_
_
_
_
_

El consorcio de mensajería financiera Swift deja de operar con bancos iraníes

La decisión, tomadas tras las sanciones norteamericanas, aisla a varias entidades del país

Lluís Pellicer
Pozo petrolífero en los campos de Soroush, en Irán.
Pozo petrolífero en los campos de Soroush, en Irán.Raheb Homavandi (REUTERS)

El sistema internacional de comunicación interbancaria Swift ha anunciado este lunes que ha cerrado el acceso a varios bancos de Irán a su sistema después de que la Administración de Donald Trump haya vuelto a imponer sanciones a los sectores estratégicos del país. El consorcio, con sede en Bruselas, tiene a su cargo la mayor red de mensajería financiera al enlazar a más de 11.000 instituciones en más de 200 países de todo el planeta. La medida dificulta que las empresas europeas puedan hacer negocios con Irán a pesar de que la UE haya rechazado la política de Trump.

La sociedad ha confirmado con una breve declaración esta decisión y la ha justificado en la necesidad de proteger su “misión” de procurar la “integridad del sistema financiero mundial” como proveedor “global y neutral”. “Este paso, aunque lamentable, ha sido tomado por el interés de la estabilidad y la integridad del conjunto del sistema financiero global, afirma la compañía.

Más información
Trump rompe el pacto nuclear con Irán y restablece las sanciones
Rusia mantendrá su comercio con Irán pese a las sanciones de Estados Unidos

La Unión Europea se reafirmó ayer en sus discrepancias con Trump por haberse salido del pacto nuclear. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, afirmó en una entrevista a Franceinfo Radio que "la UE se opone a la decisión de EE UU de reimponer sanciones financieras y petroleras contra Irán”. Sin embargo, el bloqueo bancario que ha impuesto la Casa Blanca impide de facto la actividad económica entre la UE e Irán.

La Comisión Europea trazó el pasado mayo en una reunión informal celebrada en Sofía un plan para intentar proteger a las empresas de la UE que operaran en Irán. La principal propuesta de la UE pasaba por crear un vehículo o entidad cuyo cometido sería facilitar las transacciones financieras consideradas ilegales en EE UU entre compañías europeas e Irán, de modo que no sería necesario recurrir al sistema Swift. Sin embargo, falta por ver si gigantes con grandes intereses en EE UU —como British Airways, Siemens, Total o Meliá— optarían por acogerse a un estatus que les daría protección en Europa pero que podría exponerlas a represalias por parte de Washington. 

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lluís Pellicer
Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_