Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Una familia canadiense vuelve de vacaciones desde Florida con el cadáver del padre en el asiento trasero del coche

La esposa y el hijo del finado quisieron ahorrarse los gastos y el papeleo de la repatriación del cuerpo

Puesto fronterizo entre Canadá y EE UU.
Puesto fronterizo entre Canadá y EE UU. Getty

En las primeras horas del 31 de marzo, el automóvil de los Drapeau, una apacible familia canadiense, se detuvo en el puesto fronterizo que comparten Hemmingford (Quebec) y Mooers (Nueva York). Volvían de unas vacaciones en Florida a su casa ubicada en la población de Ormstown, a unos 30 kilómetros de la línea divisoria. El agente fronterizo le dijo al conductor —que era el hijo de la pareja que viajaba en los asientos traseros— que el vehículo debía pasar una inspección rutinaria. En el registro, el funcionario no halló ni un alijo de cocaína ni pieles de puma, sino un cadáver; el del padre. “Es la primera vez que vemos algo así”, declaró Jean-Pierre Fortin, líder del sindicato canadiense de agentes de aduanas e inmigración, a la cadena TVA.

Una ambulancia llegó pocos minutos después, pero solo pudo certificar la muerte de Fernand Drapeau, de 87 años. Los facultativos no hallaron señales de violencia en el cuerpo, pero varios indicios les permitieron saber que había fallecido al menos un día antes. La policía provincial de Quebec informó de que la esposa y el hijo del finado fueron interrogados durante varias horas y posteriormente puestos en libertad. Las autoridades están esperando el resultado de la autopsia para decidir si presentan cargos contra ellos.

Según publicó Le Journal de Montréal, citando fuentes policiales, la esposa y el hijo del fallecido explicaron que Fernand Drapeau comenzó a sentirse mal al principio del viaje de vuelta a casa (el trayecto total fue de unos 2.500 kilómetros) y falleció más adelante por un ataque cardíaco. Decidieron continuar hasta su destino final, según su testimonio, debido al alto coste de la hospitalización en suelo estadounidense y a los trámites burocráticos que hubieran tenido que realizar para repatriar el cuerpo. Queda por establecer, entre otros puntos, en qué parte específica del recorrido ocurrió el deceso.

“Ya dijimos todo lo que sabíamos a la policía”, afirmó el hijo de los Drapeau al diario de la ciudad de Quebec. Los dos familiares podrían enfrentarse entre otros a los delitos de negligencia y traslado de cadáver en vehículo no autorizado. Mientras tanto, el agente fronterizo que halló el cuerpo sin vida en el asiento trasero recibió unos días de descanso y puede que solicite apoyo psicológico.

El caso de los Drapeau recuerda a Las vacaciones de una chiflada familia americana, la película de 1983 protagonizada por Chevy Chase. En un pasaje del taquillero filme, fallece la tía Edna y sus familiares deciden proseguir el viaje, aunque con el cuerpo de la finada atado al techo del automóvil. Al menos los Drapeau le buscaron al fallecido una ubicación más discreta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información