Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decapitada una misionera española de 77 años en República Centroafricana

Blanca Inés Sancho Lope, de 77 años y perteneciente a la congregación francesa de las Hijas de Jesús de Massac, ha sido asesinada en la aldea de Nola

Misionera asesinada
Campo de desplazados de Mukassa, Bangui, República Centroafricana, junio de 2016

La misionera española Blanca Inés Sancho Lope, de 77 años y perteneciente a la congregación francesa de las Hijas de Jesús de Massac, fue decapitada el pasado domingo en la aldea de Nola, diócesis de Berberati, en la República Centroafricana.

Fuentes diplomáticas españolas han confirmado este miércoles que "la Embajada de España en Yaundé [en la capital de Camerún, que cubre también la República Centroafricana] fue informada este martes [21 de mayo] por la cónsul honoraria en Bangui del asesinato el pasado domingo en Nola [al suroeste de la República Centroafricana] de una religiosa española perteneciente a la Congregación de las Hijas de Jesús de Massac".

Según las mismas fuentes, la embajada ha estado en contacto con el nuncio en Bangui y con el obispo auxiliar de Bangassou quienes confirman que "la religiosa española fue encontrada asesinada en la tarde del domingo en el convento de su congregación. Por el momento, se desconocen tanto los autores del asesinato como el motivo". Otras fuentes han señalado que el cuerpo sin vida de la misionera burgalesa fue hallado "horriblemente mutilado" el lunes en la habitación donde enseñaba costura en esta aldea cercana a la frontera con Camerún, según informa L'Osservatore Romano.

La embajada mantiene el contacto con las misión de Naciones Unidas en la República Centroafricana (Minusca) con el fin de hacer un seguimiento de la investigación.

Monseñor Juan José Aguirre, titular de la diócesis de Bangassou desde el año 2000, ha explicado que "personas indeseables" entraron en la habitación de la misionera, "la sacaron de la cama" y el lunes "la descubrieron casi decapitada". "No se sabe por qué. Este martes ya ha sido enterrada", ha relatado en declaraciones a la cadena Cope.

La misionera, que también tiene nacionalidad francesa, llevaba 26 años trabajando en el país. "Se fue muy joven a Francia e ingresó en la congregación de las Hijas de Jesus de Massac, donde profesó", cuenta el delegado diocesano de Misiones de Burgos, Ramón Delgado, que estuvo allí hace un par de años con la intención de instalar una misión en la zona.

"La República Centroafricana tiene la misma extensión que la península Ibérica, pero con solo cuatro millones y medio de habitantes, aunque es un vergel: tiene diamantes, oro, petróleo, madera, fruta, café… es un país con muchas y ricas materias primas que explotan importantes compañías extranjeras", cuenta. "Hay entre 14 y 18 grupos armados que campan a sus anchas, que tienen más armas que el propio Estado que no tiene ejército, y ahora son las fuerzas de la ONU las que tratan de mantener el orden, pero no pueden impedir los constantes ataques que sufren pequeñas poblaciones".

Según Delgado, "los grupos armados y la violencia están también muy relacionados con la explotación de esas materias primas, no permiten que haya escuelas abiertas, se llevan a los chicos para la guerra o a las chicas como esclavas sexuales, y hasta las mismas misiones son permanentemente saquedas y asaltadas". A su juicio, el caso de la misionera española es un síntoma de la grave situación que se vive en el país con cientos de miles de desplazados internos: "Cuando atacan a un extranjero es que las cosas están muy mal".

El papel de los misioneros en la zona consiste, fundamentalmente, en "acompañar al pueblo en su caminar diario, a todas esas personas que se han visto obligadas a desplazarse, a huir de sus hogares por las balas o porque sus poblados han sido arrasados", relata. Y recuerda que Juan José Aguirre, titular de la diócesis de Bangassou, llegó a tener dentro del recinto de la catedral a más de 2.000 musulmanes que no podían salir de allí porque temían por su vida.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha mandado su pésame y su cariño a la familia de la misionera y también a la de Fernando Hernández, el misionero salesiano que fue asesinado la pasada semana en Burkina Faso.

"Un abrazo a sus congregaciones y mi reconocimiento a su labor siempre al servicio de los más necesitados", ha escrito el jefe del Ejecutivo en un apunte en su cuenta oficial de Twitter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >