Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Obrador a Trump: “Ambos sabemos cumplir lo que decimos”

El presidente electo de México hace pública una carta enviada al mandatario de EE UU en la que lanza puentes de entendimiento en materia comercio, migración y seguridad

López Obrador y Marcelo Ebrard, durante la rueda de prensa de este domingo

Una vez pasado el Rubicón electoral, López Obrador continúa con su estrategia de no agresión con Donald Trump. El presidente electo de México hizo pública este domingo una carta enviada a su homólogo estadounidense en la que lanzaba puentes de entendimiento y ofertas de colaboración en las materias clave como comercio, migración y seguridad.

“Me anima el hecho de que ambos sabemos cumplir lo que decimos. Conseguimos poner a nuestros votantes y ciudadanos al centro y desplazar al establishment o régimen predominante. Todo está dispuesto para iniciar una nueva etapa en la relación de nuestras sociedades, sobre la base de la cooperación y la prosperidad”. Así concluye Obrador su carta, enviada a través del secretario de Estado Mike Pompeo, quien visitó México la semana pasada. Antes de este guante final, el texto enumera y detalla las propuestas que Morena ha ido desgranando durante la campaña electoral en relación al vecino del norte.

En la forma y en el fondo, la misiva prolonga el clima de sintonía y alejamiento de las hostilidades con que el equipo de Obrador ha querido envolver su posición diplomática con Trump, el magnate republicano que conquistó la Casa Blanca espoleando un discurso xenófobo en el que México juega el papel de enemigo imaginario que amenaza la paz social y económica estadounidense.

Conseguimos poner a nuestros votantes y ciudadanos al centro y desplazar al establishment

Antes que la confrontación, Obrador prefiere seguir jugando la carta de la empatía, apostando por las semejanzas que pudiera haber entre el anómalo ascenso en la escena estadounidense de una figura política como Trump y la rotunda victoria en México de un partido como Morena, nacido hace apenas cuatro años a imagen y semejanza de su fundador con el objetivo de capitalizar el descontento que recorre el país en tiempos de quiebra del sistema tradicional de partidos.

Desde la apertura por parte del Ejecutivo de Trump de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), la política comercial ha sido una de los elementos de sintonía con Obrador, quien a también se ha mostrado favorable a una revisión de los términos originales. “Estamos teniendo una muy buena comunicación con México y con su nuevo presidente.Veremos qué pasa”, anuncio el propio Trump hace un par de semanas, deslizando su interés por un acuerdo bilateral, en lo que parece más una nueva estrategia de negociación de cara al texto final.

En su carta, Obrador vuelve a subrayar sin embargo su voluntad de cerrar un acuerdo multilateral. “Me parece que vale la pena hacer un esfuerzo por concluir la renegociación del TLC. Pienso que el prolongar la incertidumbre podría frenar inversiones a mediano y largo plazo. En este punto le propongo reanudar las negociaciones con la participación de los representantes de México, Canadá y Estados Unidos. Nuestro equipo de transición participaría en coordinación con los funcionarios del actual gobierno mexicano”

El nuevo Gobierno mexicano se compromete también a “desterrar la corrupción, abolir la impunidad, actuar con austeridad” haciendo posible una mayor inyección de “de mayor inversión pública la cual será utilizada como capital semilla para fomentar la inversión privada”, para terminar comunicado al vecino del norte que se pondrán “en práctica proyectos para retener a la población en sus pueblos, ampliando oportunidades de trabajo y bienestar” y así lograr que “los mexicanos no tengan que emigrar por pobreza o violencia”

“Procuraremos”, continúa la carta, “que la migración sea optativa y no necesaria”. Y dentro de la misma lógica y para propulsar económicamente la zona fronteriza, se incide en otra de sus propuestas electorales: el desarrollo de zonas económicas especiales, “para promover la inversión, el desarrollo productivo y tecnológico, así como la creación de empleos. Esta será la última cortina para retener trabajadores en nuestro territorio”.