Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía investiga como un ataque terrorista el apuñalamiento de Mánchester

Detenido un hombre tras acuchillar a tres personas en una estación de metro de la ciudad inglesa

Agentes de policía detienen al atacante en Manchester. En vídeo, el momento de la detención. AP; Vídeo: Atlas

La policía británica investiga como una acción terrorista el apuñalamiento de tres personas durante la Nochevieja en una estación de Mánchester, a manos de un individuo que gritó consignas islamistas. Un hombre de 25 años ha sido detenido en esta ciudad del norte de Inglaterra como sospechoso de la agresión con un cuchillo de cocina. Según creen los investigadores, el arrestado supuestamente planeó y realizó el ataque solo.

Uno de los andenes de la estación Victoria, punto neurálgico del tránsito de trenes y del tranvía de Mánchester (Metrolink), fue el escenario del suceso, en el que una pareja de usuarios sufrió varias cuchilladas, ambos en el abdomen y la mujer también en la cara. Las dos víctimas, de las que solo ha trascendido la impresión de que rondan la cincuentena, permanecen hospitalizadas y en estado grave, aunque no se teme por sus vidas. El tercer agredido es un sargento de la policía del transporte de 30 años que intentó reducir al atacante y acabó lesionado en la espalda, si bien ya ha sido dado de alta.

Tres horas antes de que sonaran las campanadas del nuevo año en Reino Unido, un individuo que parecía enloquecido y gritaba el nombre de Alá se abalanzó, blandiendo “un cuchillo de cocina con el mango negro y una hoja de unos 30 centímetros”, sobre una pareja que se encontraba en Mánchester para celebrar allí el año nuevo. Así lo ha relatado Sam Clack, productor de la BBC que en ese momento se hallaba a pocos metros del agresor y que incluso dudó si saltar a las vías del tren, porque aquel hombre “parecía dispuesto a hacer el mayor daño posible”. Otros testigos han corroborado la versión y añadido que el atacante también profirió insultos contra los gobiernos occidentales mientras era reducido por seis o siete agentes con aerosol de pimienta y un Taser (porra de electrochoque).

Tras hallar dos armas blancas en el andén, la policía procedió al registro de la que supone es la vivienda del agresor en el barrio de Cheetham Hill. Las fuerzas antiterroristas han tomado las riendas de un caso que inicialmente fue descrito como “incidente crítico” pero que, unas horas más tarde, ya fue tildado de posible atentado, aunque “no hay información de inteligencia que sugiera una amenaza más amplia”, en palabras del adjunto a la jefatura de la policía del Gran Mánchester, Russ Jackson. Las fuerzas de seguridad mantienen, en cualquier caso, “la mente abierta”, lo que significa que no descartan el enajenamiento mental del sospechoso.

El ataque en la Victoria Station se produjo no muy lejos del recinto Manchester Arena, donde hace poco más de año y medio (mayo de 2017) un atentado suicida mató a 22 personas, entre ellas varios niños y adolescentes que habían acudido al concierto de la estrella estadounidense Ariana Grande. El acuchillamiento en la noche de fin de año ha provocado una lógica conmoción entre los ciudadanos, pero también la resolución de plantar cara al miedo: la estación Victoria reabrió a las pocas horas del ataque, y solo se registraron “ligeros retrasos” en el tránsito de trenes y tranvías.

El festejo al que pretendía acudir la pareja herida, los espectaculares fuegos artificiales en Albert Square, siguió adelante en la última noche del 2018, aunque la policía extremó las medidas de seguridad a raíz del ataque. Reino Unido tiene activado desde hace meses el segundo nivel más alto de alerta terrorista, aquel que considera altamente probable que se produzca un atentado en su territorio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información