La travesía de Hungría a Mongolia del nuevo Atila

Un dentista húngaro de 54 años recorre a caballo 9.000 kilómetros en dos años y medio

Dos caballos en la meseta de Ukok, en la frontera entre Rusia, Mongolia y China.
Dos caballos en la meseta de Ukok, en la frontera entre Rusia, Mongolia y China.Getty

Revivir las travesías de Atila, el rey de los hunos, es lo que quiso hacer Istvan Bentse, un dentista húngaro de 54 años apasionado de los caballos. A principios de 2016, este odontólogo decidió emprender un viaje a caballo desde Sailo, una pequeña localidad de Hungría, hasta las ruinas de Karakórum, la antigua capital del Imperio mongol, con el que los hunos estaban emparentados. En total, 9.000 kilómetros a caballo, atravesando ocho países de Asia central.

Más información
Las polémicas vacaciones a Irán de un ministro antiinmigración crean una crisis política en Noruega
La compleja vida de la casa-refugio de Rosa Parks
Detenida por atormentar a sus vecinos con un aria de Plácido Domingo a todo volumen

"Me gusta estudiar la etnografía", ha explicado Bentse a la agencia de noticias mongola Montsame. El jinete explica que Mongolia y Hungría se originaron del imperio Khunnu. "Creo que soy un sucesor de la cultura ecuestre y por eso decidí emprender un viaje a Mongolia", ha relatado a la agencia local. El viaje, que duró dos años y medio, empezó en la pequeña localidad húngara de Sailo, donde la leyenda dice que está enterrado Atila. 

Hungría, Serbia, Bulgaria, Turquía, Georgia, Azerbaiyán, Kazajistán y Mongolia son los países que atravesó el dentista. "Admiro la naturaleza de Mongolia, con sus vastas estepas y su cielo azul", dijo a la agencia Montsame. Antes de llegar a Ulán Bator, la capital del país asiático, el jinete pasó por Khovd, Gobi-Altai, Bayankhongor y Uvurkhangai. Betse explica que no siempre usó el mismo caballo y que una de las dificultades del viaje ha sido conseguir contactar con establos locales que le permitieran usar sus caballos en la travesía. Solo en el último tramo, para llegar a la antigua capital del Imperio mongol, usó 40 caballos distintos.

No es el primer viaje de esta magnitud que ha emprendido Bentse, que asegura haber dedicado 20 años de su vida a estudios ecuestres. En 2009, cabalgó de Kazajistán a Hungría y tres años más tarde, emprendió el mismo viaje, pero en sentido contrario: de Hungría a Kazajistán.

"Me siento exhausto tras el viaje", ha confesado el dentista de profesión. Después de este largo recorrido, Betse descansa haciendo turismo en Ulán Bator, la actual capital de Mongolia. Pero el viaje no ha terminado: su próxima etapa es llegar hasta Pekín, capital de China.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS