Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Macedonia logra salvar en el Parlamento el acuerdo con Grecia

Tras el fiasco del referéndum el primer ministro Zaev saca adelante las enmiendas constitucionales que permitirán el cambio de nombre del país

Zoran Zaev, primer ministro de Macedonia, el lunes en el Parlamento.
Zoran Zaev, primer ministro de Macedonia, el lunes en el Parlamento. AFP

El Parlamento de Macedonia ha aprobado este viernes un proyecto de ley presentado por el Gobierno del socialdemócrata Zoran Zaev para introducir cuatro enmiendas en la Constitución que permitan adoptar el nuevo nombre del país, actualmente Antigua República Yugoslava de Macedonia (FYROM, en sus siglas inglesas) y en el futuro, cuando culmine el proceso legislativo, República de Macedonia del Norte.

La iniciativa gubernamental obedece al intento de salvar el acuerdo alcanzado esta primavera con Grecia sobre la denominación definitiva de Macedonia, tras el fiasco del referéndum celebrado el pasado 30 de septiembre, en el que una mayoría aplastante de votantes (91,4%) apoyó el cambio, pero cuyo resultado resultó invalidado por la escasísima afluencia a las urnas (solo votó el 36,9% del censo, que además no se renueva desde 2002).

El Gobierno, que dispone de 72 escaños en una Cámara de 120, necesitaba para sacar adelante esta iniciativa dos tercios de los votos (80). Logró los ocho restantes, demorando la votación hasta cerca de la medianoche, tras intensificar sus contactos con el conservador VMRO-DPMNE, principal partido de oposición, y mayor detractor del acuerdo con Grecia y el cambio de nombre del país.

La campaña a favor del denominado “acuerdo de Prespa” —el nombre del lago fronterizo entre Grecia, Macedonia y Albania donde se firmó en junio— ha sido de tal calibre que incluso Washington ha intervenido para convencer al líder del VMRO-DPMNE mediante una carta del número dos de la secretaría de Estado para Asuntos Europeos del Departamento de Estado que ha causado un gran revuelo entre los sectores más nacionalistas, que consideran el pacto con Grecia una traición. La misiva pedía a Hristijan Mickoski, líder conservador, que permitiera a sus diputados votar libremente a favor del acuerdo, “sin amenazas ni intimidaciones”. “Estamos decepcionados con el liderazgo del VMRO-DPMNE”, añadía.

El escenario de un adelanto electoral para forzar las enmiendas constitucionales era la última opción que tenía Zaev si no lograba el suficiente apoyo en el trámite legislativo, una baza que el primer ministro no ocultó en ningún momento. Con un discurso de doble lectura, exterior y doméstica, Zaev manifestó sin embargo la semana pasada su confianza en que, desde el Parlamento, “enviaremos un mensaje a nuestros ciudadanos, pero también a nuestros amigos de la UE y la OTAN, de que somos una sociedad madura”. El cambio de nombre del país es para Grecia una condición sine qua non para desbloquear el acceso de su vecino a la UE y la OTAN. En la ONU la antigua república yugoslava se sienta con su denominación provisional (FYROM).

La fecha límite informal de Skopje para implementar el acuerdo, que pone fin a un conflicto que duraba 27 años, es el próximo mes de marzo, lo que permitiría también a Grecia su tramitación legislativa antes de que el país celebre elecciones generales (en principio, en otoño de 2019), si bien en Macedonia el proceso puede alargarse varios meses debido al complicado reglamento de la Cámara. La oposición al pacto con Macedonia por parte del socio de la coalición de gobierno griega ha provocado esta semana una minicrisis en el Ejecutivo heleno, al presentar la dimisión el ministro de Exteriores, uno de sus principales artífices.

La Justicia da alegrías a Zaev

Frente al revés del referéndum, y el arduo trámite legislativo que afronta su Gobierno, la Justicia sigue dando alegrías a Zoran Zaev y empañando la imagen del conservador VMRO-DPMNE, principal detractor del acuerdo con Grecia e inmerso en un proceso de creciente desgaste que muchos observadores consideran podía contribuir a inclinar la balanza de apoyos del lado de Zaev. La semana pasada, una corte de Skopje condenó a seis años de cárcel a la antigua ministra del Interior Gordana Jankuloska por la adquisición fraudulenta de un Mercedes, y el tribunal de apelaciones confirmó la pena de dos años de prisión impuesta en primavera al ex primer ministro Nikola Gruevski y uno de sus viceministros por el mismo caso.

El proceso judicial más jugoso, y complicado, no ha terminado empero. Se trata del juicio por el escándalo provocado por la trama de escuchas ilegales —hay miles de grabaciones— a políticos y periodistas para amañar elecciones anteriores, como las de 2013, ganadas presuntamente de forma fraudulenta por el VMRO. El descubrimiento de esa red de audios sacó a la calle a decenas de miles de ciudadanos y las protestas dieron la puntilla a la autoritaria década en el poder del VMRO-DPMNE, que fue reemplazado en mayo de 2017 por los socialdemócratas, si bien la presidencia del país sigue en sus manos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información