Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputado un exsoldado británico por dos asesinatos durante el ‘domingo sangriento’ de Irlanda del Norte

La Fiscalía norirlandesa considera insuficientes las pruebas contra otros 16 militares relacionados con la represión a tiros de la histórica manifestación de 1972

Familiares de víctimas del 'domingo sangriento' marchan por las calles de Derry este jueves.
Familiares de víctimas del 'domingo sangriento' marchan por las calles de Derry este jueves. Getty

En ningún lugar como en Irlanda del Norte es más cierta la frase de William Faulkner, "el pasado no está muerto. Ni siquiera es pasado". 47 años después del "domingo sangriento", cuando trece manifestantes republicanos murieron en las calles de Derry por las cargas del ejército británico, en el momento más duro de la era que vino a conocerse como The Troubles (Los Problemas), la Fiscalía de Irlanda del Norte ha anunciado la apertura de un proceso penal contra el soldado "F", por los asesinatos de James Wray y William McKinney, y por el intento de asesinato de Joseph Friel, Michael Quinn Joe Mahon y Patrick O'Donnell. Las autoridades han decidido no publicar el nombre completo del acusado y mantener la letra con la que se le conoció durante los doce años que duró la investigación oficial sobre aquellos sucesos, el conocido como "informe Saville". Se concluyó entonces que los asesinatos habían sido injustificados y que ninguna de las víctimas portaba armas, no hubo advertencias previas, ningún soldado británico vio su vida amenazada y fue el ejército del Reino Unido el primero en abrir fuego. Junto a los trece muertos, otras 15 personas sufrieron heridas de bala.

El anuncio de la Fiscalía de Irlanda del Norte se ha producido poco después de que una manifestación de familiares de las víctimas desfilara por las calles donde se produjo la tragedia. "La Fiscalía ha llegado a la conclusión de que existen pruebas suficientes a su alcance para procesar a un soldado, el soldado F", ha anunciado Stephen Herron, el fiscal jefe. Su departamento ha reconocido la incapacidad de recabar pruebas contra otros 18 sospechosos: 16 exsoldados británicos y dos presuntos miembros de la organización terorrista del IRA. "Soy consciente de que ha sido un largo camino para los familiares de las víctimas hasta llegar a este punto. Hoy será otro día extremadamente difícil para ellos", ha admitido Herron. "Reconocemos la profunda decepción que pueden sentir todos aquellos con los que nos hemos reunido hoy. Como fiscales, estamos obligados a ser objetivos en nuestro modo de proceder", ha explicado.

El Gobierno de Reino Unido ha contestado de inmediato con el anuncio de las medidas legales necesarias para abordar la defensa del soldado procesado. "Estamos en deuda con aquellos soldados que sirvieron con coraje y distinción para traer la paz a Irlanda del Norte. El bienestar de nuestros veteranos tiene importancia suprema y ofreceremos un completo apoyo legal y de asesoramiento a los afectados por esta decisión. Esto incluye la financiación de todos los costes legales", ha expresado en un comunicado el ministro de Defensa, Gavin Willamson.

El domingo 30 de enero de 1972, la Asociación por los Derechos Civiles de Irlanda del Norte (NICRA) convocó una manifestación pacífica en contra del encarcelamiento sin sentencia de varias personas supuestamente pertenecientes al Ejército Revolucionario de Irlanda (IRA), banda terrorista que perseguía la integración de Irlanda del Norte en la República de Irlanda, Soldados británicos abrieron fuego contra la protesta en el barrio de mayoría católica de Bogside, en Derry, y provocaron la muerte de 13 personas e hiriendo a otras 15, una de las cuales falleció después a consecuencia de sus heridas. 

El Gobierno británico ya había reconocido su responsabilidad en los hechos sangrientos de 1972, tras una investigación pública de 2010, conocida como Informe Saville, que concluyó que las tropas británicas abrieron fuego primero y que además habían manipulado los informes que detallaban el desarrollo de los sucesos. El primer ministro de Reino Unido David Cameron pidió disculpas, y califico los hechos de "injustificados e injustificables".

Los asesinatos cometidos por los diferentes bandos del conflicto de Irlanda del Norte, republicanos, lealistas y fuerzas de seguridad, superaron los 3.500 entre 1969 y 2001, según un recuento. En los años ochenta el presupuesto anual del IRA llegó a rondar los 30 millones de euros.

Tras el anuncio de entrega definitiva de las armas de la banda, en 2005, grupos disidentes y contrarios a los acuerdos de paz de Viernes Santo de 1998 han protagonizado incidentes en la zona. El pasado 20 de enero, la policía detuvo a cuatro sospechosos de la explosión de un coche bomba ante unos juzgados de Derry cometido un día antes. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información