Portugal apuesta por mantener el cambio horario en contra de la propuesta de Bruselas

El primer ministro socialista argumenta que lo mantendrán para aprovechar las ventajas de la luz solar

Viajeros pasean por el interior de la estación de tren de Sao Bento, en Oporto (Portugal).
Viajeros pasean por el interior de la estación de tren de Sao Bento, en Oporto (Portugal).GETTY IMAGES

El Gobierno portugués ha decidido mantener el cambio horario para aprovechar las ventajas de la luz solar, según corroboró el primer ministro socialista, António Costa, siguiendo así el consejo de científicos nacionales y desmarcándose de la propuesta de la Comisión Europea de eliminarlo. "Creo que el buen y único criterio es el criterio de la ciencia y lo que fue expresado hasta el momento por la entidad competente, que es el Observatorio Astronómico de Lisboa, es el entendimiento de que en Portugal debemos mantener el régimen actual, con una hora de verano y una hora de invierno", afirmó Costa este martes a la cadena portuguesa TVI.

El primer ministro socialista se refería así a las conclusiones de un informe del Observatorio, al que su Gabinete pidió opinión sobre esta materia durante el verano. La decisión del organismo, hecha pública a principios de septiembre, sostenía que el país debía continuar llevando a cabo los cambios de hora, ya que "benefician a la mayoría de las personas", en palabras del entonces director del Observatorio, Rui Agostinho.

Más información
Bruselas propondrá la desaparición del cambio de hora en la UE
Los europeos piden a Bruselas el fin del cambio de hora por amplia mayoría
¿Y si no cambiamos la hora?

El experto consideró que las alteraciones en el sueño provocadas por el cambio horario "ya no son significativas", así como "los supuestos beneficios energéticos" si se decidiera acabar con esta modificación. "El actual régimen de hora legal en Portugal con el horario de verano es el mejor comparado con posibles alternativas", añadió Agostinho, para quien el cambio de hora de verano debería adelantarse al último domingo de septiembre.

Desde 1996 se adelantan en la Unión Europea los relojes una hora el último domingo de marzo y se atrasan una hora el último domingo de octubre. La Comisión Europea propuso en agosto, en medio de un debate que se ha prolongado durante años, prescindir del cambio horario en el conjunto de la Unión Europea. El gesto atendía a la demanda de la abrumadora mayoría favorable a su eliminación manifestada por los ciudadanos europeos a través de una consulta pública. En ella, el 84% de los votantes que participaron —unos 4,6 millones— se postularon a favor de eliminar esta práctica. En el caso de los portugueses, el rechazo alcanzó el 79%. La medida aún debe ser aprobada por la Eurocámara y los Estados miembros y no llegará antes de 2020.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS