Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por FRANCESCO MANETTO

Santos se rinde ante Yerry Mina, ‘la Fuerza Aérea’ de Colombia

Desde una base militar, el presidente celebra a la selección de fútbol, clasificada como primera del grupo en el Mundial de Rusia

Juan Manuel Santos celebra un gol de Colombia en el Mundial de Rusia
Juan Manuel Santos celebra un gol de Colombia en el Mundial de Rusia Presidencia de Colombia

Enfundado en una camiseta amarilla de la selección Colombia, autografiada por los jugadores antes de partir al Mundial de Rusia, el presidente Juan Manuel Santos se destaca en medio de una marea de quinientos soldados con su uniforme de camuflaje. En una de tantas pequeñas paradojas en una Colombia que intenta doblar la página de más de medio siglo de conflicto armado, el premio Nobel de Paz observa el partido definitivo frente a Senegal, el último de la fase de grupos, en una base en el corazón del país, el Fuerte de Tolemaida. La clásica postal del comandante en jefe en medio de las tropas inspira patriotismo.

En épocas de posconflicto, los quinientos uniformados comandados por Santos se encomiendan para esta batalla simbólica a la Fuerza Aérea, que en esta caso no es otra que Yerry Mina. El gigantesco central del Barcelona, de 1,95 de estatura, no los defrauda. Cerca del final, anota de cabeza el gol de la sufrida victoria tras un tiro de esquina cobrado por la elegante zurda de Juan Fernando Quintero. Misión Cumplida. Colombia celebra a su resiliente selección de fútbol, clasificada a la segunda ronda del Mundial con tintes de hazaña deportiva. Fue el único equipo que logró reponerse de una derrota en su primer partido, la caída 2-1 ante Japón, para sortear la fase de grupos con una brillante goleada sobre Polonia en su segunda salida y la victoria por la mínima de este jueves.

“Estamos listos para enfrentar las adversidades, salir adelante, como hizo nuestra Selección; clasificamos y clasificamos de primero”, celebró Santos entusiasmado al final del partido, intentando vincular a los pupilos de José Pekerman con el ánimo del país. A fin de cuentas, el fútbol da revanchas, permite sobreponerse a las vicisitudes. Inglaterra espera a Falcao García y compañía en el cruce de octavos de final.

En el ocaso de su gobierno, la transmisión en Tolemaida fue también una suerte de despedida para Santos. El acuerdo con las FARC, hoy desarmadas y transformadas en partido político, le valió el Nobel, pero desgastó su imagen y dividió por mitades a la sociedad. El clima de confrontación ideológica ha adquirido por momentos un volumen ensordecedor. Y la larga campaña presidencial se saldó con el triunfo de la oposición en cabeza de Iván Duque, que se posesiona el 7 de agosto con la promesa de hacer correcciones a lo pactado. Pero aún en medio de esa feroz polarización, la selección es motivo de consensos. Por algo la apodan “el equipo de todos”.

Más información