Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Un programa de la Universidad de Oxford facilita a los sin techo un código de barras para captar donaciones online

El proyecto ha sido creado ante la decreciente circulación de dinero físico y los fondos recaudados se destinan a planes de asistencia, como el alquiler de una vivienda

El histórico edificio de Christ Church, en la Universidad de Oxford.
El histórico edificio de Christ Church, en la Universidad de Oxford.

En un mundo desarrollado donde el dinero físico se está convirtiendo en irrelevante, la tecnología se ha puesto al servicio de aquellas personas vulnerables que piden por la calle para sobrevivir. Un programa piloto auspiciado por la Universidad de Oxford ha empezado a procurar a los sin techo una tarjeta con un código de barras que los transeúntes generosos, a falta de llevar cambio encima, pueden escanear con sus teléfonos inteligentes para hacer una donación.

El aspecto más relevante del proyecto —desarrollado desde de las escuelas universitarias de Innovación y Empresa— está en que los fondos recaudados se destinan íntegramente a planes de asistencia previamente acordados con estas personas, como por ejemplo, facilitarles el depósito para alquilar una vivienda. Por eso el programa, bautizado como Greater Change, se dirige sólo a quienes precisan ayuda para cambiar de vida, eludiendo a los “profesionales de la limosna” o a aquellos que sólo utlizarían el dinero para pagarse las adicciones.

El sencillo mecanismo provee a los sin techo de una tarjeta con un código QR (el formato cuadrado que almacena datos codificados) para colgársela al cuello. El escaneo del código con un smartphone permite no sólo realizar una donación online, sino también leer de antemano la descarga de un perfil sobre la persona y las circunstancias que le abocaron a vivir en la calle. Algunos utilizan un alias, en lugar de su nombre real. Las cantidades percibidas va a parar a una cuenta gestionada sin ánimo de lucro por Greater Change para que el dinero sólo se gaste en los objetivos acordados.

La iniciativa busca impulsar las donaciones del público en unos tiempos de decreciente circulación del dinero contante y sonante. Y entronca en sus fines altruistas con otra impulsada por la fundación The Big Issue, que apoya a los vendedores callejeros de la revista del mismo nombre, gestionada por personas sin hogar. La publicación cuenta con numerosos clientes en las ciudades británicas donde se distribuye, pero de nuevo ante la falta de cambio de tantos transeúntes que amenza con mermar las ventas, se ha creado una aplicación destinada a los teléfonos móviles.

Si bien la idea de Greater Change ha sido en general bien recibida, los críticos con los recortes sociales de los últimos años alertan que un app quizá logre generar más donaciones, pero no ayudará a encarar los grandes problemas de fondo, como la necesidad de crear más programas de rehabilitación de los adictos al alcohol o las drogas, de tratamiento de las enfermedades mentales o de impulsar las viviendas sociales y asequibles.

Síguenos en Twitter y en Flipboard