Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvini defiende en Moscú el fin de las sanciones comerciales a Rusia

El ministro del Interior italiano se reúne con empresarios y con una delegación de Exteriores

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, este miércoles en un encuentro con empresarios en Moscú.
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, este miércoles en un encuentro con empresarios en Moscú. AFP

Hubo un tiempo en que a Matteo Salvini le gustaba lucir una camiseta con la foto de Vladimir Putin y fotografiarse con ella. En el despacho del líder de la Liga y actual ministro del Interior, a las afueras de Milán, todavía hay algunos objetos que delatan su pasión por el mandatario ruso. Nunca lo ha ocultado. Y una vez en el poder, las conexiones de la Liga y el Kremlin son evidentes. Ahora, por segunda vez desde que es ministro, Salvini ha volado hasta Moscú para intentar mantener una promesa electoral. La misión era entrevistarse con empresarios y una delegación del ministerio de Exteriores y airear su intención de liquidar las sanciones comerciales que pesan sobre Rusia desde que anexionó Crimea en 2014. El horizonte de la batalla son las próximas elecciones europeas. "Si los movimientos de los que formo parte ganan, la relación con Rusia cambiará", anunció nada más aterrizar.

La conexión rusa con Italia no es ninguna novedad. Silvio Berlusconi ya cultivó una amistad mucho más profunda con Putin durante sus años como primer ministro. El presidente ruso todavía se deshace en elogios hacia el excavaliere, que hace pocas semanas incluso estuvo en su casa del mar Negro festejando su cumpleaños. Aquella relación entre los entonces nuevos machos alfa de la política aportó grandes tardes de gloria (económica) a Italia y Salvini busca ahora recuperarlas desloqueando el intercambio comercial. "Gracias a las sanciones, Francia y Alemania están aumentando su cuota de mercado. Así que los aliados para eliminar las sanciones son los países mediterráneos. Luego, hay que superar la desconfianza histórica comprensible de los países bálticos y del este como Polonia".

Salvini, en pleno desafío a la UE con unos presupuestos que difícilmente aceptará Bruselas, quiere romper los embargos comerciales a Rusia. Estaba en el contrato de Gobierno que firmó con el Movimiento 5 Estrellas y según el líder de la Liga le ha costado ya a Italia unos 7.000 millones de euros. Y más allá de las cifras, es innegable que bloqueo ha tenido una incidencia negativa en las empresas italianas de carne y tejidos que basaban su cuenta de resultados en la exportación a ese país. Por eso hay un sector creciente empresarial italiano que apoya fuertemente este cambio de rumbo y que el miércoles se vio con él en Moscú. La decisión pasa obligatoriamente por una Europa cada vez más debilitada frente a las corrientes populistas.

La visita de Salvini, sin embargo, trasciende a un mero encuentro con empresarios italianos en Rusia. Le acompañaba en la expedición relámpago (va y vuelve en el día) Luca Morsi, el cerebro digital de Salvini conocido por ser el creador de La Bestia: el sistema que permite al ministro del Interior viralizar su propaganda en la Red. Un software parecido al que se ha utilizado en algunas campañas rusas de desinformación. Además, a poco más de medio año de unas trascendentales elecciones europeas, Rusia tiene mucho interés en poner algunas fichas en la mesa del posible ganador. Ya pudo verse en plena campaña con el apoyo total de Sputnik ─un medio de capital público─ a la Liga. Este medio opera, entre otros idiomas, en italiano, y contribuyó descaradamente a la falsa imagen de una Italia invadida por unos refugiados responsables del desempleo y de la inflación.

Salvini se vio en marzo de 2017 ─cuando solo era el líder de la Liga─ con Sergei Zheleznyak, encargado en el Kremlin de las relaciones con los partidos europeos. Ese día se firmó un acuerdo que llevaba gestándose meses. El texto hablaba de “cooperación en materia de seguridad, la defensa de los valores tradicionales y futura cooperación económica entre Italia y Rusia”. Una idea que puede verse también en todos los documentos firmados con el Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen o con los ultraderechistas del Partido de la Libertad de Austria. Ambos, como la liga y Movimiento 5 Estrellas, beligerantes con la Unión Europea. Una munición de primera calidad con el objetivo de las próximas elecciones al Parlamento Europeo, donde todas estas formaciones cobrarán especial relevancia.

Italia, el país más euroescéptico

Italia es ya oficialmente un país euroescéptico. Según el último eurobarómetro, solo el 44% de sus ciudadanos votaría en un hipotético referéndum la opción de permanecer en la Unión Europea (UE). Se trata del porcentaje más bajo a nivel europeo y el único por debajo del 50%. Los italianos directamente favorables a la salida de la UE serían el 24%

El 65% de los italianos dice que es favorable al euro, el segundo país con menor apoyo entre los países con la moneda única en vigor. El 26% de los ciudadanos se expresa en contra de la divisa, el mismo porcentaje que Grecia. Y en cuanto a la pertenencia a la UE, Italia tiene la tasa más alta de indecisos: el 32%. La media europea favorable a permanecer en la UE es del 66%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información