Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cuatro enmiendas clave del Brexit que vota hoy el Parlamento británico

La Cámara debatirá cambios al acuerdo pactado por May con Bruselas, desde modificar la salvaguarda irlandesa a prolongar el plazo para la salida de la UE

Un ciudadano anti-Brexit se manifiesta por la permanencia de Reino Unido en la UE, este martes en Londres.
Un ciudadano anti-Brexit se manifiesta por la permanencia de Reino Unido en la UE, este martes en Londres. AP

La estrepitosa derrota del plan de Theresa May, con más de 432 diputados que votaron en su contra —solo 202 lo hicieron a favor—, ha hecho que todo este juego político entre en una nueva fase en la que la primera ministra está a merced de lo que decida el Parlamento. Tras someter a la Cámara el texto en el que admitía su fracaso, este martes se votarán una serie de enmiendas (se han llegado a presentar 15, pero al final son siete las que han recibido luz verde del presidente de la Cámara, John Bercow) que darán una pista sobre la hoja de ruta a seguir en los próximos días. Estas son las cuatro más relevantes:

La extensión del artículo 50

El texto presentado conjuntamente por la diputada laborista, Yvette Cooper, y por el conservador Nick Boles propone extender por un plazo de hasta nueve meses la fecha de salida de la UE, fijada oficialmente para el 29 de marzo. Establece, además, el mandato parlamentario de que no sea posible un Brexit sin acuerdo. Solo se activaría si May es incapaz de alcanzar, antes de que finalice febrero, un acuerdo que tenga el visto bueno de Bruselas y suficiente respaldo en la Cámara británica. Se trataría de ganar tiempo para buscar alternativas al bloqueo, pero no está claro que la UE vaya a aceptar esta petición si no aclaran antes cuál sería el objetivo final y qué pretende hacerse con ese tiempo extra. El Gobierno de May se muestra nervioso ante la posibilidad de que el texto salga adelante. Arrebataría a la primera ministra su principal baza negociadora: la amenaza de un Brexit sin acuerdo en menos de 60 días, con el caos económico que supondría.

La moción del Comité 1922

El jefe del llamado Comité 1922, sir Graham Brady, ha impulsado en las últimas horas una moción que eliminaría el llamado backstop, la salvaguarda irlandesa que ha exigido Bruselas y pide a cambio la búsqueda de “soluciones alternativas”. El Gobierno respalda extraoficialmente la iniciativa, que de salir adelante le serviría para enviar a la UE el mensaje de que existe una solución con respaldo de Westminster si los líderes europeos ceden un poco.

A pesar de que la iniciativa ha recibido los elogios de un euroescéptico como Boris Johnson, el grueso del ala dura del Partido Conservador, liderada por Jacob Rees-Mogg, no se fía de un texto que no contiene suficientes garantías legales. No parece que vaya a contar con apoyos suficientes.

La enmienda de Dominic Grieve

El ex fiscal general Dominic Grieve, astuto abogado y proeuropeo convencido, ha logrado colocar en el orden del día, con la complicidad del presidente de la Cámara, Bercow, una enmienda que daría el control de todo el proceso al Parlamento. De salir adelante, permitiría que cualquier iniciativa respaldada al menos por 300 diputados tuviera prioridad de debate. Desde un nuevo referéndum a la revocación del artículo 50 que puso en marcha el Brexit. Es una caja de Pandora que arrebataría de las manos del Gobierno la capacidad de decisión, pero se trata tan solo de un instrumento, no de una solución. Las respuestas a cómo salir del laberinto seguirían mostrando una Cámara dividida, incapaz de formar una mayoría decisoria.

La solución laborista

El laborismo de Jeremy Corbyn tiene su propia moción, que aspira a retirar de la mesa la posibilidad de un Brexit sin acuerdo y pretende que se renegocie el acuerdo con la UE para que Reino Unido forme parte definitivamente de una unión aduanera con Bruselas. Más allá del respaldo de sus propias filas, el texto no ha sido capaz de reunir más apoyos.

Las votaciones de las mociones se realizarán a partir de las ocho de la tarde, hora peninsular española.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información