Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos en Alemania dos miembros del régimen sirio acusados de crímenes contra la humanidad

La Fiscalía alemana acusa a los sospechosos de participar en la tortura sistemática a miles de disidentes de Damasco

Fotografías incluidas en el dossier del 'Informe César' y publicadas por Human Rigths Watch, sobre los crímenes del regimen sirio.
Fotografías incluidas en el dossier del 'Informe César' y publicadas por Human Rigths Watch, sobre los crímenes del regimen sirio.

La Fiscalía general alemana ha anunciado este miércoles la detención de dos ciudadanos sirios, sospechosos de haber cometido crímenes contra la humanidad como miembros de los servicios secretos del régimen de Bachar el Asad. En concreto, se acusa a los sospechosos de ser cómplices de torturas sistemáticas contra opositores al régimen en cárceles sirias entre 2011 y 2012.

La detención de Anwar R., de 56 años, se produjo este martes en Berlín, después de que la justicia escuchara los testimonios de al menos seis víctimas de torturas. La segunda detención, la de Eyad A., de 42 años, tuvo lugar también este martes en el Estado de Renania Palatinado, al oeste del país. Un tercer sospechoso ha sido interrogado en Francia. Los acusados comparecieron este martes y hoy miércoles ante el tribunal federal de justicia, que ha ordenado que permanezcan en prisión preventiva.

Patrick Kroker, uno de los abogados que ha participado en la investigación contra Anwar R., explica que se trata de un caso pionero, ya que es la primera vez que un alto oficial del régimen sirio en Europa se enfrenta a la justicia acusado de crímenes contra la humanidad. Kroker, que trabaja para la ONG alemana Centro europeo para los derechos humanos y constitucionales (ECCHR), estima que lo normal sería que en pocos meses se celebrara un juicio, pero también cree que este es solo un paso más. “Necesitamos que los que están más arriba en la jerarquía, los que no desertaron después de 2012, se enfrenten a la justicia”, añade.

Las víctimas de torturas que han testificado en el caso de Anwar R. relataron a los investigadores alemanes un patrón de abusos que se repite en otros casos que investiga la Fiscalía alemana. Se trata de personas que han obtenido asilo en Europa y en su mayoría disidentes o personas que participaron o filmaron manifestaciones contrarias al régimen y que fueron detenidas. Durante los interrogatorios les torturaron con cables eléctricos o colgándoles del techo y les amenazaron con violencia sexual hasta lograr que firmaran confesiones.

Los crímenes se habrían producido en cárceles en la región de Damasco, según detalló la Fiscalía en una nota. Los acusados salieron de Siria en 2012 y pidieron asilo en Alemania, como han hecho cerca de un millón y medio de refugiados en los últimos años.

Torturas en prisión 

Anwar R. es sospechoso de “crímenes contra la humanidad y otros crímenes” en sus funciones como “empleado de alto rango de los servicios secretos sirios”, en concreto en el departamento encargado de la seguridad de Damasco, según detalla la Fiscalía. Las dependencias de Al Kathib, en las que trabajaba Anwar R., contaban con una prisión en la que se interrogaba y torturaba a los acusados. Se le acusa de ser cómplice de torturas y abusos físicos entre finales de abril de 2011 y principios de septiembre de 2012. “Como jefe del departamento de investigación, Anwar R. determinó y dirigió los procedimientos en la prisión, incluyendo el uso de la tortura sistemática y brutal”. La persona detenida en Francia trabajaba también en el mismo departamento de los servicios secretos.

A Eyad A. se le acusa de los mismos crímenes, presuntamente cometidos entre julio de 2011 y mediados de enero de 2012. Su cometido consistía en identificar y detener a desertores y manifestantes, entre otros. Trabajaba en un puesto de control por el que pasaban entre 200 y 300 personas cada día. Un centenar acabó siendo detenido y trasladado a la prisión de Anwar R., donde sufrían torturas sistemáticas. Se sospecha que colaboró en la muerte a dos personas y en las torturas al menos a otras 2.000, también como empleado de los servicios secretos sirios.

La Fiscalía alemana sostiene que el régimen sirio ha reprimido por la fuerza cualquier disidencia política y que los servicios secretos han desempeñado un papel clave en la represión.

En junio del año pasado, Alemania emitió una orden de detención internacional contra Jamil Hassan, director del departamento de Inteligencia de las fuerzas aéreas sirias, también acusado de crímenes contra la humanidad, en el marco de una investigación similar. Abogados sirios y activistas de derechos humanos en Alemania trabajan con víctimas de los crímenes del régimen de El Asad en busca de la aplicación de la justicia universal.

“Esta detención demuestra una vez más que Alemania se toma en serio la lucha contra la impunidad y la tortura en Siria. Envía un mensaje muy importante a los supervivientes del sistema de torturas de El Asad”, estimó Wolfgang Kalek, secretario general de ECCHR, que se dedica a lo que la ONG llama “el litigio estratégico” .

Entre la documentación de que dispone la Fiscalía alemana hay también un paquete de 26.948 fotografías de víctimas del régimen sirio que un informante que responde al pseudónimo de César sacó de Siria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información