Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Teólogos islámicos de Indonesia prohíben un videojuego muy popular

El juego, similar a 'Fortnite', ya ha suscitado fatuas de clérigos en Irak, Nepal y el estado indio de Guyarat

Escena del videojuego PUBG, prohibido por religiosos indonesios.
Escena del videojuego PUBG, prohibido por religiosos indonesios. PUBG

Haram, la palabra árabe que indica prohibición es el juicio que ha merecido a un grupo de teólogos islámicos de Indonesia un popular videojuego, PlayerUnknown Battleground, también conocido por sus siglas, PUBG. Los religiosos han decretado una fatua (un edicto religioso) contra el juego, por entender que su violencia insulta al islam y puede crear en sus jugadores una adición peligrosa.

PUBG es un videojuego del género battle royal, el mismo del popular Fortnite, inspirado en una novela japonesa del mismo título publicada en 1999 que también inspiró una película de Takeshi Kitano ya en 2000. En el caso de PlayerUnknown Battleground, un centenar de personajes viajan en un avión y se lanzan en paracaídas sobre una isla en la que deberán conseguir armas o chalecos de protección y luchar entre ellos.  

"Nuestra fatua afirma que PUBG y los juegos similares son haram porque pueden incitar a la violencia y modificar el comportamiento de la gente", ha explicado Faisal Alí, vicepresidente del Consejo de Ulemas de Aceh, la única provincia indonesia donde rige la sharía o ley islámica. La medida implica que los fieles tienen que dejar de jugar al juego e insta a las autoridades a prohibirlo. Pero desobedecer el edicto, han añadido desde el consejo de doctores en en disciplinas religiosas y jurídicas musulmanas, no implicará sanción alguna.

"Nos dimos cuenta de que los niños e incluso los adultos de Aceh empezaban a volverse dependientes del juego y que jugaban a él con el móvil en cualquier lado", ha argumentado Alí. "Los niños a los que se les dice que dejen de jugar se vuelven agresivos". Lo mismo ocurre, asegura el clérigo, con los maridos cuyas esposas les piden dejar el videojuego. 

Solo en sus versiones para la consolas Xbox One y para ordenador personal, el videojuego alcanzó las 50 millones de copias en junio de 2010, según informó el portal especializado Vida Extra. A esos jugadores hay que añadir los 350 millones que se descargaron el producto en sus móviles.  

Los ulemas no se cierran a nuevas prohibiciones de videojuegos similares. Fortnite, Free Fire o Creative Destruction quedan, pues, en su punto de mira.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información