía hasta ahora no solo las discotecas, sino incluso la música, bailar y cualquier forma de entretenimiento en la que hombres y mujeres tuvieran el mínimo contacto.

“No sabes qué animación había”, confía un extranjero que estuvo entre los invitados. Tanta que trascendió más allá de las vallas y a la una de la mañana la policía se presentó exigiendo que cerraran. La Dirección General de Entretenimiento tuiteó que se habían violado las normas. No está claro qué sucedió. “Alguien retiró erróneamente la cinta que impedía el acceso y la gente subió al escenario; fue un error”, cuenta uno de los DJ. “No hubo gente bailando, los saudíes saben que no está permitido, como mucho seguían el ritmo, pero no se contoneaban o levantaban las manos”, asegura uno de los organizadores que insiste en que tenían todos los permisos y siguieron las directrices a rajatabla.

Sea como fuere, White se convirtió en la comidilla de las redes sociales y ahí apareció la fisura que divide a esta sociedad ante los bruscos cambios que está sufriendo tras años ensimismada. Mientras una mitad mostraba su apoyo a los organizadores y aplaudía la iniciativa, la otra veía en ella el advenimiento de Sodoma y Gomorra. Al día siguiente, el local reabrió con nuevas directrices.

La decoración calca la de la casa madre con mobiliario blanco, luces de colores, una gran barra central y escenario al fondo; en este segundo intento han desaparecido las mesas altas con taburetes que rodeaban la barra. Ahora todo son sofás y pufs con el objeto de que el público permanezca sentado y evitar que se deje llevar por la música techno y house que pinchan los hermanos Ghazzawi. El local se ha convertido en una lounge, admiten los responsables.

“Me da la impresión de que hemos sido víctimas de la fama de White Dubai porque hemos visto gente bailando en conciertos sin que se genere tanta polémica. La gente asocia nuestro club con chicas y alcohol, pero aquí no es así; nosotros cumplimos con todas las normas”, subraya uno de los cinco organizadores que han viajado desde Emiratos Árabes para entrenar al equipo de medio centenar de personas que se ocupa de mantener los estándares y el estilo de la marca. Su objetivo es abrir un local permanente, lo que va a depender de cómo funcione esta experiencia temporal que cerrara sus puertas con el fin del festival, el 18 de julio.

Consumición mínima de 125 euros

De momento, planean ofrecer actuaciones para mantener la atención de los asistentes y justificar los 500 riales (125 euros, la mitad en el caso de las mujeres) de consumición mínima. “Nos dirigimos a un sector con alto poder adquisitivo. En nuestro local de Dubái los clientes fijos, que vienen una vez por semana, gastan de media entre 1.800 y 2.000 dólares [entre 1.600 y 1.750 euros] por mesa”, confía la misma fuente. Esa factura la alimentan las bebidas alcohólicas, que siguen prohibidas en Arabia Saudí. La breve carta del White Jeddah con pipas de agua a 250 riales, cócteles sin alcohol a 60, Red Bull a 50 y refrescos a 30, no da para tanto.

Como muchos cambios en Arabia Saudí, a pesar de suponer un avance, la discoteca de Yedda es aún más en un deseo que una realidad. Por ahora no cumple con la definición del diccionario “local público donde sirven bebidas y se baila al son de música de discos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >