Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez pide ignorar las acusaciones de El Chapo contra dos presidentes mexicanos

Brian Cogan dice a la defensa que evite hacer afirmaciones que no podrán confirmarse con evidencias

Jeffrey Lichtman, abogado de Guzmán Loera.
Jeffrey Lichtman, abogado de Guzmán Loera. AFP

Brian Cogan, el magistrado que preside el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán, se vio forzado a poner orden al arrancar la segunda jornada del proceso tras el intento de la defensa de confundir al jurado con la afirmación de que los gobiernos de EE UU y de México reciben sobornos del cartel de Sinaloa. Le pidió expresamente que no haga promesas que no podrá sostener con evidencias: “así que pare”.

“Aquí no se está juzgando cuál es la motivación de este caso”, afirmó el juez en un intenso forcejeo con el abogado Jeffrey Lichtman, que en la víspera aseguró que el actual líder de cartel, Ismael Mayo Zambada, paga por su libertad al presidente de México, Enrique Peña Nieto, como hizo con su predecesor, Felipe Calderón. “Que importa si reciben sobornos”, reiteró Brian Cogan antes de llamar al jurado.

La acusación solicitó por escrito al juez que anulara por completo el argumento inicial de Lichtman, al considerar que se extralimitó en sus afirmaciones. Cogan contó hasta seis ocasiones en las que el abogado se pasó de la raya. La intervención inicial de la defensa iba dirigida directamente a destruir el testimonio de los cooperantes que presentará la acusación para apoyar su causa contra El Chapo.

El magistrado consideró radical anular la exposición inicial del equipo de la defensa. Pero sí aclaró después a los miembros del jurado que al juzgar este caso de narcotráfico debían atenerse estrictamente a las evidencias que se presentaran en la corte, no a las opiniones que hagan las partes. Se refería en concreto al intento de Lichtman por restar credibilidad a los cooperantes.

El abogado retomó después la intervención, que no pudo concluir en la víspera. Volvió a insistir en que El Mayo evade la captura mientras lidera el cartel de Sinaloa y que El Chapo cometió la torpeza de presentarse como el principal cabecilla porque le gustaba ser célebre, por eso dio la entrevista al actor Sean Penn. A partir de ahí desveló los nombres de los cooperantes del Gobierno en esta causa.

Citó a Dámaso López, alias El Licenciado. “Tiene un sobresaliente en sobornos”, advirtió al jurado, “y dentro de poco campará con libertad entre nosotros”. Habló en los mismos términos de César Gastelum, así como de los hermanos Alex y Jorge Cifuentes. “Hacen todo lo que tiene que hacer porque la Fiscalía es la única que puede reducirles la condena, no porque piense que lo que hicieron estaba mal”.

Tras la conclusión de los argumentos iniciales por parte de la defensa, la Fiscalía llamó al estrado a su primer testigo. Se identificó como Carlos Zalazar, un antiguo agente del servicio de aduanas en Arizona que lideró una investigación que llevó a las autoridades a descubrir en mayo de 1990 un túnel que el cartel de Sinaloa utilizó para introducir la droga desde una residencia privada en México.

La defensa trataba de esta manera poner en contexto a los miembros del jurado, presentando fotografías y un vídeo para exponer el grado de complejidad de alcanzó la trama. “Utilizaron un sistema hidráulico para levantar el suelo”, comentó el exfuncionario mientras se mostraban las imágenes con la entrada al túnel. No pudieron capturar al dueño de la vivienda, “tuvieron que avisar porque la comida estaba caliente”.

El proceso contra El Chapo podría durar hasta cuatro meses. La investigación de la Fiscalía produjo más de 300.000 documentos que serán utilizados como evidencia para demostrar que Joaquín Guzmán lideraba un operativo con el que logró introducir “cientos de toneladas” de drogas en Estados Unidos, como indicó al jurado el fiscal Adam Fels. “Por cada tonelada que se incautó logró tener éxito con cien”, advirtió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información