Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tras el tercer rechazo al plan del Brexit de May, ¿qué puede pasar ahora?

El Parlamento británico vuelve a votar en contra del plan de salida de la UE de la primera ministra

Manifestantes partidarios del Brexit, este viernes en Londres. En vídeo, declaraciones de Theresa May.

El Parlamento británico ha rechazado este viernes por tercera vez el acuerdo de salida de la Unión Europea presentado por la primera ministra,Theresa May. La primera vez que la Cámara votó en contra del plan del Brexit de May fue el 15 de enero (432 votos contra 202); la segunda, hace dos semanas (391 a 242). Este viernes, 29 de marzo de 2019 —fecha fijada desde 2017 para formalizar el Brexit— el Parlamento ha vuelto a rechazar el Acuerdo de Salida defendido por May. 

El Gobierno había desgajado el texto para que Westminster ratificara solo “el acuerdo de divorcio” con Bruselas, excluyendo de la votación la declaración política sobre la futura relación del Reino Unido y la UE, para sortear la prohibición impuesta por el speaker, John Bercow, de que se volviera a presentar la misma propuesta que la última vez. Bruselas había exigido que se aprobara el pacto para que la prórroga de la salida se extendiera al 22 de mayo. La Cámara lo ha rechazado, esta vez por un margen más estrecho que en las anteriores votaciones, 344 diputados frente a 286

¿Cuáles son los posibles escenarios?

Al ser rechazado el acuerdo de May por tercera vez, la fecha oficial de salida del bloque comunitario queda en principio fijada para el 12 de abril. Tras la votación de este viernes en Westminster, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha convocado una cumbre extraordinaria para que los líderes de la UE debatan los próximos pasos en el Brexit. La reunión de líderes europeos será el 10 de abril, a menos de 48 horas de que expire la fecha establecida para formalizar el divorcio. 

Un Brexit sin acuerdo

Antes de ese 12 de abril, y ante esta situación de bloqueo, Londres podría presentar nuevas propuestas a la UE o solicitar formalmente una prórroga más amplia. En este último caso, el Reino Unido tendría que participar en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo. De no solicitar ninguna extensión, el país abandonará la UE de manera abrupta el 12 de abril. 

Un aplazamiento de larga duración debería ir como mínimo hasta finales de 2019, advirtió la Comisión Europea, y tiene que ser aprobado por los Veintisiete. En la cumbre europea del 10 de abril se deben fijar las condiciones para el aplazamiento. El ala más dura, encabezada por Francia, y con España y Bélgica dentro del grupo, supedita la extensión a la participación del Reino Unido en las elecciones de mayo, incluso si la salida se consumase antes del inicio de la próxima legislatura europea del 2 de julio. 

El Brexit sin acuerdo es la opción deseada por los euroescépticos. El Reino Unido pasaría a ser un tercer país para la UE, sometido a las reglas generales de la Organización Mundial del Comercio. Los distintos análisis económicos vaticinan un desastre económico si finalmente se ejecuta esta vía. Algunos temas sectoriales, como los acuerdos en materia de aviación, están más atados para evitar un caos total, pero en otros ámbitos, la mayoría de expertos sostiene que el país no está preparado para saltar por ese precipicio. El Parlamento británico ha votado en un par de ocasiones en contra de un Brexit sin acuerdo, pero esas resoluciones no son vinculantes. 

En un nuevo intento por desbloquear esta situación de estancamiento, los diputados británicos volverán a celebrar votaciones sobre posibles vías alternativas al pacto de May. Este miércoles se rechazaron ocho planes alternativos al de la primera ministra.

Elecciones generales

A raíz del resultado de la votación de este viernes, el líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha vuelto a pedir la convocatoria de elecciones generales. La mayoría de encuestas celebradas desde febrero dan a los conservadores como primera fuerza en intención de voto. En las últimas semanas, Corbyn ha estado hablando con conservadores moderados para impulsar un tipo de Brexit suave. Supondría mantener al Reino Unido dentro de la unión aduanera y acatar gran parte de la normativa del Mercado Interno, así como mantener la línea comunitaria en materia laboral y social.

Theresa May se comprometió el miércoles a dimitir de su cargo si el Parlamento aprobaba su plan del Brexit, pero no indicó en ningún momento cuál sería su posición en caso de que, como finalmente ha ocurrido, el acuerdo fuera otra vez rechazado.

Un segundo referéndum

A pesar del compromiso del Partido Laborista con respaldar un segundo referéndum, en principio, no parece que esta opción pudiera recabar la mayoría parlamentaria para salir adelante. Dependería mucho, en última instancia, de la posibilidad de incluir en la papeleta alguna de las alternativas discutidas —incluido el acuerdo presentado por May— y no simplemente una opción binaria como en 2016. Sin embargo, la semana pasada el Parlamento británico ya rechazó esta idea.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información