Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los candidatos españoles a la Eurocámara chocan por la migración y la euroorden

Los aspirantes al Parlamento Europeo exhibieron consensos muy superiores a los mostrados en política interna en el debate electoral en La Sexta

Las candidatos a las elecciones europeas (i-d) de Ciudadanos, Luis Garicano; de Vox, Jorge Buxadé; del PSOE, Josep Borell; de Podemos, María Eugenia Rodríguez; y del PP, Dolors Montserrat, en el debate.
Las candidatos a las elecciones europeas (i-d) de Ciudadanos, Luis Garicano; de Vox, Jorge Buxadé; del PSOE, Josep Borell; de Podemos, María Eugenia Rodríguez; y del PP, Dolors Montserrat, en el debate. EFE

Europa protagonizó en la noche de este domingo por primera vez un debate electoral español. Aunque los candidatos españoles al Parlamento Europeo se deslizaron en numerosas ocasiones hacia el ámbito nacional, los cinco cabezas de lista de los principales partidos lograron confrontar algunas sus propuestas para la Unión Europea en el debate televisivo organizado por La Sexta. El Brexit, la fiscalidad del club comunitario, la migración y la euroorden centraron la discusión.

Los candidatos exhibieron consensos muy superiores a los mostrados en política interna, aunque la presencia de Vox en la discusión marcó el punto disonante en muchos de los momentos. El bloque migratorio fue uno de los que provocó los mayores choques. Frente a la contundencia del candidato del partido de extrema derecha, Jorge Buxadé —“debe haber una política europea de tolerancia cero contra la inmigración ilegal"—, el líder socialista y ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, instó a no emplear vías retóricas para atajar un problema que definió como “el disolvente más grave que tiene hoy la UE”. Tanto la candidata del PP, Dolors Montserrat, como el de Ciudadanos, Luis Garicano, abogaron por desmantelar a las mafias y admitieron, con matices, que el continente necesita ciertos cauces de migración legal para sus necesidades laborales. La representante de Unidas Podemos, María Eugenia Rodríguez Palop, criticó las devoluciones en caliente de inmigrantes en la frontera.

Con los ánimos ya caldeados tras este capítulo, la conductora del debate, la periodista Ana Pastor, planteó si hay que reformar la euroorden, un asunto que dio rienda suelta a hablar del conflicto catalán. Palop lamentó que el debate europeo quedara contaminado con la alusión a esta crisis española y Garicano planteó todo un órdago a las instituciones europeas: que los eurodiputados rehúsen votar al próximo comisario de Justicia de la UE si no se compromete a rediseñar este instrumento de extradición exprés europea para evitar situaciones como la de Carles Puigdemont, huido a Bélgica para escapar de los tribunales españoles. Montserrat fue más allá de la euroorden para pedir “que los fugados de la justicia no puedan presentarse a las elecciones europeas" (el expresident es candidato a la Eurocámara) y Borrell abogó por una medida intermedia: ampliar el número de delitos de extradición automática —hoy son 32— para evitar el exceso de interpretación por parte de los tribunales a los que les toca decidir ese traslado de los fugados.

Antes, los candidatos se refirieron a la política económica y fiscal europea. Y ahí surgieron las propuestas más innovadoras. Borrell, Garicano, Montserrat (con matices) y Palop defendieron la existencia de un seguro de desempleo europeo para proteger a los parados del país que sufra los embates de la crisis. Buxadé prefirió escudarse en que “la UE no tiene competencias en esa materia” y centró buena parte de sus propuestas en defender a los agricultores. El candidato socialista abogó por relajar los criterios de Maastricht (limitar al 3% del PIB el déficit público de los países y al 60% la deuda) para fomentar la inversión en el bloque europeo. En el ámbito educativo, Montserrat, que esgrimió su experiencia Erasmus como aval, propuso extender esta herramienta europea universitaria también a la formación profesional.

Palop defendió sus credenciales europeístas pese a haberse referido al euro como “camisa de fuerza que ha provocado devaluación de salarios” y haber señalado que los recortes “provienen de Bruselas". La cabeza de lista de Unidas Podemos aclaró que abogaba por una Europa diferente y prometió representar la voz de los ciudadanos. Garicano instó a tomarse en serio el debate comunitario y criticó a “quienes culpan a Europa de todos los males”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >