Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terremoto de 7,1 en el Pacífico levanta un ‘minitsunami’ sin causar daños

El seísmo se ha registrado frente a Nueva Caledonia y las olas se esperan en Fiji y Vanuatu

Nueva Caledonia
Terremoto en Nueva Caledonia.

Un terremoto de 7,1 en la escala Richter ha sacudido este miércoles las inmediaciones de Nueva Caledonia lo que ha llevado al Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico a lanzar una alerta tanto a Nueva Caledonia como a otros dos archipiélagos, Vanuatu y Fiji, de la posibilidad de un maremoto, con olas que pueden elevar entre 30 centímetros y un metro el nivel del mar durante su paso. De momento no hay informaciones sobre víctimas o daños como consecuencia de la sacudida o del tsunami. Las olas apenas han tenido impacto, según los primeros datos de las autoridades de las islas afectadas.

El epicentro del seísmo se ha localizado a 10 kilómetros de profundidad, a unos 372 kilómetros al este de Nouméa, la capital de Nueva Caledonia, y a 27 kilómetros de profundidad, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico ha informado de que las olas han alcanzado la costa de las Islas de la Lealtad, a 250 kilómetros al este del epicentro. También se ha advertido de la posible llegada de olas a las islas Marshall, Samoa y Nueva Zelanda.

"Lo sentimos y lo sentimos con más fuerza en las Islas de la Lealtad", ha afirmado a Reuters por teléfono desde Nouméa el portavoz de Defensa Civil, Olivier Ciry, que asegura que las primeras olas achacadas al tsunami apenas han tenido incidencia. El Sistema de Alertas de Tsunami de Estados Unidos no ha considerado necesario lanzar alerta de grandes olas. No obstante, las poblaciones de los tres archipiélagos afectados han recibido instrucciones para que tomen precauciones y respeten las indicaciones de la población.

"Queremos confirmar que no hay amenaza de tsunami en Nueva Zelanda después de este sismo" indicó el Ministerio de Defensa Civil de este país. Jonathan Hanson, sismólogo del instituto de Nueva Zelanda GNS Science, descartó asimismo una amenaza importante para las naciones del Pacífico, ya que el epicentro se produjo cerca de islas deshabitadas y las olas que se prevén son de tamaño modesto.

El terremoto principal ha estado acompañado de otras ocho sacudidas, la menor de 4,4 y la mayor de 5,7, tanto en las proximidades de Nueva Caledonia como en las islas Fiji, la mayoría a gran profundidad (hasta 600 kilómetros), aunque otros han sido localizados a tan solo 10 kilómetros.

Los tres archipiélagos están ubicados en el "cinturón de fuego" del Pacífico, donde se unen las placas tectónicas, fuente de actividad volcánica y sísmica frecuente. 

Más información